Síguenos ahora en Telegram!

El trabajo especial III

El trabajo especial III

Pase por la caja del escritorio jurídico y al identificarme me dieron mis 5000$, en cheque, me entregaron un recibo al cual firme con mucho gusto, luego subí otra vez donde Juana y esta me dijo, «Los 100 documentos que pidió son varias cajas, se las enviare a su departamento mas tarde «, «esta bien» respondí, no importaba mucho ya que me encontraba eufórica porque podría trabajar tranquilamente, a mi ritmo y de paso tener una buena paga.

Bajé y tome un taxi, que me llevo directo al departamento, estaba tan eufórica que al llegar, lo primero que hice fue quitarme la ropa, quedarme en ropa interior y caminar por el departamento disfrutando la paz y tranquilidad, luego me duche y me puse una bata de baño, me serví una copa de vino y me senté en el balcón a disfrutar la vista de Madrid.

En ese momento pensé lo que seria estar con mi esposo disfrutando un momento de intimidad en ese lugar, pensé en lo divino que seria si hiciéramos el amor en el balcón, pero enseguida pensé que pasaría si nos veían, pensé como mi esposo acostumbraba a quitarme la ropa y tocarme el trasero, como me mordía los pezones y como me acariciaba, entonces decidí llamarlo, habíamos quedado en solo llamarnos una vez a la semana para disminuir los costos y usaríamos el correo electrónico, entonces recordé que tenia que preguntar a la casera por Internet, ya que como no estaba trabajando en la oficina y había contado con eso, ahora tendría que usar Internet desde el departamento.

Tome el teléfono y marque el numero de mi esposo, el teléfono repico y repico, pero nada, era viernes en la tarde, aquí y 5 horas menos en mi país, así que supuse el estaría fuera trabajando en los negocios, que lastima me hubiese gustado oír su voz y excitarme con solo eso, lo llamaría después.

Pasaron unos 30 minutos y de repente sonó el timbre de la puerta, corrí a responder, era Francisco con los documentos, así que le abrí la puerta, este entro y venia acompañado de otro hombre que no reconocí al momento, pero me pareció conocido, cada uno traía dos cajas grandes, pasaron y las depositaron el piso a la entrada.

Francisco con cara de cansado me mira y me dice «estos son los documentos que pidió, por favor firme aquí ya que tengo que regresar» me entrego una carpeta con las notas de entrega iguales a las que firme por los diez documentos anteriores y procedí a firmarlos, este me miro tomo la carpeta de mis manos y se voltio…»Gracias Francisco» le dije, el se volteo y con cara de pocos amigos me dijo, «si claro, el Dr. estará muy contento…».

No entendí el comentario y solo sonreí, cerré la puerta tras ellos y procedí a ver en las cajas, efectivamente estaban las carpetas con muchos documentos parecidos a los diez anteriores, bueno pensé, ya empieza esto en serio, ahora tendré que organizarme.

Me dedique el resto del día a organizar como haría el análisis de los documentos y para el sábado en la mañana ya tenia todo muy claro de como hacerlo, el mismo sábado comencé a trabajar con ellos y pude procesar 3, requerían un poco de análisis pero no era nada difícil, en un momento pensé que en mi país me pagarían un 10% de lo que pagaban en España por hacer lo mismo.

El Almuerzo fue temprano y me preparaba a continuar con el trabajo cuando sonó el teléfono, corrí a el pensando si mi esposo me leería la mente y me estaría llamando, respondí rápidamente, «Aló, si?», esperando oír la voz de mi esposo, pero no, era la voz del Dr. González, «Aló, Mary, como esta, como esta todo?», «bien» respondí sin ánimos, «pues que bueno, sabe, quisiera invitarla a cenar esta noche en mi casa, creo que seria bueno para conocernos un poco mas, que le parece?» y «Bueno» , respondí sin muchas ganas, realmente no quería estar con mas nadie y menos con el Dr., pero por cortesía y por ser mi jefe decidí aceptar, así que continúe diciendo «a que hora?», el respondió, » este lista a las 8, le envío el chofer a buscarla, ha… solo cenaremos usted y yo», «ok esta bien, espero el chofer entonces» y me despedí.

Una cena solo con el? Hum…que estará pensando el Viejo Verde? Y lo dijo bien claro «solo usted y yo», seguro , bueno tendré que arreglarme un poco, no le causare mala impresión y si piensa que puede obtener algo conmigo esta muy perdido….que mas da, todo sea por el trabajo pensé.

A las 8 en punto llego Francisco a buscarme, yo ya estaba lista, me puse una falda roja con una blusa negra de seda muy fina, decidí no ponerme medias y me puse unas sandalias rojas de tiras que se atan hasta la pantorrilla, con la ropa interior estuve pensándolo un rato, pero igual decidí ponerme lo que me gusta, igual el viejo no obtendría nada de ello, me puse un hilo dental super pequeño rojo con encajes que hacia ver mi cuerpo mas estilizado y unos sostenes de copa que apenas tapaban los senos , al mirarme al espejo, pensé, «si el viejo me ve le da un ataque al corazón», pensé también que con la blusa negra de seda no se vería nada, es mas pensé un poco en que eran algo incómodos estos sostenes, ya que se me empezaban a salir los pezones, pero en fin ya estaba casi lista y no quería demorar mas, me maquille muy delicadamente y me arregle el cabello, pensé si estaba muy sexi, pero no, me parecía bien , esta forma de vestir enloquecía a mi marido siempre.

Salí del departamento y me encontré con Francisco que sin el mas mínimo reparo dijo «Joder que estas Buena»… » digo, hermosa» y con una sonrisa en la cara me abrió la portezuela del Mercedes, durante todo el camino hablo como loco pero no dejaba de verme por el espejo, no prestaba mucho caso a los comentarios, pero uno de ellos no me gusto nada, «El Dr. va a comer muy bien hoy, como siempre, que buen gusto tiene», a lo cual decidí hacer oídos sordos al respecto.

Llegamos a la casa del Dr. y en la puerta estaba el mayordomo, el cual identifique entonces como el hombre que me llevo también las cajas, este me abrió y me miro muy rudamente de arriba a abajo y dijo «sígame, el Dr. esta en el comedor» este hombre debe ser un animal pensé al ver al mayordomo, que parecía de todo menos de mayordomo, ya que era un tipo corpulento como de 180 Kg. y como de 1, 90 mts. de altura , lo seguí hasta el comedor donde sin mas me dejo y se fue.

El comedor como todo lo demás en la casa, estaba muy bien decorado, la mesa finamente servida tenia dos candelabros con las velas encendidas, la vajilla era muy fina y los cubiertos de plata, el mantel estaba finamente arreglado , al otro lado de la mesa se encontraba el Dr. que como siempre no tenia nada de bueno, seguía sin afeitarse y de paso otra vez aunque tenia un traje fino la parte superior era azul y los pantalones negros, pensé para mi, que este hombre necesitaba una mujer para que lo asesorara, pero que mujer querría estar por el por amor ? Seguro algunas querrían solo el dinero.

El me saludo me dio la mano y me invito a sentarme , me miro con los ojos y la boca abierta y dijo» Joder, que es usted guapa» «gracias» fue mi comentario, «gracias por aceptar mi invitación a cenar y además veo que se vistió muy bien, usted tiene muy buen gusto» Gracias» fue otra vez mi comentario, nos sentamos y el empezó a hablar de como estaba todo, de la política, del país, cada nada se le veía se le iban los ojos a mi blusa a ver que podía ver, en una de esas hasta intento ver por las aberturas de la blusa, pero sin lograr nada, luego el mismo se encargo de servirme, la comida estaba excelente y el vino también, lo malo era la compañía, realmente estaba aburrida de estar con este hombre.

Y de repente me pregunto..» y como esta pasando esta cena?» por supuesto respondí » encantadora, le agradezco mucho su invitación, la estoy pasando muy bien» «ha entonces podemos continuar, pondré algo de música y bailaremos», me quede en una pieza, bailar con este hombre, hay no, que mal, pero que le podía hacer, tendría que complacerlo un poco , luego le diría que estaba cansada y me despediría».

Puso la música, suave, para bailar muy pegados, se acerco a mi, me estiro la mano y empezamos a bailar, no teníamos ni un minuto cuando me dijo, «pero es que acaso cree la voy a morder, esta muy apartada, así no me gusta bailar!», «ha si, disculpe» y me acerque a su cuerpo, pude sentir mas su cuerpo y sentí también como sudaba, sus manos estaban húmedas y sentí como se empezaba a excitar…

Siguió acercándose mas a mi, pegándose mas a mi cuerpo, yo lo deje y pensé esto será por unos minutos y adiós, sentí como su bulto se pegaba a mi y crecía…en una de esas su mano empezó a bajar hasta mi trasero y me dijo…»tienes un culo fenomenal, y que decir de esas tetas…son espectaculares…puedo tocarlas? » «que» grite y empecé a apartarlo, «NO , por supuesto que NO» le dije , » por quien me ha tomado Dr. González?»,

el con una sonrisa en la cara me dijo, «pero nada , te he tomado como una mujer que necesita cariños, que necesita de un hombre…estas sola aquí, así que porque no estas conmigo? Tu tienes necesidades que yo puedo cubrir, seré tu hombre mientras estés aquí en España, nadie lo sabrá, te daré todo y tu la pasaras de maravilla…que dices, se mi mujer y todos seremos felices…»

«No, usted esta loco, no , soy una mujer casada y amo a mi esposo, por nada del mundo le seria infiel, no…., vine aquí solo por el trabajo, por nada mas» y el continuo, «si claro ya se que viniste por el trabajo , pero por que no eres un poco amable con tu jefe que te esta dando todo ese dinero? No tienes ni unos cariños para el? Además no me vengas con que nunca has jodido con un hombre, seguro Jodes con tu marido ..o tienes algún otro? Entonces porque no estas conmigo?», esto lo me dijo acercándose peligrosamente a mi cara..

«Sabe que», le respondí casi gritándole «ni que usted fuera el ultimo hombre sobre la tierra estaría con usted, y no , solo he estado con un hombre en mi vida, con mi esposo y solo con el quiero estar…»

En ese momento note su cara y vi como se puso rojo de la rabia, me miro como con cara de matarme pero se controlo, por un momento me asuste mucho, y pensé, que hasta aquí llegaba el trabajo… pero el hombre retrocedió unos pasos , me dio la espalda y dijo, «Ha bueno esta bien…espero me disculpe, además espero nuestra relación de trabajo no se vea perjudicada» a lo cual muy sorprendida por el cambio le dije «le agradezco sus disculpas, no se preocupe yo entiendo lo de estar solo, creo fue un mal entendido», y el respondió, «si, un mal entendido que ya arreglamos…, ha discúlpeme un momento que tengo que hacer una llamada por favor tome algo mas de vino que ya regreso» .

Me sentí mas tranquila y pensé que el hombre era un inteligente, lo vi salir al cuarto conjunto y decidí servirme algo mas de vino , luego de servirme camine por el comedor y me acerque a las puertas del cuarto conjunto, estas no estaban completamente cerradas y pude escuchar algunas palabras del Dr. «si…procede entonces como quedamos, mucho cuidado con los detalles, no me puedes fallar, yo me encargo del tiempo, ningún problema», al verlo colgar corrí a mi lugar anterior, el llego y me dijo «mas vino?», «no muchas gracias, ha y ya debo regresar, estoy un poco cansada para mañana», «si claro como no, espere aquí que ya llamo al chofer »

Me senté a esperar y pasaron como 20 minutos cuando vino el mayordomo, «su carro esta afuera» «y el Dr.» le pregunte? «tubo que salir urgentemente» fue su corta respuesta, me acompaño al Mercedes y partimos, Francisco me dijo que si no me importaba si paraba en el camino a recoger unas cosas para su jefe, a lo que le dije que no, que procediera, realmente no quería que el viejo se molestara mas conmigo, así que procedimos a un lugar alejado de Madrid, donde busco algunas cosas, en total , el desvió fue como de hora treinta minutos, pero al final llegamos, me dejo frente al departamento y subí rápidamente.

Cuando llegue a la puerta del departamento, me asuste , ya que al tratar de abrir la puerta, esta estaba abierta y o sorpresa, al prender la luz , jamás me imaginaria lo que encontré.

Continuara…

Continúa la serie << El trabajo especial II

Otros relatos eróticos de amar_x:

¿Qué te ha parecido el relato?