Me desvirgó un hombre de 60 años

Me desvirgó un hombre de 60 años

Les voy a contar la historia de mi primera vez, esto es una historia 100% real, mi nombre es Leo, tengo 32 años, soy de Caracas Venezuela, esto ocurrió cuando tenía 30 años, debo confesar que a pesar de mi edad aún era virgen, pero ya me había decidido a terminar con eso después de una crisis existencial e identitaria, me voy a describir, no soy afeminado, tengo 1,65 de estatura, delgado, pero con buen culo, cara de niño, de hecho, aparento ser más joven.

Bueno la historia comenzó un día que me registré en una página de encuentros sexuales donde publicas fotos desnudo y puedes chatear con otros usuarios, allí publiqué varias fotos y en mi perfil puse una donde tenía un suspensor blanco que le había quitado un suspensor a un primo que hace karate (temporalmente), luego lo devolví sin que se diera cuenta, buenos pasaron varios días, chatee con muchos hombres, pero nuca concretaba nada, pero un día me escribió un hombre que no tenía ninguna foto en el perfil, empezamos a charlar y me dijo que era un hombre de 60 años, yo no tenía especial interés en los hombres mayores pero si sentía algo de morbo por los mayores, no hubo tanta charla, hablamos de los básico, que si la edad, que si era serio (es decir que no era afeminado), que si tenía sitio, yo no tengo porque vivo en una casa multifamiliar, él me dijo que sí que por los lados de Caricuao que si iba en metro me bajara en el zoológico y que luego tomará una camioneta hasta su casa, me preguntó que si quería dejarme coger por él, yo tenía tanta calentura que le dije que sí, me dijo que le gustaba coger fuerte, yo no entendí que quería decir eso, que iluso, pero eso no me detuvo, al final me dio su dirección y quedamos que iría a su casa el día siguiente, un sábado, le pedí que me diera un teléfono para poderlo localizar en la zona donde vive, pero dijo que no tenía (AY AJÁ!) pero bueno el medió la dirección bien clara y al día siguiente llegué sin problemas,

Al día siguiente pare temprano me hice un lavado, me pues un jogger y una camiseta, me llevé en mi bolso unos condones y lubricante y me fui, cuando llegué a su edificio esperé que alguien entrara o saliera mi subí por las escaleras, toque la puerta, lo vi era un señor de 60 años tal como me dijo, barriga cervecera, canoso, normal nada de particular parecía uno de mis tíos, no era George Clooney ni mucho menos,.

Me hizo pasar y me dijo que me desvistiera, yo estaba muy nervioso porque pocas veces había estado desnudo frente a un hombre, lo hice y estaba temblando, él me dijo que no tuviera miedo, me dijo que parecía más joven de lo que pensaba, me preguntó que si era mi primera vez y yo le mentí, le dije no.

Luego él se desnudó tenía el cuerpo velludo pero se había rasurado los vellos púbicos, y se sentó en el sillón de la sala y me hizo señas con la cara, yo me arrodillé y estaba temblando, su pene era descomunal para mi, debería medir como 21 cm y era bastante grueso, el me preguntó que quería que le pusiera Nutella para que se la mamara (jajaja debe ser porque me veía nervioso) yo le dije que no.

Yo empecé a mamar ese pedazo de carne bien gruesa, aunque no tenía experiencia trate de hacer lo que en las pornos, empecé por chupar la cabeza y luego comencé a tragarlo, el me decía que abriera bien la boca, jejeje la verdad aquello me estaba gustado, al cabo de un rato ya estaba mamando como becerro hambriento, luego él me dice «quieres que te la meta» yo lo dije que sí «pídemelo» yo le deje “quiero que me la metas”, acto seguido me levanté le di uno de los condones que tenía, y le puse lubricante a su pene y traté de sentarme, pero yo en mi inexperiencia, no estaba dilatado y cuando me senté sobre su pene me dolió horriblemente cuando trató de metérmela, yo pegué un brinco de dolor y fui corriendo al baño, casi que llorando porque me dolía mucho, después de que el dolor paso volví a su sala y le dije que me disculpara, yo estaba decidido a perder la virginidad así que continué. él me dijo que se la mamara otra vez, y así lo hice yo me arrodillé y mientras se la mamaba empecé a abrirme el culito con los dedos, me puse lubricante en los dedos y fui metiendo uno, luego otro y así fue abriéndome yo mismo el culito, cuando sentí que ya estaba dilatado, le dije que ahora si estaba preparado, y él se puso otro condón y lubricante.

Yo me volví a sentar sobre su grueso pene, esta vez ya estaba dilatado, y esa posición tiene la ventaja de que yo podía guiar el ritmo, fui sentándome poco a poco, en eso siento que su pene traspasó los pliegues de mi anito virgen y poco a poco hasta que entro todo, yo en ese momento me di cuenta que ya no había vuelta atrás ya me estaba dejando coger por un hombre de 60 años.

Después de la epifanía, me entro la calentura, ya tenía un pene en mi culo, y empecé a cabalgar sentado sobre él, yo me volteaba para verlo, y el tenía la cara llena de lujuria, ya mi culito se había ajustado a sus gruesos 21 cm.
ya mi culito estaba bien abierto, en eso me dice que me ponga en cuatro patas en el sofá, así lo hice y allí entendí lo que quería decir “coger fuerte”, el empezó su saca y mete y de repente y sin aviso, me embiste con todas sus fuerzas, eso me dolió mucho.

Allí empecé a sentir arrepentimiento, que estaba haciendo allí, este hombre me hace daño, pensé que tal vez me había roto por dentro, ya tenía miedo y morbo, no puedo explicarlo, era muchas cosas en ese instante, que quería quejarme pero él me dijo que me callara, yo obedecí y aguanté como un macho, sabía que no era una violación porque yo me lo había buscado, pero en ese momento me sentía así.

Luego me dijo que me pusiera en cuatro, pero en el piso y creo que esa ponía mi pobre culito más cómodo y sus embestidas ya no me dolían tanto, como tenía aguante ese viejo, parecía que nunca iba a terminar.

Finalmente me llevó a su cuarto, estaba desastroso, me acosté boca abajo en la cama y él se puso sobre mí, y siguió embistiendo durísimo y me decía que «quien es tu macho» yo le decía simplemente «tú», hasta que fielmente acabó, yo no había acabado, así que fui al baño y me masturbé hasta acabar y me duché, me revise el culito lo tenía bien dilatado no lo podía creer, pero pese a mis temores no estaba sangrando, lo que pasó es que como me dilate yo mismo para la segunda vez ya mi culito no se resistió a la entrada de su pene, yo temía que con sus embestidas me hubiese desgarrado, pero afortunadamente para mi no fue así, solo que tenía un culito estrechó y no estaba acostumbrado a ese ritmo de coger jajaja.

Luego me vestí y salí, yo estaba aún confundido, pero ya no era virgen del culo.

Pensé que me diría para repetir al día después como era domingo, pero al llegar a casa me di cuenta que me bloqueo en la página donde habíamos cuadrado, entonces yo lo bloqué a él también, por si arrepentía se iba a joder, nunca más supe de ese señor pero ahora que tengo más experiencia con hombres, me excita mucho acordarme de mi primera vez.

¿Qué te ha parecido el relato?