Ayudando a hacer una película amateur

Ayudando a hacer una película amateur

Este relato me pasó cuando era estudiante de secretariado, y asistí a una fiesta del instituto con unas amigas y conocí a dos chicos ahí.

Tenía en esa época 20 años y eran comunes las fiestas que realizaban mis compañeras en ese entonces.

Yo no podía hacerlas ya que vivía en una habitación y ésta era muy pequeña.

Fue así como ese día, luego de estudiar nos fuimos a la fiesta.

Estando ahí pude conocer a chicos que estudiaban diferentes carreras, algunos estaban en la universidad y otros estudiaban carreras técnicas.

Así se pasaron las horas y yo salía a bailar con el que me invitara a hacerlo.

Tuve oportunidad de conversar tanto con chicas como con chicos, y vi que un par de ellos me había estado mirando durante toda la noche, y en un momento que me encontraba sola, se me acercaron a conversar.

Eran muy correctos y uno de ellos me contó que estudiaban dirección de cine, y que hacían documentales y reportajes para adquirir experiencia, pero en vista que ya estaban terminando la carrera, les habían pedido un trabajo que demostrara todo lo que habían aprendido en las aulas.

Yo les mencioné que me parecía muy interesante, y ellos añadieron que me habían estado observando porque les había parecido muy linda, y que querían proponerme algo. Ambos tendrían alrededor de 24 años y se notaban muy interesados en mi.

Antes de decirme que es lo que deseaban proponerme, me preguntaron que cosa estudiaba y yo les dije secretariado, y luego me mencionaron que debían hacer una filmación y que para ello necesitaban una chica, y mientras que uno de ellos filmaba, el otro podría hacer de actor. Yo les dije que nunca había actuado y que no tenia la menor idea de como era eso, pero ellos dijeron que me enseñarían como debía pararme y actuar.

Acepté su propuesta, ya que aprendería algo nuevo y ellos me pidieron mi teléfono para llamarme en unos días.

Fue así como un día en el que llegué del instituto, timbró el teléfono y era uno de ellos que me dijo que tenían el guión, y que fuera con vestido y bien arreglada.

Así que me arreglé lo mejor que pude, me puse un vestido y unos zapatos de tacón. Me maquillé un poco y salí hacia la dirección que me dieron.

Al llegar me recibieron los dos y me dijeron que había venido vestida muy bonita, me invitaron una bebida gaseosa y nos pusimos a conversar sobre la filmación que deseaban hacer.

Me dijeron que se trataría de una pareja que recién se habían casado y llegaban a su casa luego de su luna de miel.

Cuando me dijeron eso, les pregunté si en las escenas habrían besos y todo eso.

Ellos me dijeron si tenía algún problema con eso, y yo les dije que no pero me iba a resultar extraño besarme con alguien que no conocía muy bien.

Me convencieron diciéndome que los actores de verdad tampoco tenían una relación entre ellos, y hacían escenas de amor sin ningún problema.

Al final acepté y el que era el director me dijo a mí y a su amigo que debíamos entrar al departamento y él debía hacerme entrar cargada en sus brazos, y luego me bajaría y me besaría apasionadamente.

Comprendido, dijo el otro chico y yo dije que también había entendido aunque algo no me cuadraba, sin embargo continué para ver que pasaba.

Salimos de la habitación y el chico me alzó en sus brazos, abrió la puerta y me metió cargada a la habitación, solo que la parte trasera de mi vestido dejo a la vista mis braguitas mientras entrábamos.

Me bajó en el centro de la sala y mientras éramos filmados, me abrazó y empezó a besarme apasionadamente.

Su lengua se metía en mi boca y a mi no me parecía que los actores que había visto en la televisión se besaran de ese modo, pero supuse que lo querían hacer mas real.

En la sala se escuchó corten, y el director se nos acercó y se dirigió a mí diciéndome que había salido excelente la toma, pero que quería confesarme el tipo de filmación que querían hacer realmente.

Ellos me dijeron que mientras estudiaban dirección, para agenciarse fondos habían trabajado de camarógrafos en filmaciones pornos, y que estas compañías de filmación les habían dicho que les faltaba mucha experiencia y que debían practicar más.

Es por eso que me pedían que les permitiera que me filmasen mientras ambos me hacían el amor y que luego de ver la cinta la borrarían.

Los vi tan angustiados y creo que me agarraron en mi cuarto de hora, ya que acepté hacerlo.

Fabuloso, dijeron ambos y me indicaron que la primera escena quedaba como estaba y que haríamos las demás.

Les pregunté que seguía ahora y me dijeron que la trama era que una vez que los recién casados llegaban, el esposo le confesaba a ella que lo que más le excitaba era hacerle el amor a su esposa con otro hombre.

La escena me parecía un poco tirada de los cabellos y así se los hice saber, pero ellos me dijeron que en las películas porno, no había mucha lógica y que lo que primaba eran los bajos instintos de cada persona.

No entendí mucho esa explicación, pero me dijeron que la trama seguiría en el momento que venia un amigo de su esposo y ella tendría que tratar de seducirlo delante de su marido.

Actuemos como si no estuviera la cámara de por medio, y dejémonos llevar por nuestros respectivos roles, me dijo uno de ellos.

Pusieron la cámara a correr y el director salió del departamento y su amigo y yo nos pusimos en el centro de la sala.

Nuevamente me empezó a besar y esta vez lo hacia agarrando mis nalgas, metiendo sus manos por debajo de mi vestido.

Empujaba su pelvis contra mí y sentía sus dedos que me tocaban el ano y parte de mi chocho.

No estaba segura de lo que iba a hacer, pero igual continué.

De pronto mi supuesto esposo me confesaba, que lo que más le excitaría sería que tuviera sexo con él y su amigo de toda la vida, y yo le respondí que por el amor que le tenia lo haría. Me pareció un poco cursi el diálogo, pero ya estaba.

De pronto tocaron a la puerta y mi esposo me dijo que había invitado a su amigo a cenar y que cumpliera la fantasía que el tenia.

Su amigo entró y mi esposo me pidió que sirviera unos tragos y me fui hacia el bar que estaba a un costado.

Mientras yo me encontraba sirviendo los tragos, el amigo de mi esposo se acercó a él y le dijo, que linda esta tu mujer, tiene unas piernas preciosas.

Y él le respondía que si y que en la cama era fabulosa.

Me acerqué con una bandeja y les serví un vaso a cada uno y los tres brindamos por el encuentro.

Luego de eso me senté al lado de mi esposo y me empezó a besar nuevamente, metiendo su mano entre mis piernas delante de su amigo.

Se dirigió a él diciéndole si le gustaría gozar de su mujer, y me abría las piernas para mostrarle mis braguitas.

El corazón me latía fuertemente y a ellos se les notaba la respiración acelerada.

El amigo se levantó de su sitio y se acercó hacia mí y me abrió mas las piernas, quedándose viéndome un rato y luego me sacó las braguitas, dejando mi chochito a la vista de ambos.

Me parece que ahí se termino la actuación, porque lo que sucedió de ahí en adelante lo hicimos sin importarnos mucho si salía bien la filmación o no.

Estando así con las piernas abiertas, el amigo de mi marido, me empezó a lamer y decía, que rica chucha tiene tu mujer y además debe chuparla muy bien.

Y mi esposo le contesto que si, y se bajó la bragueta sacándose el pene de su pantalón.

El lengüeteo que sentía en mi coño y la visión de la verga del que tenía al costado, terminaron por excitarme y sentí deseos que me metiera su verga.

Para entrar bien en el papel, empecé a actuar como una mujer que deseaba que su marido cumpliera su fantasía, y dije que quería comerme la verga de ambos.

Sin esperar a que terminara la frase, ambos se quitaron la ropa y me comenzaron a desvestir entre los dos, quedándonos desnudos.

Los tres estábamos sentados en el sillón y uno de ellos me tomó de la nuca indicándome la dirección de su verga, así que me incliné y empecé a mamarla.

El otro me metía los dedos por mi coño, mientras que con mi mano lo masturbaba.

Luego dejo de meterme los dedos, sentí que me metió su pene por la chucha, bombeándome con fuerza y haciendo que mis tetas se bamboleen de un lado a otro.

Luego mi esposo hizo que me siente sobre él, y me agarraba las nalgas para ayudarme a subir y bajar sobre su verga.

El otro se paró en el sillón y me metió su pene en la boca.

Estaba sudando de la culeada que me estaban dando, y sentía sus manos amasar mis tetas en todo momento.

De pronto Me dijeron que ambos se vaciarían en mi boca, y me quedé sentada en el sillón, y ambos se pusieron delante de mí.

Se las mamé alternadamente hasta que se corrieron en mi cara, dejándome el rostro impregnado de semen.

Lámelo todo me dijeron, y con mi lengua lamía lo que chorreaba por mis labios y me tragaba todo.

Una vez que terminamos, nos fuimos a la habitación donde tenían un VHS y pusieron el video para que viéramos que tal había salido.

Nos echamos en la cama quedando yo al centro, y me pude ver en la película sin dar crédito a mis ojos, ya que parecía una película porno de verdad.

Yo estaba muy atenta viendo la pantalla, cuando noté de pronto que se les había parado a ambos nuevamente, y uno de ellos me empezó a besar la boca y se puso encima de mí.

Yo también me había excitado al ver la película, y dejé que me montara para calmar la calentura que tenia en ese momento.

Me bombeaba y con mis piernas rodee su cintura y su amigo nos miraba, mientras que se masturbaba con la escena que le estábamos dando.

Mientras veía que el otro me culeaba, me dijo que él quería entrar luego, y yo le dije que sí en medio de mis jadeos.

Terminó de cacharme soltando su lechada dentro de mí, y su amigo ocupó su lugar sin esperar a que me limpie lo que me chorreaba del coño.

Esa tarde practicamos varias poses, entre ellas hubo un momento que me hicieron que yo me acostara sobre uno de ellos, y el otro se puso detrás mío, sintiendo una verga que entraba en mi chucha y la otra por mi ano.

Luego que terminamos, ellos borraron la cinta y me pidieron que en otra oportunidad los llamara para ver si hacíamos otra película.

Fue así que sin pensarlo aparecí brevemente en una película porno amateur.

¿Qué te ha parecido el relato?