Una treintañera separada y muy caliente

Una treintañera separada y muy caliente

Soy un chaval de 25 años, me gusta mucho el sexo, y paso a relatarles como este invierno me he ligado a una tía de treinta y tantos.

Este invierno un sábado por la noche estábamos con los colegas en la disco.

Era uno de esos días que ves como es imposible ligar, todas las chicas traían a sus novios y así es imposible comerse un rosco.

En eso que vimos entrar a una chavala madurita, muy simpatica, media sobre 1.65 delgada buenos pechos.

Junto con mis colegas se puso a bailar junto a nosotros, al cabo de una hora solo quedábamos javi y yo, junto con la chavala, la cual la invitamos a beber champán con nosotros, entre risa y risa nos dijo que tenía 35 años.

Se hizo tarde y era hora de irnos.

Mi colega la había conseguido ligar charlando, y yo les dije que me iba. Ellos también me dijeron que se iba.

Al salir de la disco me fije que ellos también se hiban con el auto hacia un apartado de la discoteca, que está en las afueras y aparcaban en un descampado.

Los seguí hasta dicho lugar. era un dia de luna llena por lo cual pude ver que el colega se la estaba morreando, y de paso le pasaba mano debajo de la falda.

Pude ver como la tia tenia la mano sobre la entrepierna de mi colega, y le apretaba la polla con la mano.

A los 5 minutos observe como la chavala madurita le habria la bragueta y le bajaba los pantalones.

Ella abrió la boca y se metió la polla dentro, vi como se la comía poco a poco, mi amigo empezó a gemir, y ella al darse cuenta del gusto que pasaba mi amigo empezó a comerle la polla con mucho más ímpetu y cada vez mucho más rápido, vi como mi amigo le dijo que se parara o si no se correría, y antes de eso quería follarla.

Era una situación realmente morbosa para mi.

Estaba haciendo de mirón y a un amigo mio, pero eso me ponía a cien.

Ella abatió su asiento, se dio la vuelta se puso a 4 patas y le enseño el culo al colega, mientras ella separaba sus nalgas con sus manos, mi amigo podía ver todo el coño y el culo de la chica.

El colega le metió 2 dedos en el coño y le empezó a lamer el ano.

Le iba entrando y sacando los dedos al mismo tiempo que le metia la lengua dentro del mismísimo ano de la tia.

Yo estaba mirando y no me lo creía, yo que nunca había follado con una madura, y mi amigo se cepillaba una

Al cabo de un rato, de mi colega pajearla y sobarla vi como le sugería a ver si follaban, por lo que la chica accedió.

Mi amigo esta vez se tendió sobre el asiento, y le pidió a ella que se sentara sobre el, a lo que ella accedió, previa introducción de un preservativo en la polla de mi colega.

Ella se introdujo la polla en su coño y empezó a saltar.

Yo tenía una visión estupenda con esa postura que habían adoptado, podía ver como la tía iba saltando y el coño se iba engullendo la polla.

Por lo que respectaba a mi amigo, con la mano derecha veia que le iba estimulando el clítoris y con la izquierda le iba magreando los senos.

La cabalgada cada vez era mas rapida, y los jadeos tambien, por lo que pude deducir, que se iba a terminar pronto la cosa.

Mi amigo cogio a la tia por las caderas, (supongo que para poder penetrarla mas profundo), seguidamente soltó un gemido y un grito de: me corroooooooo.

Los dos quedaron tendidos y encendieron un cigarrillo, y yo por mi parte me fui a pajearme y a dormir.

A la mañana siguiente nos vimos con los amigos, nos contamos lo de la noche anterior, y mi amigo nos conto, o mejor dicho les contó a todos la follada con la tia.

Yo me moría de ganas por tirarmela, y mira por donde la semana que vino delante me fui a la misma disco.

Más tarde volvió a entrar la tia, como la semana anterior, por lo que esta vez le dije a mi colega que me dejara intentarlo. Bailamos otra vez y charlamos como la otra vez, pero esta vez mi amigo nos dijo que se iba.

La chica se extrañó y me lo comento, poco a poco entramos en conversación y me dijo que había estado casada pero se había separado hacía dos meses y procuraba disfrutar de la vida.

Al cabo de un rato entró un conocido de la chica y se sentó con nosotros, tenía unos 35 años,como ella.

Bebimos juntos, reímos, en un momento que ella se fue al lavabo el me comento que tenia muchas ganas de tirársela, que aun no lo había hecho, por lo que yo le comente que a mi tambien me apetecía, y que la semana pasada un amigo se la había follado.

El también me dijo que muchos se la habían tirado ya, que estaba recién separada y que iba a tope, por lo que me dijo que no tendría ningún reparo por tirarsela conmigo, que no tenia manias.

En eso llego la chica y seguimos riendo y bebiendo.

El hombre nos propuso que fuéramos a tomar la última copa en una casita de campo que tenia allí cerca, y a lo que todos accedimos.

A la salida del local, y fue lo que me causó más estupor, el hombre que nos invitó encontró a un amigo y también lo invitó a tomar algo.

A mi eso ya no me parecía tan bien, pero como íbamos cargaditos de ron nos lo cojimos con risas, y la tía la primera.

Llegamos a la casa de campo los tres y allí los dos hombres dieron de beber a la tia, haciendome a mi un guiño, a mi la verdad eso no me gustaba mucho.

Al cabo de un rato los dos hombres le pidieron a la tía que hiciera un stip-tease, a lo que ella inesperadamente no le gusto mucho, y pidió que la llevaramos a casa.

Las cosas a mi modo de ver cogian mal cariz.

Al cabo de un rato la tía cambio de opinión, y los tíos le dieron más bebida, la tia iba pasada de alcohol, por lo que un momento no se aguanto y el tío y yo la aguantamos de los brazos, mientras el otro tio le levantó la blusa y dejó las tetas al descubierto, yo estaba asustado y al mismo tiempo excitado.

Mientras tanto el otro tio le habia subido la falda y le tocaba el culo.

El tío de delante la hizo arrodillarse y se sacó de la bragueta un pollón en vías de erección y hizo que se la chupara, el tio que habia invitado el colega la verdad daba un poco de miedo, hizo que se la mamara un rato, el otro tío y yo nos habíamos apartado, no sabíamos que hacer, no sabíamos si la tia se dejaba o el tío invitado la obligaba, ella iba borracha.

En eso que el tío hizo que ella se levantara, y a trompicones la llevó hasta la pared.

La puso cara contra la pared, y le levantó la falda, amarró sus bragas y se las sacó de un tirón. En esos momentos el otro tío y yo pudimos ver el coñazo de la parte de atrás.

El tio la tomó de las caderas y la tía se apoyó con las manos en la pared, medio doblada hacia delante.

Al momento la tia recibió el embate del tio, que tomándola por la cintura empezó a follarsela como un demente. Los quejidos de borrachera iban mezclándose con jadeos y suspiros.

El dueño de la casa y yo teníamos unos bultos enormes a esas alturas y mirábamos la escena con apetito.

El tio que se la tiraba paro y le dijo al colega de la casa que se tumbara sobre la alfombra en el suelo.

Acto seguido el dueño de la casa se quitó el pantalón y con la polla tiesa se tumbó en el suelo, el tio que se cepillaba la tía, la obligó a que se montara sobre el aparato, cosa que logró entre palabras y balbuceos de borrachera, al lograrlo el tío de la casa empezó a moverse como loco dentro de la tía, pero el otro tio no contento aún, apunto su polla hacia el culo de la tía y la introdujo su polla dentro, por lo que la tía respondió con un grito.

Ver a los dos tios ocupando los agujeros de la tía, me terminó de enloquecer.

Saque mi polla y empecé a meneármela, ver al tío como se enculaba la tia, mientras esta estaba sentada sobre otra polla, ya era lo máximo que podía ver.

Era un mete-saca continuo al culo de la tia. Me era superior a mis fuerzas, nunca había visto tal cosa.

El tio que se la enculaba saco la polla de dentro del culo de la tia, y se paro delante de la cara de la tía, la tomó de la cabeza y empujo su aparato dentro de la boca, como si fuera un coño.

Donde derramó el final de su faena, a la vez que me ordenaba que me hiciera cargo del culo que había quedado libre de polla.

Me abalance sobre ese culo, acomode mi polla,(como había visto en las películas porno) en el culo de la tia y empecé a hundirla sintiéndola apretada por aquel culo.

Se la iba clavando hasta que mis huevos tocaban su culo, se notaba que la tia habia sido enculada muchas veces.

Quería que no terminará jamás, pero me vino un torrente de leche y lo descargue todo en el culo de la tia.

Saque la polla del culo y vi que el dueño de la casa que estaba debajo, estaba terminando lo suyo.

La tía en ese momento medio borracha se desclavo la polla del tio, se la llevó a la boca y se trago el semen que le sacó con una soberana paja de sube y baja al mismo tiempo que la lamia.

Fue una experiencia que ni soñada, a la tia no la he vuelto a ver mas por la disco, pero espero volver a encontrar una tía como esa.

¿Qué te ha parecido el relato?