La futura esposa de mi mejor amigo III

Terminó la fiesta, mi amigo me pidió el favor que lo llevara a él y a su nueva esposa al aeropuerto para tomar el vuelo de luna de miel, el hotel donde se realizó la fiesta regalaba una noche gratis a las parejas que celebraran su boda en el salón de su hotel, como este era el caso ellos tomaron la noche de la fiesta para estar allí y salir a primera hora del día siguiente hacia su luna de miel, como yo los iba a llevar pues tenía la llave del cuarto yo había subido desde antes a descansar ya estaba muerto de cansancio y quería recobrar energías para manejar el auto sin problemas, muy temprano en la mañana la pareja llego e inmediatamente se echaron dormir en la cama de recién casados allí perfectamente dormíamos los tres.

A eso de las 9 de la mañana nos llamaron de recepción el servicio de despertador del hotel nos había despertado y era hora de emprender el viaje al terminal aéreo, la nueva esposa se levantó y se dirigió al baño tomo una ducha rápida y al terminar la siguió el esposo, yo me ducharía en mi casa al regresar del aeropuerto estaba muy cansado como para bañarme.

Mi amigo para ahorrar tiempo se desnudó en la cama y se fue a bañar apenas oyó que se cerró la llave de la ducha y supuso que su esposa había terminado el baño, en el baño hablaron algo un rato yo seguía en la cama dormido estaba rendido, de pronto sentí que alguien se sentó sobre la cama y comenzó a acariciarme la espalda, abrí un ojo observe que la esposa me miraba, pensé que estaba acostado sobre su ropa o algo así, por lo tanto me moví al otro extremo de la cama para tratar de dormir un minuto más, al voltearme quede con la cabeza hacia arriba y mi pecho miraba al techo; sentí de nuevo las caricias esta vez en mi pecho ahora si en mis cinco sentidos me levante, la mirada picara de ella lo decía todo, pero mi cara de asombro lo preguntaba todo

¿ Que ocurre? – pregunte

Nada, quería que te despertaras y te prepararas para tu baño, eso es todo – respondió

No he pensado bañarme todavía

Con su mano izquierda comenzó a desabotonar mi camisa, poco a poco, luego desabrocho mi pantalón y bajo mi cierre

¿ Qué pasa?

Tú sabes que quiero

Tu esposo es como mi hermano, yo no le podría hacer esto nunca

Él está de acuerdo, cuando salga de la ducha se nos unirá

¿Unirá? ¿a qué?

Si ya sabes siempre he fantaseado con estar con dos tíos en la cama, lo consulte con él, estuvo de acuerdo, y tu saliste elegido, queremos un trío contigo, no te importa o acaso ocurre algo conmigo, ¿No te gusto?

No sabía qué hacer.

Ella ya estaba desnuda, puesto que la toalla que cubría su humanidad yacía en el suelo hace un par de segundos, ella quería desnudarme y comenzar con esto del trío.

Mientras yo meditaba todo este asunto, mi amigo terminó su ducha y salió del baño

¿No han empezado? – pregunto

Estás de acuerdo con toda esta locura – respondí

Si por qué no quieres o ¿Qué no te gusta mi esposa?

No, no problema, si tú estás de acuerdo

Mi amigo venia del baño desnudo, ella me quito la camisa y los pantalones, yo me quite los interiores y me prepare para lo que seguiría a continuación.

La nueva esposa me puso en cuatro, su busto recaía sobre la cama, con sus manos tomaba mi pene y con sus boca, succionaba mis testículos, sus rodillas se apoyaban sobre el lecho y su cadera estaba levantada y erguida sobre la cama, mi amigo sin pensarlo dos veces la tomo de las caderas y la ensarto enseguida, yo note al ínstate que eso surtía efecto en la arrechera de la tía, porque inmediatamente fue en calibrada, procedió a gemir y a mamarme la verga.

Mi amigo se la hundía con toda su fuerza, ella solo me mamaba la polla; intempestivamente me soltó la polla y dijo:

Métemela por el culo, y tú por la cuca

A mí me toco lo tradicional la cuca, por lo tanto me tendí sobre la cama y ella se colocó a horcas sobre mí, mientras mi amigo la clavaba culo arriba, ella con dos vergas dentro gemía, lloraba, y me bañaba las guevas con ese líquido vaginal que le fluía sin terminar en proporciones alarmantes, su pulso se aceleraba, su corazón latía aceleradamente, pese a estar en calibrada por los dos hoyos, la tía esta con la mano se cogía el gallo y se acariciaba la cuca como lo hacen las mejores putas del mundo para venirse junto con uno, cuando lo siente llegar a uno.

Sentía yo que la temperatura de su cuerpo aumentaba y empezaba a sudar, la mujer experimentaba la lubricación, expansión y crecimiento de la vagina y el culo, el hinchamiento de los labios mayores y menores de la vagina, clítoris y senos, sus pezones estaban duros parados y ella se electrifico cuando su esposo le soltó las tetas y por fin se las pude chupar, mordisquear, lamer y besar.

De pronto sentí, que ella llegaba al tan anhelado orgasmo, vi. como sus ojos se perdían, gritaba de placer y arañaba con fuerza y pasión mis tetillas, su respiración parecía detenida, y su pulso que sentía en mis guevas cada que ella se sentaba sobre mí, se aceleraba, todo esto produjo en ella, unas sensaciones que rebotaron a mi favor, esta mujer experimentaba una serie de contracciones musculares involuntarias en la vagina, que me hacían una especie de succión en la verga que no había sentido antes, esto acelero mi placer y me sentí que mi momento llegaba, a estas alturas del trío mi amigo se estaba viniendo en la espalda de ella, se descargaba su esperma cálida en su cóccix.

La tensión muscular llegaba también a su punto más alto, la presión sobre mis tetillas mermo, sentí dejo de gritar gemir, y volvió a respirar, sus pulsaciones, seguían a mil, pero era mi turno y no lo iba dejar escapar, por tanto, la deje caer de espaldas, con mi pene dentro, una vez recostada sobre la cama, la calibre y le di duro un par de segundos cuando sentía que venía mi porción de semen, me acerque a su cara y la bañe con la producción de mis huevos, para que sintiera como me había puesto.

¿Qué te ha parecido el relato?