Empleada eficiente

Empleada eficiente

En las horas de la tarde los insectos, principalmente los mosquitos, hacen la vida imposible en esta ciudad húmeda entre los ríos, que la cobijaron en su segunda fundación, la plaza principal es una zona de encuentros de los personajes del poder, que caminan por la casa de gobierno, tribunales, la catedral o el colegio de los jesuitas.

Allí estaba ella Cristina sentada, pensando que hacer, sus 22 años, la favorecían en la tersura de su piel, su cuerpo era casi perfecto, demasiado delgada, le habían dicho en el hotel, no servía como mucama, la necesidad de trabajo era ya acuciante, sus padres desocupados de una empresa importadora, no le podían costear los estudios ni siendo gratis, puesto que esto requería transporte alimentación, libros.

La esperanza era nula, solo le quedaba ir a esa casa donde requerían servicio domestico (con cama adentro) toco el portero, una voz juvenil se escuchaba, como tenia cámara visor, le preguntaron que quería , su respuesta transformada en pregunta:

¿Acá es donde piden una mucama con cama?

No recibió otra respuesta que un !ya voy!

Abriendo la puerta una chica un poco menor que ella la cual la invito a pasar, el departamento era amplio, con pieza de servicio, la familia un matrimonio ambos jóvenes, delgados, ella profesora de ingles le decían Mary (39), el Elvio (43)abogado y la joven recién egresada del colegio las adoratrices, era Elda (17)

Le dijeron que tenia que preparar el desayuno, ayudar en la cocina, limpiar , luego a la noche igual con la cena, al preguntarles si podía ir a la facultad, la respuesta fue, un si, pero no hay que olvidar las obligaciones.

La remuneración, la comida, la cercanías de la facultad de administración donde ella cursaba el tercer año, facilito las cosas.

A la semana, una bisagra con cada uno de los componentes de la familia se fue armando, una mañana quedo sola con Elvio (43) el abogado , cuando sintió su mano en sus cachas, se dio cuenta que la cosa venia pesada (si bien no era ninguna virgencita ) sabido era que ese señor quería hacerle el amor gratis , dentro de las mismas remuneraciones, se dio vuelta, tomando su falo con la mano, le dijo en tono suave pero sostenido.

Señor , si usted quiere, por favor arreglemos precio. Tiene que saber que necesito dinero, si bien usted me atrae, no quiero dar nada gratis.

A la pregunta de¿ cuanto?, se limito a decirle, doctor me da trescientos por mes y mi cuerpo esta a su disposición en las oportunidades que quiera, dentro de la casa.

Al darme ese dinero, sabiendo que la señora y la hija no llegarían por un rato, mi pieza se transformo en el bulín nuestro, casi todas las mañanas de lunes a viernes, mi amante el jefe del hogar, sacudía mi frágil cuerpo, prostituido por necesidad.

Eso era lo que podría pensar el, pero gracias a ese ejercicio, mis formas mejoraron, pudiendo hacer con el doctor, todos los juegos aprendidos con mis primos y noviecitos desde los catorce años, mamarlo , succionándolo sin dejar leche en ninguna parte de su miembro, cabalgando frenéticamente en un entre y saca sobre ese falo, los sábados y domingos lo extrañaba.

En una noche del miércoles, marido y mujer habían viajado a Paraná a una reunión del Rotary, Elda se había quedado y empezamos a charlar, la niña estaba verdaderamente entusiasmada con el sexo, su internet, le mostraba, según ella era virgen, pero quería dejar de serlo, quería crecer.

En un momento determinado, se sentó en el sillón de living y la llamo que sentara a si lado , al hacerlo, su mirada pedía a gritos que la besara, nunca lo había echo con una mujer, pero esta chica era verdaderamente un polo de atracción.

Su boca se abrió enfrente el movimiento de su lengua y el beso llego, no quiso separar nada, se quedo quieta dejándola hacer, refregaba los senos con sus manos, hasta que tomo su mano llevándola a su vagina, el flujo en sus bragas, empapadas, movió a un contacto más fuerte la llevo a su cama , en un 69 sintió su primer acabada, las lengua entraban y salían.

Ambas chupaban sus jugos, las caricias siguieron por un buen rato, de repente se levanto y trajo desde su habitación, un consolador, al preguntarle donde lo había conseguido no contesto, poco después se entero que lo había comprado en una farmacia del barrio de la universidad.

No lo había usado, me dijo si podía desvirgarla, al comentario que es mejor que sea un hombre, sus palabras fueron terribles, no yo quiero que seas vos, no me gustan los hombres, me gustas vos, quiero esto adentro mío, blandiendo el aparato, el cual me parecía , totalmente frío.

No pudo, le pidió que vaya a su pieza, al otro día las manchas de sangre en sus sabanas, indicaban los hechos, fue el viernes que se quedaron solas nuevamente, esa vez accedió a jugar con ella, su sonrisa al recibir ese garrote dentro , manifestaba su goce.

A los cuatro meses, mi trabajo resultaba bárbaro, el patroncito me dejaba contenta y yo a el, mi niña, me ayudaba en todo y yo a ella, mientras entre ambas escondíamos sus preferencias lesbianas.

Mis estudios mejoraban.

Fue una tarde de agosto, cuando estando en la facultad Elda y el jefe de viaje a Rosario, siendo las cinco de la tarde, Mary hacia ejercicios en el living, el teléfono sonó y una sonrisa, que denotaban sexo se marco en su cara, me llamo y directamente me dijo sino la acompañaba en una aventura con dos preciosuras que había conocido.

Al poner cara d espanto, me freno en seco

!!! Te tengo que explicar que tengo un tipo que me interesa y le dije que yo tengo una amiga para su amigo y que se que te encamas todas las mañanas con mi marido!!!

Me cambie y allá subimos las dos en un hermoso auto , al llegar a una quinta y entrar por unos portones que la hacían parecer una cárcel, recién tome conciencia que el varón que me toco era, una hermosura «tenia razón la Mary» ella se desnudo directamente, su cuerpo estaba a la par del mío pese a la diferencia de años, mi compañero me invito a la ducha, donde me hizo sentir su fuerza penetrándome vaginalmente por debajo de mis cachas, el creía que era la amiga y yo no le decía nada, creía que era casada, menos me dedique a gozar, en un momento determinado su «amigo» estaba detrás de mi mientras chupaba el clítoris de Mary, una luz roja se reflejaba en el espejo, pegue un grito.

!Nos están filmando!

Mary se puso furiosa, buscaba la cámara descontrolada, mientras estos tipos, se vestían, yo la encontré, pero no sabia como se manejaba, tome mi ropa me encerré en el baño, me cambie, cuando salí, Mary lloraba en el sillón, al ver la cámara se tranquilizo.

Desde ese entonces somos inseparables, más de una vez salimos juntas con mis conquistas o las suyas, cuando su marido se va.

No hay dudas soy una empleada eficiente.

¿Qué te ha parecido el relato?