Nuestra fantasía erótica

Después de 5 años de casados tenemos una bellísima relación de amantes/amigos basada en la sinceridad y respecto reciproco y nuestra vida sexual sigue siendo muy activa, alimentada también con las fantasías eróticas que en nuestros momentos mas íntimos nos contamos, aumentando así el morbo y la excitación.

Mi sueño es de encontrar otro matrimonio para intercambiar de pareja y hacer el amor todos juntos en el mismo cuarto, pero mi esposa es mucho mas posesiva y no queriendo compartir con otra mujer, prefiere tener a otro hombre en nuestra cama solamente para ella.

Vivimos en una ciudad Sudamericana con un clima de eterna primavera, verdes colinas, preciosas playas a pocos kilómetros y fantásticas mujeres, pero en este paraíso, a causa de mi profesión, tenemos que ser muy discretos y nos resulta algo difícil realizar nuestras fantasías.

En ocasión de unos viajes de negocios en París y New York, hemos visitado unos clubs privados por intercambio de parejas, pero el ambiente no nos gusto’ así que un día decidimos de enviar este mensaje a un sitio internet:

Elegante y atractivo matrimonio Italiano, sin experiencia pero con muchas fantasías, ambos heterosexuales, desea encontrar pareja similar o hombre solo para amistad muy particular…

Karla: 30 años – cabellos y ojos negros – mt 1,70 – kg 65 – boca carnosa – tetas pequeñas – largas piernas – nalgas de enseño y … un verdadero volcán!

Luca: 45 años – bronceado – cabellos sal/pimienta – ojos verdes – mt 1,85 – kg 85 elegante – refinado y amante insaciable !

Después de muchas respuestas sin interés, al fin llego’ un e-mail de un tal Stefano:

un chico de 24 años, que quiera tener una experiencia sexual con una pareja casada.

En las fotos que nos había enviado se veía un tipo muy bien: alto, moreno, cabellos negros, cuerpo bronceado y musculoso por los deportes de playa.

Era en verdad muy atractivo, pero mi esposa fue’ tomada por el panico y dijo que este muchacho era 6 años mas joven que ella y que prefería un hombre mas maduro, con experiencia, que sabia como comportarse en estos casos… etc..etc..

A mi, al contrario, el tio me interesaba muchísimo porque habría sido mucho mas fácil dominarlo y volverlo «escavo» de nuestros placeres….

El muchacho también se había quedado impresionado por la fotos de mi esposa y nos escribía casi todos los días pidiéndonos una cita para conocernos y al fin, después de tanto insistir, Karla acepto’ de encontrarnos para tomar un aperitivo en el bar de un famoso hotel de la ciudad.

Cuando llegamos a la cita el muchacho se levanto’ para recibirnos y ofreció una orquídea a mi esposa, agradeciéndola por haber aceptado la invitación y este elegante gesto la convenció a bajar gradualmente sus defensas.

Durante la agradable conversación que siguió pudimos comprobar que era de una muy buena familia, que trabajaba en la empresa de su padre y que era recién casado con una linda joven desafortunadamente no muy interesada en el sexo.

(Que lastima !)

El tiempo paso’ volando y nos despedimos con la promesa de llamarlo pronto para fijar una nueva cita y cenar juntos unos de los próximos días.

Regresando a casa mi esposa me comento’ que el tío le había parecido bien educado, respetuoso y mas maduro que su edad… admitiendo que le gustaba bastante y que… Si… habíamos al fin encontrados nuestra «victima».

Esta noche estábamos tan excitados que hicimos el amor como nunca, pero una vez calmada nuestra pasión, decidimos de no tener mas relaciones sexuales hasta el día del encuentro, para aumentar nuestro deseo y desfogarlo con nuestro amigo !

El día siguiente llame’ al Hotel para reservar una mesa para tres en el restaurante y una suite para la noche del próximo sábado y, inmediatamente después, envié este e-mail:

Hola Stefano,

Mi esposa se quedo’ encantada contigo !

El próximo sábado, a las ocho de la noche, vamos a festejar su cumpleaños en el restaurante del mismo hotel donde nos encontramos ayer.

Si quieres… tu seras su regalo de aniversario…

Se puntual a la cita y conserva todas tus energías para entonces !

La respuesta no tardo’ mucho… y Karla me llamo’ a la oficina para leérmela:

Gracias por invitarme !

Pero esperar tanto tiempo me volverá loco !

No faltare’ a la cita y estaré esperándolos bien antes de las ocho !

Besos: Stefano

Bueno: la espera no fue fácil tampoco para nosotros !

Miércoles, Jueves, Viernes… Los días eran interminables y las noches en la cama juntos sin podernos tocar… fueron una verdadera agonía !!!

Al fin llego’ el tan suspirado sábado: nos levantamos tarde, Aida paso’ casi todo el día en su Instituto de Belleza y cuando regreso’ era una explosión de sensualidad !

Su piel era suave y perfumada, las uñas de sus manos y pies pintadas en rojo vivo, su maquillaje exaltaba sus grandes ojos negros y su maravillosos labios carnosos, el peinado de su cabello era vaporoso y dejaba descubierto su cuello atira-besos…

Una vez mas tuve que controlarme para no jalarla en la cama… pero algo mucho mas «interesante» nos estaba esperando mas tarde !

Escogimos juntos una provocante braguita negra de encaje que a penas cubría el vello de su pubis, un vaporoso vestido de seda de color negro con un generoso escote y un con largo corte atrás y unas sandalia con tacones, que hacían todavía mas lindas sus largas y preciosas piernas.

Arriba no puso nada porque sus pequeñas tetas son tan firmes que no necesitan algún sostén y decidimos que era una lastima no dejarlas libres !

Dos perlas ornaban sus orejas y un simple collar de las mismas hacia relucir su piel bronceada.

Entrando en el Hotel atraíamos la atención del personal y de los clientes con su porte elegante y seguro.

A cada uno de sus largos pasos el vestido se abría dejando aparecer sus piernas hasta los muslos y con el movimiento sus tetas bailaban con gracia empujando sus prepotentes pezones contra la tela del vestido.

El muchacho, que nos estaba ya esperando, se quedó mirándola con cara de bobo sin poder hablar, lo que provoco’ una sonrisa complacida de mi esposa.

Nos fuimos enseguida al restaurante, el Maitre de Hotel nos acomodo’ en la mesas que yo había reservado cerca de la terraza y ordenamos unos platos ligeros acompañado con champagne.

Durante la cena los tres estábamos muy excitados y nerviosos… era la primera vez para todos, el muchacho se la comía con los ojos, los clientes de las otras mesas nos miraban con disimulado interés y teníamos miedo de encontrar algunas de nuestras amistades…

Para no perder mas tiempo terminamos la cena sin postre, nos fuimos a la recepción para buscar la llave y nos dirigimos a los ascensores para alcanzar rápidamente nuestro cuarto situado al sexto piso.

La situación era tan erótica que abriendo la puerta para dejar entrar mi esposa y su «regalo de cumpleaños» sentía mi corazón latir a millón y sentí en mi miembro las característica vibraciones de una inminente erección !

Abrí la ventana para que entrara la briza y la música del bar, dejando que el cuarto fuera iluminado solamente por la luna y la lampara de la terraza.

Habíamos llegados al momento «fatal» … pero el muchacho, temeroso y sin mucha experiencia, no sabia como empezar… entonce tome’ a mi esposa por atrás y besándole suavemente su cuello, baje’ los tirantes de su vestido dejando aparecer sus turgidas tetas que por la excitación puntaban al cielo !

A este punto el muchacho tomando valor se acerco’ y cuando Karla doblo’ su cadera atrás para ofrecerle sus senos, no pudo contenerse mas y su pasión exploto’ con toda la fuerza de sus 24 años!

Su boca buscó la de mi esposa pegándose en un beso interminable, pues paso’ a sus tetas para chuparle los pezones que estaban erectos y duros como piedra mientras sus manos bajaban acariciando sus formas y se introducían en el corte del vestido para explorar con avidez todas sus intimidades…

Karla tenia sus ojos serrado y de sus suspiros…siempre mas fuertes, me di cuenta que ella también estaba perdiendo el control !

Nunca la había visto tan excitada: lo besaba con pasión chupándole con avidez la lengua, le mordía los labios y gemía a cada una de sus caricia !

Sus inhibiciones habian desaparecidos completamente: con manos temblantes por el emoción, abrió su camisa para acariciarle el pecho… pues sus manos bajaron…

…. abrieron el pantalón del muchacho y introduciéndose en su interior para sentir su virilidad…. emitió un suspiro mucho mas lánguido y sonoro !!!

El morbo me había provocado una tremenda erección y el espectáculo era demasiado bello para perderlo, decidí entonces de dejarlos solos para mirarlos sentado en el diván que estaba de frente a la cama y no pudiendo resistir mas, saque’ mi polla rígida como un palo y empece a masturbarme ….

Karla seguirá contando su parte.

¿Qué te ha parecido el relato?