Con otra criada II

A todo esto eran las cinco y media de la tarde y las labores de la casa no habían avanzado mucho, ella se percató y me dijo voy volando a terminar las cosas, no vaya a ser cosa que como usted está enfermo la Sra. Verónica se le ocurra llegar más temprano, así que salió corriendo a lavar las cosas del almuerzo y terminar de planchar una ropa, yo partí a la ducha, saliendo como a la media hora, ya más renovado de la agotadora tarde.