Mi dentista, una diosa

Mi dentista, una diosa

Me llamo Herman y soy de la sierra de Córdoba, os contare lo que me paso con mi vecina de finca un día y de ése, somos amantes de sexo a lo loco.

Ella es dentista y en verano pasa algunos días con su familia en una finca colindante a la nuestra, es unos cuantos años mayor que yo, pero siempre hubo afinidad y amistad.

Un día fui a la capital donde ella tiene su consulta medica y me dio la cita a ultima hora cosa que me venia mal ya que yo tardo casi unas dos horas de regreso a mi casa.

Llegó mi turno y la enfermera que tiene para ayudarla se despide y se va entro a la consulta y me da un beso de saludo y me pregunta que como estoy y bla bla bla, me dice que me siente en el sillón de torturas ya que le tengo pánico al dentista y me siento, me explora y me dice que me va hacer una limpieza de boca, esta mirándomela y tocándola y del susto que llevaba no me di cuenta que la loca solo tenia el guardapolvos cortito donde le salían dos gambas impresionantes y una pollera ridícula que casi muestra todo lo de abajo y no tenia camisa solo los corpiños de un color mas oscuro pero transparentes casi se podía percibir las hermosas aureolas que rodeaban los pezones, con todo eso y encima se coloco con ese escote en casi mis narices no tarde en notar como mi pija se despierta y yo ni pensaba el terror que me da los dentistas..

No sé si ella al tomar el instrumental o es que estaba con ganas de macho pero creo que se fija en mi erección y coloca su pierna entre las mías como si un apoyo quisiera tener y empieza a rozarme con su rodilla, y cada vez más caliente estaba y más nervioso, empecé a temblar y ella con esa voz y garrándose el pelo rubio que tiene hacia atrás me dice, enjuágate la boca y me incorpora automáticamente con el sillón eléctrico, ella seguía entre medio de mi y yo al incorporarme llegue a sentir su aliento de lo cerca que estábamos, me enjuague la boca y toco otro botón y me puso de nuevo horizontal pero ahora estaba mas que antes, me dijo esperame ya vuelvo, siento que va al baño que estaba al lado de la pieza donde yo estaba y escucho una canilla abrirse, regresa y de pronto se me oscurece la habitación y miro hacia arriba y solo veo una concha de poquito pelo y rodeada de un guardapolvo celeste, y me dice «creo que esto te calmara un ratito che» comienza a restregarme su exquisita concha que estaba recién lavadita ya que estaba húmeda y olía a jabón yo metí mi lengüita y ella gemía tímidamente, la agarre por las caderas y empecé a comerle todito y me dice «que boquita mas sana tenes» con una risita al finalizar, luego dice «tocate la pija», yo torpemente no se si por los nervios o por mi asombro me la toco y ella me dice «no tonto sacatela y hacete una paja mientras me seguís comiendo así yo te veo…»

yo sentía como cada vez su concha se mojaba mas y ella se movía tocándose los pechos a través de su ropa, cuando siento otras manos acariciando mi pija y después una humedad tremenda con un cambio de temperatura descomunal, que mamada me estaba haciendo la muy perra, yo no podía mas veía que me saltaba en cualquier momento y así fue ella seguía chupando y gimiendo, se salió de encima de mi y me incorporo dándome un beso donde note que se había tragado mi leche.

Yo seguía estando más choto que nada, ella se dirigió a la pila donde se limpian los instrumentos se apoya en ella y con su culo erecto hacia fuera se veía unas patas y un cacho de poto que me puso la verga mas dura aun sintiendo dolor del hinchazón que tenia, me acerque por detrás y comencé atracarla besándole el cuello y tocando y pellizcado sus enormes pechos, los cuales me dejaron asombrado los duros que estaba para la edad de ella, se enjabono las manos y con ellas me acariciaba la pija dejandomela resbaladiza, que paja me estaba haciendo, yo empecé a empujar, podía llegar a meter la punta de mi pija en su concha que estaba súper mojada ella seguía gimiendo, se tocaba el culo y comenzó a enjabonarse el ano, me dijo muy excitada, «Sos un guachito rico culeame, culeame bien fuerte, rompeme el orto», sin dudarlo se la clave con tantas ganas y fuerza que le reventé el culo yo hasta me hice un daño tremendo, pero la calentura que teníamos hizo de que del dolor pasarnos al acción de gemir y culear como salvajes, era tanta la excitación de los dos que le rompí el guardapolvos y le subí el corpiño donde salieron unas gomas impresionantes todo sucedió tan rápido que en el momento en que estaba garrandole las tetas con fuerza e hincándole toda mi verga casi hasta los huevos, exploté dentro de ella, se puso a, mil la mina moviéndose circularmente las caderas y esperando que su culo succionara toda mi leche, la saque y el ano estaba tan dilatado que empezó a salir leche de el y como una posesa se restregaba todo el liquido por sus partes se giro y me comió la boca de tal forma que me reventó los labios, «sos una diosa del amor» le dije y desde ese día somos amantes sin freno.

Ah eso si lo hemos hecho en muchos sitios pero el morbo que nos da su consulta no lo da nada.

¿Qué te ha parecido el relato?