Mis comienzos en el sexo

Mis comienzos en el sexo fueron a finales del año 1998 cuando recién había cumplido mis quince años, yo tenia cerca de un año de masturbarme y de tener una gran curiosidad por el sexo, pero no fue sino hasta septiembre del 98 cuando en una reunión familiar, mi primo y su hermana se encargaron de abrirme los ojos y las piernas al sexo.

Mi prima y yo en mi adolescencia

En el colegio algunos compañeros me contaban las guarradas sexuales que habían visto hacer a sus padres y hermanos, o algunos de ellos, muy fanfarrones para su edad, presumían de que varias chicas del pueblo se las habían mamado y a otras hasta «pasado por la piedra».

Primera mamada

Esa era la situación que existía cuando llegó la época de efectuar los primeros cortes de energía, puesto que se pretendía evitar que los cortes afectaran demasiado la producción de las empresas, estos se llevaban a cabo en las noches, de modo que desde las 7 y hasta las 9 de cada noche estábamos condenados a vivir en penumbra.

A solas con Rino

Pero a medida que iba conociendo más de esto, ver las fotos y bajar algunos videos, me empezó a interesar más, y poco a poco me fue pareciendo algo realmente excitante, la manera en que las mujeres que lo practicaban relataban lo delicioso que lo pasaban con sus perritos, me fue provocando un calorcito placentero.

La prima de mi mujer

La ducha no tiene mamparas pero si unas cortinas, me desnude y me metí en la ducha cerré la cortina y me lave, al terminar me puse el pantalón corto y me fui al salón, y allí estaba ella sentada en el sofá, llevaba una camiseta blanca muy fina y un pantalón muy corto.

Cómo descubrí mi vocación

Me quedé dormido profundamente, al despertarme me di cuenta que algo no funcionaba bien, no podía moverme, estaba atado a la cama, cuando alce la vista, me lleve una sorpresa en principio no muy placentera, mis parientes me estaban mirando atentamente, antes de que pudiera experimentar tenía el coño de mi tía en mi cara y mi prima me comía mi polla mientras mi tío lo grababa todo con su cámara de vídeo.

Unos días de locura III – Final

Cuando me puse al lado de mi prima, esta me recibió con un gran beso en la boca, y empecé a magrearle sus tetas que estaban a reventar, pero sus dedos seguían hundidos en el culo de Eva, bajé mi mano a su chocho y ésta estaba súper mojado, a lo cual mis dedos jugaron a diestra y siniestra con su clítoris, a lo cual ella respondía, mordiéndome los labios.

Unos días de locura II

Y Zack lengüeteo su clítoris, Sandra se electrizó le dio un morbo que el perro hiciera eso, pero mientras pensaba abrió sus piernas instintivamente, y el perro se dedicó a lo suyo, ella se sentó en la orilla del baño poniendo una mano en la orilla para no perder el equilibrio, y con la otra empezó a masajearse las tetas que estaban otra vez a punto de explotar…

Mi prima sandra

Para que sepa este es un relato que me sucedió hace ya 4 meses, yo tengo 26 años próximo a cumplir los 27, mi prima sandra que tiene 15 años mide 1,55 es de tez trigueña clara de ojos pardos cintura de avispa con unos hermosos pechos para esa edad, sus medidas son 95 62 100, como ven es una hermosura de mujer.

A la prima Silvia

La llamó por teléfono enseguida, después de escuchar el mensaje, ella atendió y directamente le dijo que lo esperaba, quería verlo, le recordó que era su primo, ella le dijo, igual que Annabella, preocupado por el cariz de la conversación, le dijo que era una niña, un no te preocupes y con tono autoritario , un te espero a las dos de la tarde fue lo último que escuchó antes de que cortara.

La prima de frenillos

Su pelo lacio, su ropa entallada a una cintura perfecta, esos senos sensuales, toda su encarnación , perfecta, también su espíritu jovial, sería seguro un adorno perfecto a la ciudad como siempre alegre, bulliciosa, al encontrarme con los tíos, no puede evitar de preguntar por ella.

A mi prima

Me extrañó al verla caminar hacia la pileta, era como se fuese la primera vez , que viera ese cuerpo, sencillamente hermoso, sensual, una mujer que provocaba deseos, algo bullía en mi interior, conocía el efecto de la atracción sexual, pero nunca me imaginé, que mi prima me podría producir tal revolución en mis hormonas, recién minutos atrás la había visto y nada sentí.

Mi hermanastra y mi prima

Comencé a revisar a Jhoanna, la cual actuaba inocentemente, le dije que se diera vueltas y se subiera la polera, ella lo hizo sin preguntar nada me di cuenta que estaba con sostenes, luego le dije que se colocara boca arriba y lo hizo y le dije que se subiera la polera y como antes lo hizo sin decir nada ya que se la subió hasta arriba dejando ver sus grandes tetas, yo no lo podía creer ya que le estaba viendo las tetas a mi prima chica que la mirarlas me daba cuenta que no tenía nada de chica.

El microscopio

Al final me tocó a mi, y era realmente impresionante la vista… se veía la hormiga aumentada como 1000 veces o no se cuantas, pero se veía todo de ella… de hecho se le veían las patas con pelos y otras cosas… si antes me daban asco las hormigas ahora las aborrezco mas… mi prima empezó a buscar lo que encontrara para verlo bajo el microscopio… puso muchas cosas… hasta que mi hermano dijo yo creo en tono de broma o no se…

Su maravillosa prima pelirroja de 20 años va a su casa

Era mi prima pequeña de 20 años, una adolescente de pelo rojo como el fuego y rizado, igual que el mar enfurecido, sus ojos verdes intensos que atraían hasta el hombre mas cabal, su cuerpecito dulce, tierno, suave sus curvas, provocativas acariciadas por aquel vestido blanco que dejaba entrever su lindo pubis, con una piel blanca pura sin pecas sus labios carnosos.