Capitán, el guardián de mi novia

Capitán, el guardián de mi novia

Esto paso cuando yo tenia 19 años y vivía en el sureste de México.

Todo empezó cuando estaba en la prepa, conocí a una chica que recién cumplía los 16, chiquita de aproximadamente 1.57, senos pequeños tipo cono y unas nalguitas bien paraditas y redondeadas, sus medidas eran de 90 60 90 a pesar de su tamaño y me gusto y logre conquistarla, una vez siendo novios, ustedes saben se llega al toqueteo y después los apretujones pero no llegamos a mas ya que ella era virgen y para evitarnos problemas no llegue a mas, así que nos dedicamos al sexo oral, en varias ocasiones le pedí que probáramos el sexo anal pero ella se resistía ya que le causaba miedo y dolor.

En el lapso de ese noviazgo nuevo, mi padre compró un pastor alemán llamado Capitán de aproximadamente un año y cuando lo vi era realmente grande para los perros de su raza, yo mido 1.80 y el perro parado en sus patas traseras casi alcanzaba mi estatura, era un gran perro al parecer fue entrenado para perro policía ya que cuidaba excelente la casa y no dejaba que se acercara nadie, también por lo que se veía no lo habían cruzado ya que en varias ocasiones mostraba su pene.

Después de unos seis meses de tanto sexo oral con mi chica, un día después de regresar de la escuela en mi casa no encontramos a nadie, estábamos completamente solos sin que nadie nos molestara, así que comenzaría nuestra sesión de sexo oral, bueno eso era lo que yo creía; una vez en mi cuarto ya desnudos ella llevo mi pene a su vagina y comencé a desvirgarla, con suavidad le fui introduciendo mi pene en su estrecha vagina poco a poco fue cediendo su himen hasta que se rompió.

Era excelente sentir esa estrechez y su vagina me quemaba, al poco rato los vaivenes eran más rápidos y para no dejarla embarazada eyaculé fuera de ella.

Y así pasaron 3 días en los cuales en cada oportunidad cogíamos y en el tercer día después de su desvirgamiento nos aventuramos a entrar a un motel, era fin de semana y eran aproximadamente la 12 del día, ella debía regresar temprano a su casa para que su madre no sospechara y nos metiéramos en un problemón, ese día lleve fruta para comer ya que no pensábamos salir en lo mas mínimo para aprovechar ese día y la gran sesión de sexo.

No podía aguantarme las ganas de penetrar su estrecha vagina, una vez en el cuarto nos desnudamos y se me ocurrió depilarla a lo cual ella aceptó ya que estaba sumamente caliente y le excitaba la idea de verse sin vello, fue magnifico, ver a esa chica de 16 años con ese cuerpo curvilíneo y ese sexo depilado a cualquiera se le antojaría cogérsela, de hecho tenia muchos admiradores de los cuales tenia que cuidarla ya que no dejaban de asediarla y yo era bastante celoso, pero aun así me excitaba la idea de que mi chica fuera atractiva y deseada por otros y como la mayoría de los hombres, siempre tienen la fantasía de un trío, y yo tenia la fantasía de tener a mi chica con otra chica o con otro tipo.

Salimos del hotel horas después, debían de ser las 4 o 5 de la tarde así que todavía teníamos tiempo ya que ella debía regresar a las 7, así que fuimos a comer y la lleve a mi casa, íbamos bastante doloridos después de tanto sexo, aun así todavía me quedaban ganas, llegamos a mi casa y vi desde la calle que o había nadie, así que entramos y en la puerta de entrada a la sala se encontraba acostado capitán, le dije -déjame pasar – a lo cual se levanto un poco quedando sentado, como mi novia y yo veníamos platicando de nuestra sesión todavía veníamos un poco calientes, así que cuando capitán se sentó dejo ver unos 5 cm de su pene a lo cual me hizo recordar lo que hice con mi novia, ella se dio cuenta del estado del perro y le dije – parece que no ha tenido novia que lo alivie de su mal, lo bueno es que yo ya tengo una – y nos reímos, pero me quede viendo al capitán y mi novia también y le dije -parece que lo tiene muy grande

– No se porque lo dije, pero de repente la excitación volvió a aparecer, era un pene liso puntiagudo sin el glande que tenemos los hombres y bastante rojo, le dije a mi novia —¿quieres verlo todo de fuera?, fácilmente se ve que capitán lo tiene mas grande que yo – ella se encontraba todavía excitada pero me dijo – si me gustaría pero no creo que sea buena idea ya que el perro me puede enfermar – yo respondí – no te creas eso lo único que te pegaría serian pulgas pero el capitán no tiene, lo bañamos seguido y tiene todas la vacunas, así que no debes preocuparte –

¿Quien se imaginaria lo que hace la calentura?, nunca creí tener estos gustos y mucho menos mi novia, no quería pero la lleve a la parte trasera de la casa en la cual tenemos un cuarto de servicio con cama y baño para la servidumbre, le dije que me esperara y fui por el capitán, nos encerramos en el cuarto para que nadie viera y escuchara nada y senté al capitán frente a mi novia que me esperaba sentada el la cama, capitán volvió a sacar unos centímetros de su pene y le dije a mi novia que porque no lo tocaba, y ella intento tocarlo pero capitán al sentir el tacto se levanto y metió su pene, así que le dije a mi novia -muéstrale tu vagina, que la huela a ver que hace — el animal no dio muchas muestras de interés así que tumbe al perro en el suelo de manera que quedo acostado como para rascarle la panza y le dije a mi chica — masajéalo para que lo saque mientras yo lo detengo – y así lo hizo.

Yo veía sus manitas sobre ese capuchón de piel que cubre el pene de capitán y después de varios minutos comenzó a salir la puntita del pene, le dije a mi novia – no lo toques hasta que lo tenga casi todo fuera – y continuo con su masaje, ella me decía asombrada – se siente duro – y en su cara se veía la excitación y el morbo, de saber que estaba haciendo cosas prohibidas, para ese entonces mi pene ya estaba duro y me dolía ya que unas horas antes el sexo con ella, pero no me importo el morbo y la excitación me dominaban.

Después de que capitán tenia unos 9 cm de su pene fuera, se veía un pene bastante rojo, delgado y me pareció mas delicado y frágil que mi pene, le pregunte a mi novia — que piensas hacer ahora? te montas en el, lo besas o lo sigues masajeando —, ella no me miro ni me respondió, me dí cuenta que ya había pensado lo que quería; se levanto su mini falda y como ya se había quitado la panti para que capitán la oliera, se acomodo sobre del capitán quedando frente a mi, se fue sentando sobre el pene rojo y delgado del capitán quedando su vagina encima del pene, en su vagina comenzaba a verse un poco de humedad, me dijo — veamos si así sale el pene mas rápido —, abrió un poco sus labios vaginales y comenzó a moverse de adelante para atrás para lubricarse y lubricar el pene del perro y para excitarse mas, yo estaba que explotaba viendo esa vagina depilada sobre ese miembro animal, yo como pude saque mi pene y comencé a masturbarme, el vaivén lo hizo unos segundos, ella ya se sentía lubricada y se veía que el pene también, pero aun no salía del todo con ese masaje salieron otros 2 cm así que cuando ella se levanto para acomodarse vimos un pene ya bastante largo y que iba cobrando anchura y aun no estaba del todo fuera, yo mismo me preguntaba que tan grande podría ser; ella se asombro y me dijo — es muy largo, no creo que me quepa – yo le dije – tu solo prueba no es la idea de que quieras insertártelo todo, inténtalo o al menos solo la mete la punta –.

Como el pene no estaba del todo fuera no lo podía colocar como el de un hombre a 90 grados así que me dio la espalda y lo poco que vi fue que tomo el pene y jugo un rato con el pasando la punta por toda su vagina, ese masaje ya lo conocía ya que ella hacia lo mismo conmigo para excitar su clítoris y lubricar la punta de mi pene para la penetración, deje de ver su mano jugar y supe que comenzó a introducirlo, pero yo no podía ver así que le dije que esperara que quería ver y ella me dijo que de otra manera no podía hacerlo ya que capitán no estaba totalmente excitado y con el pene completamente fuera y que además debía de detenerlo para que no se levantara, así que le dije espera y como estábamos cerca de la cama comencé a empujar al perro de forma que su cabeza y sus cuartos delanteros quedaban debajo de la cama y así le seria difícil salir y levantarse ya que mi novia estaría sobre de el y yo sosteniendo sus patas traseras.

Comenzamos otra vez, pero esta vez tenia todo el panorama frente a mi y podía acercarme tanto como quisiera, ella se acostó en esta ocasión paralelo al cuerpo de capitán con una pierna sobre del perro y sosteniéndose con su antebrazo izquierdo, jugo nuevamente con el pene y comenzó a introducirlo, para esto el perro comenzó a sentir gusto porque quería mover sus caderas como intentando penetrar la vagina de mi novia, el perro sentía doble desesperación, salir debajo de la cama e introducir su pene en mi novia, pero no queríamos que se escapara la oportunidad y como no sabíamos nada al respecto de la zoofilia, estábamos experimentando a expensas de la comodidad del animal y de su excitación, el pene ya se veía mas grande y mi novia comenzó introduciendo la punta de ese gran pene rojo y que se veía de grandes dimensiones ya no veía el pene delgado de hace unos minutos, ahora se veía mas ancho y aparentaba ser mas ancho todavía, eso sin contar que el pene no estaba del todo fuera, mi novia se introdujo unos 6 cm, ella lo hacia a lentamente con los ojos cerrados, yo solo veía esa vagina devorando milímetro a milímetro ese pene que no era el mío, le pregunte que sentía y ella se detuvo y me dijo que lo sentía mas caliente que mi pene y que era mas liso y lo podía introducir muy fácilmente en su vagina ya que se sentía muy mojada y que todavía se sentía adolorida pero que no le importaba ya que le gustaba mucho y le excitaba cogerse al perro; Me dijo que le excitaba demasiado que se sentía como una perra y quería que capitán se la cogiera como a una de ellas en la posición de «perrito» su posición favorita, (pero esto seria en otra ocasión).

Mire hacia su vagina y el pene y vi que su vagina no dejaba de soltar fluidos, se veía realmente excitada, estaba mojándolo todo, así seria realmente fácil que se lo metiera todo de un jalón, pero ella me dijo quería sentir ese calor que le quemaba adentro y que sentía el pene bastante grueso, y como no, si apenas llevaba 3 días de ser desvirgada su vagina se estaba acostumbrando al sexo, así que tenia la vagina un poco estrecha pero muy caliente, y eso a mi me encantaba.

Al ver el pene de capitán le dije mira lo que te estas comiendo y bajo la mirada y vimos que el pene rojo delgado ya no era delgado, era mas grueso que mi pene y ella se sorprendió y me dijo – es muy grande no me va a caber con razón lo sentía mas grueso pero creí que era porque es mas caliente – , yo estaba muy excitado y quería ver el fin así que le dije – estas muy mojada y si te lo llevas poco a poco veremos a donde llegas – y ella excitada sonrió y comenzó nuevamente a introducirlo pero esta vez mas lento. Yo veía ese pene que ahora estaba mas ancho y al parecer por mas tiempo que pasaba se ponía mas ancho, comencé a ver una bola que salía del capuchón de capitán y pensé serán sus testículos?, pero vi sus testículos atrás así que no supe lo que era pero no le dije a mi novia que tenia los ojos cerrados y me quedo la duda supuse que hasta ahí seria el limite del perro y esperando que no enfermara trate de no darle importancia, mi atención se centraba en la vagina de mi novia que ya se había introducido unos 8 cm de ese pene, mire el pene y le calcule unos 18 o 19 cm de largo aproximadamente ya que mi novia ya casi se comía la mitad de ese pene por lo que vi, ese pene era de unos 25 cm de largo contando la bola que le salía (mas tarde me entere que se llamaba bulbo) y le calculaba que el grueso era de 1.5 a 2 pulgadas, no creí que un perro tuviera un pene tan largo y tan grueso, como lo vimos al principio yo creí que así eran todos, delgados y de tamaño normal como el del hombre, que equivocado estaba.

Mi novia con sus 8 cm de pene de perro dentro se sentía muy feliz y estaba moviéndose de arriba abajo muy lentamente ya que la posición era un poco incomoda y no debía de darle mucha oportunidad al capitán de levantarse, yo quería ver ese pene todo dentro pero no quise apresurarla debíamos de disfrutar el momento, así que seguí masturbarme, pero en eso escuchamos un sonido de afuera, el portón de la cochera de abrió y comenzó a entrar un auto y supe que mis padres habían llegado, nos levantamos de inmediato ella se fue al baño a limpiarse y ponerse la pantis y mientras yo veía a mis padres sacar bolsas del auto y entrar a la casa, mire al capitán que ya se encontraba de pie y con su miembro fuera y esa bola que me llamaba la atención, pero mi preocupación era que no podía dejar salir así al perro porque si lo veían comenzarían a sospechar, a preguntar y quien sabe que pensarían o dirían al respecto, así que decidí dejar al capitán encerrado el en cuarto al menos un rato mientras se le bajaba la calentura.

Mi novia regresó vestida y asustada y le dije que se calmara y se comportara como si nada hubiera pasado que entraríamos a la casa a saludarlos y después nos iríamos, ella no se percato del bulbo del capitán así que deje que lo descubriera mas adelante, decidí que saliéramos rápidamente del cuarto y entráramos a la casa para que todo pareciera normal, deje al capitán encerrado y entramos a la casa y estuvimos con mis padres platicando cerca de uno 40 o 50 minutos, me escabullí y fui a ver al capitán que para esos momentos y se había tranquilizado de su calentura y ya no ofrecía peligro de sospechas, lo deje salir y regrese con mi novia y después la lleve a su casa, pero ahora en mi mente solo existía el momento de repetir esa experiencia y de ver todo ese pene dentro de mi novia.

Y esto lo contare en otra ocasión…

Un comentario

¿Qué te ha parecido el relato?