Síguenos ahora en Telegram!

Infiel en un boliche

Infiel en un boliche

Me voy a presentar soy rosa 39, la pagina esta muy buena y les voy a contar lo que me paso en un boliche.

Espero que les guste pues esta experiencia que tuve con una persona atractiva, estudiante de educación física de unos 22 años, piel morena y con un pene de al menos 23 cm.

Mis medidas son 92 65 92, tengo 24 años estudiante de medicina en la ciudad de La Plata, en la misma hay una buena cantidad de boliches y en esta oportunidad estaba peleada con mi novio Roberto, un arquitecto de 28 años (llevo 6 de novia y es quien me desvirgo).

Así que salí con unas amigas y vimos un grupo de hombres muy guapos que nos empezaron a poner bastante calientes, entre trago y trago.

Dentro de ese grupo había un muchacho que me miraba sin disimulo, quizás porque tengo una muy buena figura y por lo provocativa que estaba vestida con una falda negra de prostituta pues era cortísima apenas me tapaba la tanga rosada de encaje, que me corría tipo hilo dental entre los cachetes de mi cola, una blusa blanca bastante transparente con un corpiño de encaje rosa muy sugestivo, me veía como todo una puta, al pasar cerca del grupo sentí una buena mano sobre mis nalgas y vi que era el joven que me miraba insistentemente, rápidamente me pidió perdón «Disculpa no me di cuenta que pasabas», yo no le respondí, pero sabia que lo había hecho a propósito.

Una hora después se acerco a mi mesa con una rosa roja y me invito una cerveza.

Al rato me invito a bailar y acepte, su mirada se dirigía sin disimulo a mis pechos de repente empezaron las baladas y sin darme tiempo me tomo entre sus brazos y se pego a mi todo lo que pudo.

Sentí como me afirmaba su bulto semierecto y como deslizaba su mano por la espalda mas abajo de mi cintura pese a mi disimulada resistencia. Yo andaba un poco alegre, él me empezó a soplar el oído y esto me excito y en mi espalda me bajo al fin su mano al culo, ya tocándomelo en forma descarada.

Sentí su bulto a mil, le baje el cierre y lo empecé a masturbar lo tenia durísimo. La pista estaba en penumbras y apenas se podía divisar al resto de las parejas. Ya sea por esto o porque mi calentura iba en aumento, ya que Luis, tenia una verga mas grande y gruesa que mi novio y en realidad era la segunda que conocía en mi vida y no estaba dispuesta a perdérmela, deje que este me removiera el empapado bikini y pusiera su verga en mi vagina .

Seguimos bailando y me lo metía al ritmo de la música era algo excitante y prohibido, la bombacha estaba empapada de fluidos y ahí en el medio de la pista de baile me lleno de su semen.

Se ve que Luis tenia un buen entrenamiento, ya que luego de esto me tomo de la mano y me saco del boliche, no pude ni despedirme de mis amigas, me hizo subir a su auto y me ordeno que me desnudase, el mientras tanto se saco el pantalón y su calzoncillo, encendió el auto y lo puso en marcha, su pene estaba erecto y yo se lo manipulaba , pero el con su mano derecha la puso sobre mi nuca y me empujo hacia abajo, yo dude, ya que nunca había tenido un pene en la boca y era evidente que era lo que buscaba Luis comencé a depositar la punta de mi lengua y el me dijo si me gustaba tomar helados que esto era igual…sentí su olor a hombre y nuevamente me excito, al rato el me decía «sos una experta».

Al llegar a su casa abrió la cochera electrónica, me baje y al juntar nuestros cuerpos me abrazo y me dio un beso pasando su mano por mi espalda bajando hasta mi culo estuvimos en su cochera besándonos unos 10 minutos y al subir a su habitación me metí al jacuzzi, pero esa será otra historia.

¿Qué te ha parecido el relato?