Un verano inolvidable en la isla del tesoro y en compañía de sus amigos

Hola soy Juan, hace bastante que no escribía algún relato, pero aquí les tengo mi última historia.

Corría el principio del verano del 2000 cuando junto a un grupo de amigos, uno de ellos tiene una pequeña lancha, decidimos alquilar una casa en una Isla del Delta del Paraná.

Para los que no conocen, La Ciudad de Buenos Aires, donde yo vivo, posa en una de las laderas del Rio de la Plata, el Río más ancho del mundo, desde el norte de la Argentina, otro Río, el Paraná recorre múltiples provincias hasta su desembocadura en el Río de la Plata, bueno, esa desembocadura, que se extiende por varios kilómetros, forma lo que aquí llamamos el Delta del Paraná, allí hay un sinfín de Islas y canales donde se practican todo tipo de deportes náuticos y a su vez hay muchísimas casas de descanso.

Bueno volviendo a los hechos, como les contaba decidimos alquilar por un mes una hermosa casa tipo tailandesa, con excelentes comodidades, para hasta 18 personas, nuestra idea fue desde el principio usarla como recurso para numerosas fiestas, pero ninguno se imaginó lo que vendría.

El primer fin de semana que nos juntamos en la casa convocamos a distintos amigos y amigas, nosotros los anfitriones, éramos 4, Marcelo, Adrián, Luciano y Yo, a eso le sumamos a Jorge que llego con su novia Macarena, Roberto un amigo de Adrián, Paula y Vero, dos amigas de Macarena, y por ultimo Julieta, Natalia y Karina tres amigas mías de la Facultad que hacía tiempo no veía.

Nosotros nos encontrábamos allí desde el jueves, los demás arribaron con las primeras horas del sábado que transcurrieron entre excursiones de esquí, mucho sol, y prolongados baños en el Rio, ya sobre las tres de la tarde nos aprestamos a almorzar un exquisito asado, preparado magníficamente por Julián , el casero del lugar, que valga comentar, en los días anteriores ni había aparecido, pero ante la exultante presencia de los voluptuosos cuerpos de la mayoría de las chicas, desde la mañana, no se nos despegaba, seguramente para no perder detalle.

Sin dudas la que más llamaba la atención era Paula, una hermosa morocha de tez trigueña, 28 años, hermosos ojos verdes, unas piernas largas que terminaban en un hermoso culo en forma de Corazón, sus pechos eran de la medida justa debería ser 95/100 de talla, con dos frescos pezones que permanecían parados todo el día, virtud de salir y entrar del agua constantemente y que se dejaban ver a través de su pequeñísima bikini blanca.

Vero su inseparable amiga era rubia, también 28 primaveras, con cara de muñequita, quizá con unos kilos de más pero bien distribuidos y unas enormes tetas. Macarena, la última de este grupo de amigas, también rubia, la chiquilla del grupo 26 años y muy bonita, era de cuerpo normal, quizá yo la veía con otros ojos por tratarse de la novia de un amigo, pero es de esas mujeres que cualquiera encararía en un boliche, sobre todo por ese andar sensual que las mujeres altas saben tener.

El otro thresome femenino estaba compuesto por tres amigas mías de la facultad, Julieta una ex mía de hermoso físico ,a pesar de ser la veteranita del grupo con 31 velitas sopladas (por el cumpleaños digo) ella es personal trainer y se mantiene de primera, un culo firme y bien formado y unos pechos no muy grandes pero de gran redondez y firmeza, Nati casi su hermana en cuanto a la relación que las une con sus 29 años era castaña, tengo que admitir que los años de seguro le fueron sentando más que bien, ya que yo la recordaba medio gordita, pero gracias a interminables cesiones de gimnasia junto a Juli, se había convertido en un gran ejemplar de mujer, con grandes atributos, pero muy bien puestos y de gran firmeza, y por ultimo Karina, si les dije que la que más llamaba la atención era Paula, tuvo sin duda que discernir el puesto con Kari castaña. 1,70 cmts. largas y hermosas piernas, 30 años un porte de potranca, con el culo bien parado, este mostraba una hermosa piel durazno, hermosos pechos aunque no muy grandes, y unas facciones muy sensuales, sin llegar a ser muy linda, era extremadamente atractiva.

Como imaginaran estábamos más que bien acompañados, nosotros por nuestra parte éramos asiduos deportistas por lo que nos encontrábamos en buena forma, Marcelo es alto y robusto de tez clara y bien morocho, Adrián es flaco, pura fibra, 1,75 más o menos gran futbolista, Luciano era el más zafado de nosotros y se puede decir, el más fachero, un ganador nato en cuanto a mujeres se refiere, su pasión por el golf lo mostraba bronceado todo el año, su rostro mostraba arrugas, pero de esas que tienen los deportistas, ojos celestes y un físico escultural en su metro ochenta, Jorge mi otro amigo es un perfecto ejemplar delo que uno puede llamar flaco, bien delgado casi sin un gramo de grasa en su cuerpo, alto y rubio. Roberto al que yo no conocía era un ser humano común y corriente 1,75 cmts. Castaño, de físico normal, aunque con grandes brazos y por lo que me había comentado Adrián guardaba una gran sorpresa entre sus piernas, por ultimo Yo, mido 1,78 76 kilos, tengo un buen físico, soy castaño de ojos marrones, también muy curtido por el sol producto de la constante vida al aire libre.

Bueno como les decía nos encontrábamos de sobremesa sobre las 5 PM, contando diferentes historias y chistes, algo subidos de tono producto de la ingesta de un exquisito vino tinto mendocino cuando Adrián sorprendió a todos con la propuesta de fumar un porro, no sorprendió por la propuesta, sino por la forma en que lo dijo, con algo de timidez, expreso: «Les cae mal si me prendo un porrito», todos estallamos en risa y Macarena le contesto que de la única manera que caería mal era si no convidaba, así fue que fumando y riendo se nos presentó la noche, Julián el casero, un hombre flaco hombre bien de la zona , de larga cabellera en sus cuarenta y tantos, nos ofreció calentar la carne sobrante para probar unos sándwich, cosa que aceptamos de inmediato, en ese momento nos encontrábamos echados por toda la galería de la casa, algunos en reposeras otros sobre almohadones y otros como Macarena y Jorge acurrucados sobre una lona en el pasto, más que mimosos por cierto, en un momento Julieta mi ex se me acerco con la excusa de ofrecerme algo de beber y de recostó con migo en la reposera, lo que produjo todo tipo de exclamaciones por parte de los demás, así como: «esta sí que va al frente», «sabe lo que quiere y lo busca», comentarios que lejos de amedrentarla la impulsaron a agarrar mi cara y propinarme un apasionado beso, para luego y haciendo una pausa en su arremetida, mirar desafiantemente a los demás y decir: «No he venido hasta aquí a perder el tiempo como Uds. que mueren de ganas pero no se atreven» y luego continuo incrustando su lengua en mi boca, fundiéndonos ambos en un apasionado beso que rápidamente me electrifico el cuerpo y dio paso a distintas caricias.

Marcelo atónito no emitía palabra, Adrián que charlaba amigablemente con Paula, reacciono dándole un sorpresivo beso a esta que sorprendida sí, pero agradecida a la vez respondió acostándose en el almohadón que compartían e invitándolo a continuar, Luciano definitivamente lanzado se levantó de la silla que ocupaba y dirigiéndose a Vero mientras le comentaba que ahora podían pasar de la miraditas insinuantes a la acción prácticamente se le abalanzo encima, Roberto reacciono y tomo a Nati por las manos invitándola a sentarse sobre el cosa a la que ella accedió gustosa, por ultimo Marcelo que seguía petrificado, víctima de una increíble timidez, no pudo casi reaccionar cuando Karina se le acerco y comenzó a besarlo.

En un instante todo había mutado de una charla entre amigos a una muy caliente situación en la que cada pareja avanzaba sin prejuicios a un festín sexual.

Era increíble mirar de reojo mientras me ocupaba de besar los firmes pechos de Juli como Luciano masturbaba a Vero corriéndole a penas la tanga del bikini, o como Marcelo ya definitivamente embalado lamía suavemente los pezones de Karina, más avanzados aún se encontraban Adrián y Paula ya que este, con los ojos en blanco y la cabeza hacia atrás disfrutaba de una espectacular mamada de Paula, en ese momento escuche a Macarena y Jorge emitir sendos sollozos de sorpresa, cuando por fin se percataban de lo que sucedía a su alrededor, mientras ellos acurrucados y tapados se disfrutaban el uno al otro como dos enamorados, girando rápidamente pude ver en los labios de Maca un pequeño hilito de líquido blanco, evidentemente ellos si no habían perdido el tiempo.

En ese mismo momento se apareció ante nosotros Julián, si nosotros estábamos sorprendidos imagínense el, en cuestión de segundos algo creció en sus pantalones un bulto fenomenal, el no sabía a donde enfocar su vista, sus ojos no podían estar más abiertos, fue en ese momento cuando escuche lo más sorprendente de todo este evento y fue a Jorge diciéndole a Julián: «Veni campeón que acá te van a atender como necesitas, Macarena aún más sorprendida, miro a su pareja con una expresión de entre sorpresa y excitación extrema, Julián no perdió el tiempo y se paró al lado de ella y bajo su malla dejando al descubierto un enorme falo que debía de tener 20 cmts. Pero además era extremadamente gordo, Macarena arrodillada junto a Jorge aun bloqueada por la situación, miraba intermitentemente a Jorge y al aparato del casero, al tiempo que Jorge le decía: «me vas a decir que no tenés ganas de clavarte eso?», no falto más Maca lo agarro en sus manos, levanto la vista, miro a Julián a los ojos, le sonrió y comenzó a tragarse cuanto podía de aquel ejemplar de verga.

Lo que sucedió luego me explico completamente la actitud de mi amigo Jorge, se paró y a veloz paso se situó a un lado de donde Paula cabalgaba a Adrián con frenesí ,esta con los ojos cerrados no lo vio venir pero reacciono al sentir como Jorge le situaba la pija entre sus labios, primero cuando lo miro a los ojos, lucio asustada, luego volteo, y con una inequívoca mueca de sorpresa vio cómo su amiga deglutía la humanidad del casero, por lo que en un segundo volvió hacia el aparato de Jorge y lo trago golosamente, evidentemente ahí había cuentas pendientes.

Yo me encontraba a mil, siendo cabalgado por ese perfecto físico de Juli, era increíble ver una mujer moverse tanto pero que sus pechos a pura firmeza resistieran el propio balanceó de su cuerpo, por mi falta de concentración, en mi propio polvo, al estar mirando a todos los demás no conseguía correrme. Cosa que mi pareja debe haber logrado 2 o 3 veces, así que la pare, ella abrió los ojos sorprendida y me miro, le dije: «date vuelta y ponte en cuatro que te voy a romper la cola le dije», ella sonrió maliciosamente y cumplió con mi orden, arqueo su espalda, acomode mi pija encharcada en sus flujos, entre sus deliciosas nalgas y comencé a presionar, al principio costo, aunque fue el entrar de la cabeza nomás, Juli era una veterana en estos quehaceres y tardo poco en dilatarse, mi brillante aparato de medidas creo muy normales 17 x 5 cts. Era devorado por ese hermoso culo, al tiempo que nuestros gemidos componían una dulce sinfonía de placer. Nosotros continuábamos en nuestro lugar original en la reposera de plástico blanco, allí mismo y ante mi inicial sorpresa se situó Marcelo, una rápida mirada a lo que sucedía a nuestro alrededor me puso a tono con los cambios de escenario, Jorge que parecía no querer perder esta oportunidad de hacer suyas a las amigas de su novia, le daba violentamente por el culo a Vero, mientras esta degustaba la pija de Roberto, que por cierto era de grandes dimensiones tanto que ella parecía no poder introducir más en su boca y sin embargo debía quedar más de la mitad fuera, Nati casi desaparecía debajo de Luciano mientras este la penetraba hasta el fondo, Macarena, encariñada con Julián, lo recibía por atrás mientras gemía a gritos de puro placer, Karina y Paula recibían alternativamente a Adrián en sus bocas, Marcelo me pidió penetrar a Juli, así que saliendo de su culo ella solo inclinándose hacia delante recibió en su húmeda concha la estaca de Marcelo que agarrándola de las axilas comenzó un mete y saca de película, yo con mi miembro en la mano busque mi próximo destino, cruce mi mirada con Paula y no hicieron falta palabras ni gestos, ella se incorporó, se dirigió hacia mí y arrodillándose nuevamente trago mi falo, no por mucho tiempo ya que casi enseguida le pedí penetrarla, «por atrás le dije». «Nunca lo hice» me dijo, esto me puso a mil, le dije que estuviera tranquila, la di vuelta suavemente se costó boca abajo y hundí mi cara en sus nalgas para lamer su inexplorado orificio a conciencia a la vez que poco a poco introducía un dedo con un masaje circular para dilatarla lo suficiente, después de unos 10 minutos de masajes tanto con mi lengua como con mis dedos logre introducir dos dedos en su culo y decidí emprender la conquista de ese delicioso orificio, al incorporarme, pude ver que Nati y Luciano compartían un cigarrillo mientras observaban como Macarena cabalgaba a Roberto al tiempo que mamaba la pija de Marcelo que había abandonado a Juli en manos de Jorge y Julián que como íntimos amigos sonreían mientras la penetraban doblemente Jorge por delante y Julián por detrás, Karina recibía ahora a Adrián por detrás. Poco a poco comencé a entrar en Paula concentrado ahora en mi tarea no me percaté de que tanto Luciano Y Nati, como Karina y Adrián, se colocaron a mi lado y comenzaron a alentar a Paula, que con muecas de dolor poco a poco iba tragándome todo en su ano, por fin mis huevos chocaron con sus nalgas, esto fue recibido con aplausos por los demás, lentamente me retire de ella para volver hasta el fondo, a las pocas embestidas ya no recibía resistencia y los quejidos eran ahora gemidos, que se transformaron en palabras: «rómpeme toda que me está encantando», «por favor no pares», esto pareció excitar sobre manera a Luciano, ya que su miembro volvió a crecer, Paula al ver esto lo tomo en su mano y lo llevo a su boca inmediatamente Karina se agacho a su lado y entrelazando su boca con la de Pau comenzó a chupar también, Nati se colocó al lado de Pau y en la misma posición rogó a Adrián que ella también quería de aquello, este no tardo ni un segundo en empalmarse a pleno y sodomizarla, no aguante más me corrí entre gritos en el culo de Paula, al salir y mientras Paula aún se recuperaba, apareció Jorge y la clavo nuevamente, lo mismo paso con Nati, fue bañada de esperma en su interior rápidamente por Adrián, pero Julián tomo su lugar inmediatamente, tanto Adrián como yo recibimos una limpieza exhaustiva por parte de Karina, y poco a poco nos fuimos sentando en las reposeras junto a Juli que fue la primera en decir basta, le siguió Macarena que yacía a su lado, ahí fuimos a parar Adrián y Yo, compartimos un cigarrillo, Julián y Nati se acercaron en seguida junto a Karina, Luciano dormitaba en una colchoneta a nuestro lado, todos ahí, fumando juntos y satisfechos reíamos y comentábamos lo increíble de lo que habíamos realizado, mientras Jorge, debo decir la estrella de la Fiesta por resistencia y perseverancia, continuaba taladrando el culito de Paula, hasta que por fin a cabo en ella y ambos cayeron rendidos en el parque entre interminables gemidos, riendo y con una gran cara de satisfacción se aproximaron a nosotros , bebimos algo algún que otro cigarrillo, y uno a uno nos fuimos retirando a las habitaciones a descansar, había sido una noche seguramente inolvidable para todos.

Al otro día continuaron sucediendo cosas, pero eso queda para la próxima.

¿Qué te ha parecido el relato?