El paraíso

El paraíso

Frondosa vegetación, esplendorosos  jardines, alfombras de macachines y plantas en floración.

Puso en la sacra sanción nuestro señor con afán, sin ni siquiera meditar, como un héroe en la derrota, la puso a Eva en pelotas junto al rubio Adán.

Y tras breve conversación llamó a Adán a solas, y  mostrándole  las bolas le dijo: “ no seas goloso, eso que ves tan hermoso, es un robusto tripón, y cuando a Eva en un rincón, veas  jugar con las tetas, nunca  jamás se la metas, ni siquiera con condón “.

“Me ha jodido padre eterno porque Eva se ve macanuda, se ve tan linda desnuda que no sé si podré aguantar “. Y así juntitos los dos vivían si mostrarse encono, cuando Eva se hacía la puñeta, Adán se hacía la del mono.

Pero una tarde estival, en la puerta de una cueva, la encontró Adán a Eva tendida en un pastizal y sintió de muchas formas y colores  una multitud de cosas pasar.

Sintió su sangre correr con frenético alboroto y se le paró el poroto sin poderlo contener ante un cuerpo de mujer tan esbelto y desnudo,  tembló su alma de cojudo y su cipote morrudo y mientras Eva estaba quieta se lo metió en la cajeta como a la cueva del peludo.

Eva nerviosa dio un grito al sentirse perforada.

Y en feroz atropellada acabo Adán fatigado y cayó sobre el costado con la polla ensangrentada.

Fue el polvo más exquisito que se registra en la historia, polvo que tuvo la gloria de echarse en tierra bendita, y Eva que follo acostada sin pudor ni disimulo, sintió pasar por su culo la polla más colosal.

Se enteró nuestro señor del pecado cometido por Adán y estalló como un volcán junto a su lado “infameeeeee” dijo, me has deshonrado rompiendo este virgo santo, y yo que te previne tanto de que no te la follaras…. Vete!!!!, vete con las fieras porque me causas espanto”

Calló dios por un momento y dijo Adán con desparpajo “ entonces para qué carajo tengo las bolas señor, me voy a otro mundo mejor donde pueda culear vengan virgas sin par vengan conchas y cajetas, que mis pelotas repletas a todas van a saciar, vengan vírgenes santas vengan las de más pudor que quedaran lo mismo que antes sin que pierdan el honor”.

Bajo Adán del paraíso y, según la biblia narra, se fue a tocar la guitarra y acostado sobre el piso, follo todo lo que quiso dejo mil cajetas rotas y junto Eva en pelotas, bailó el tango y la milonga, y le sacó a su poronga hasta la última gota

¿Qué te ha parecido el relato?