La esposa fantasma

La esposa fantasma

Una última firma en el acto de compra y finalmente me convertiría en el dueño de la que seria mi primera casa.

Sentí una gran satisfacción al ser capaz de independizarme de mis padres: una casa propia, un trabajo, un salario, una  carrera laboral prometedora.

Faltaba una mujer; con la última nos habíamos separado hace poco por incomprensiones.

Pero no estaba desesperado, tarde o temprano, conocería a alguien con quien compartir mi vida.

Volvemos pero a la nueva casa.

Después de terminar la mudanza y comenzar a ordenar las habitaciones, estaba anotando en un cuaderno lo que debía comprar en el supermercado cuando oí el timbre.

Fui a abrir la puerta y me encontré con una hermosa chica rubia, de pelo rizado y ojos azules.

«Hola, soy Lidia, la vecina.» – se había presentado – «Vivo aquí en frente… ¿Te molesto?»

«¡No, absolutamente!» – respondí sonriendo – «Encantado: soy Fabrizio.»

«Necesitaba hablar contigo» – dijo en serio.

«Lo siento por los ruidos de la mudanza» – intenté ponerme a la defensiva, pensando que había venido a protestar por los ruidos.

«No, no…es mucho más importante. ¿Puedo entrar?» – me preguntó descaradamente.

Parecería el comienzo de una película porno, pero sus intenciones en ese momento, se lo aseguro, estaban lejos de tener sexo.

Me hice hacia atrás para hacerla entrar: «Por favor, entra. Por desgracia no tengo nada en la nevera, no sé qué ofrecerle».

Entró en casa pasando cerca de mí y yendo directo a lo que era el dormitorio dejándome en el vestíbulo como un bobo.

«H…haz como si estuvieras en tu casa» – tartamudeé sorprendido por su extraña determinación mientras la oía bajar las persianas.

Luego volvió a la entrada de la habitación y empezó a mirar un punto preciso en el dormitorio. Me hizo una señal para acercarme a ella.

Cerré la puerta de entrada y me acerqué mientras en mi mente comenzaba a temer de haber dejado entrar en la casa a una loca.

Cuando la alcancé, me señaló con un dedo un punto entre la mesita de noche y la cama. Traté de fijar con atención el punto en penumbra que me había señalado, pero no vi ningún detalle.

Mientras tanto ella había acercado su cara a la mía y me había susurrado: «¡Mira! Todavía hay luz».

De hecho, después de sus palabras, noté la presencia de una especie de aura luminosa entre la cama y la mesita de noche, algo aparentemente inexplicable ya que la persiana de la habitación en ese momento estaba completamente cerrada y en la habitación no había otra fuente de luz que la que venía del pasillo. Hice para entrar, pero Lidia me bloqueó rápidamente: «¡No! Vayamos por ahí» – me susurró.

Después de arrastrarme a la sala de estar, me preguntó: «¿Has conocido a los antiguos dueños de esta casa?»

«Bueno, no. Llevé las negociaciones con la agencia y el día de la compra había un abogado representante de los dueños»

«Entonces siéntate. Tengo que contarte cosas importantes.» – me dijo señalando el sofá.

Se sentó a mi lado y empezó a contarme lo que había pasado en esa casa unos años antes.

El anterior propietario, un tal Mauro Patti, una noche, al llegar a casa temprano del trabajo había encontrado a su esposa, Sabrina Fiore, en la cama con su amante, Filippo Fauci.

Con un repentino ataque de celos fue a buscar el arma que tenía escondida en la sala de estar y había matado a sangre fría a los dos amantes en la cama en medio del coito.

Luego llamó a la policía y se entregó voluntariamente a las autoridades.

Después de aquella casa habían pasado médicos, periodistas, la policía científica y finalmente una empresa de limpieza que se encargó de restaurar la casa para poder ponerla en venta. Lidia, durante una de las visitas de un cliente, fue capaz de visitar la casa.

No notó nada extraño hasta que, pasando por el dormitorio, se dio cuenta de ese extraña aura brillante que me había mostrado.

«¡Es un fantasma!» – había concluido – «…es el espíritu de la señora que quedó atrapada aquí dentro»

Traté de no reírme: no estaba acostumbrado a creer en ese tipo de cosas.

De todos modos decidí secundar a Lidia: «Vale, ¿qué podemos hacer?» – le pedí, utilizando a propósito el ‘nosotros’

«Tenemos que encontrar una manera de dejar que su espíritu se vaya… leí algo hace un tiempo pero tengo que hacer más investigación» – me respondió.

Había encontrado una buena excusa para deshacerme de ella: después de acordar que me haría saber qué hacer, la acompañé a la puerta.

Volví al dormitorio y decidí averiguar de dónde venía esa luz. Me acerqué a la mesita de noche, miré en todas  direcciones en busca de una posible fuente de luz sin ningún resultado.

De repente, un olor extraño, una fragancia de rosas invadió mis fosas nasales. Sacudí la cabeza, convencido de que la historia de Lidia me sugería.

Volví a la sala de estar después de recoger la lista de la compra de la casa y fui al supermercado a comprar provisiones.

De vuelta a casa, después de hacer la cena y llamar a mis padres, me preparé para la noche, decidido a dormir en el dormitorio.

Cuando entré en el dormitorio, inmediatamente busqué el halo de luz que había desaparecido misteriosamente.

Encendí la luz y me puse a pensar en lo que Lidia me había contado antes.

«Es una loca» – me dije a mí mismo sonriendo. Apagué la luz y traté de dormir.

Llegado a este punto no puedo decir con seguridad lo que realmente ha ocurrido y lo que no.

Recuerdo ese olor a rosas, recuerdo una figura con un aura brillante acercándose lentamente a mi cama.

Era una mujer morena, delgada, de pelo largo, liso, sedoso, ojos marrones, piel blanca y luminosa.

Llevaba un camisón blanco, largo, semitransparente, finamente bordado. Debajo del camisón podía ver el sujetador blanco y unas bragas del mismo color.

Unas medias de color blanco completaban su figura. Con la misma lentitud con la que la vi acercándose a los pies de la cama, se movió a su lado y se acercó a mí.

Recuerdo haberme quedado quieto, acostado en la cama, y haberla seguido con la mirada. Me miraba y me sonreía.

Tenía una mirada maliciosa, excitada.

«¿Quién eres?» – le pregunté.

No me respondió. Sólo se subió a la cama y se puso encima de mí. Poco a poco acercó su cara a la mía inclinándose hacia adelante sobre las rodillas y poniendo las manos junto a mis hombros.

Sus labios rozaron los míos una, dos, tres veces, frotándose sobre mí.

Embriagado por el olor de rosas que se hizo aún más intenso, cerré los ojos y me dejé llevar por su toque ligero, respondiendo a los movimientos de sus labios con los míos.

Fue un beso de una sensualidad que nunca había experimentado antes. Había tenido varias novias pero nunca ninguna había sido capaz de besarme de esa manera.

Recuerdo que el juego de mis labios contra los suyos se convirtió lentamente en una lucha, una lucha a la que se añadió mi lengua y la suya.

Pasamos de un suave y sensual beso a uno apasionado y ardiente. Recuerdo haber estirado las manos en la dirección de su cuerpo, haber encontrado la tela de su camisón y haberla superado en búsqueda de su piel.

Cuando la toqué, se separó de mí y cerró los ojos. Todo parecía tan extraño, absurdo: el simple toque de mi mano sobre su piel le había causado un placer tan intenso que tuvo que reclinar la cabeza hacia atrás. Seguí acariciando esa piel lisa y sedosa mientras la oía respirar cada vez más tensa y excitada.

Recuerdo un movimiento repentino de sus manos corriendo para bloquear las mías, como si mis caricias le causaran sensaciones demasiado intensas.

Luego, con movimientos suaves, se había quitado el camisón y luego el sujetador. Ahora podía ver claramente sus pechos, las areolas rosas, los pezones pequeños y duros.

Sus manos alcanzaron las bragas que ahora podía ver claramente: en los costados los lazos permitían desfilarlos sin tener que deslizarlos por las piernas.

Recuerdo que después de sacarlas, pasó la tela húmeda sobre mi cara, permitiéndome oler y saborear la dulce miel que su sexo ya había producido.

Se volvió a inclinar sobre mí y volvió a buscar mi boca. Comenzamos a besarnos mientras ella con movimientos sinuosos de su pelvis logró bajarme los pantalones del pijama y liberar mi erección.

El delicado toque de mi miembro con la piel húmeda de su sexo casi me provocó un orgasmo que apenas pude contener.

Siempre con hábil movimientos de su pelvis logró que mi miembro encontrara el camino de su sexo ardiente.

Una indecible sensación de placer conmovió mi cuerpo cuando me acogió en su interior. Creo que ella también sentía lo mismo que yo porque tuvo que romper el beso para poder respirar.

Con la respiración cada vez más rápida y los ojos cerrados comenzó a moverse sobre mí. Su pelo sedoso me rozaba la cara mientras su sexo continuaba masajeando y lubricando mi excitado miembro.

Fue un baile precioso que me llevó inexorablemente al orgasmo.

Mientras me corría dentro de ella, recuerdo un grito agudo que me arrancaba las orejas, un grito que, aunque al principio parecía de placer, se transformó inmediatamente en un grito de miedo, de dolor, de terror. La mujer que se movía sobre mí en lugar de gemir de placer parecía como si hubiera sido apuñalada por la espalda justo en el momento en que había alcanzado el orgasmo.

Tuve la sensación de haberme despertado. Me encontré tumbado en la cama con los pantalones bajados, el miembro semi-erecto fuera y salpicaduras de mi semen en el pijama y en las sábanas.

El intenso olor de rosa había desaparecido, de la misteriosa figura femenina y de sus prendas no había rastro.

Ya no podía dormir más, atacado por un millón de preguntas, entre ellas la más importante: ¿qué había de real en lo que había sucedido?

Al amanecer, decidí levantarme y intentar relajarme yendo a la cocina a beber un vaso de agua.

Luego, al volver al dormitorio, me di cuenta del ordenador que había dejado en la mesa de la cocina.

Aún estaba encendido. Estaba seguro de que lo había apagado la noche anterior, justo antes de irme a la cama.

Abrí la pantalla para acceder al botón de apagado. La pantalla se iluminó visualizando una página web con un viejo artículo de un diario que hablaba del doble asesinato que me había contado Lidia el día anterior.

Se me congeló la sangre al ver la foto de Sabrina Fiore, la esposa sorprendida en la cama con la amante: era ella, esa extraña figura con la que había tenido esa especie de experiencia.

Leí el artículo hasta el fondo para tratar de entender, de dar sentido a lo que había vivido o soñado. Había una foto de la escena del crimen, el dormitorio con los muebles viejos dispuestos de la misma manera que los míos.

En la misma esquina donde Lidia y yo vimos ese extraño halo brillante, había una mancha de sangre que, según el artículo, tenía que ser la de la mujer, probablemente salió disparada después del primer disparo.

¿Continuará?

¿Qué te ha parecido el relato?