Síguenos ahora en Telegram!

La inundación

La inundación

Eran las 10:00 de la mañana de aquel día domingo, que como todos los domingos me encontraba durmiendo y sin nada que hacer, solo esperando que llegaran mis padres ya que, eventualmente salían de compras los fines de semana y regresaban a las 2:30 o 3:00 para almorzar y conversar.

Suena el timbre y siento golpear la puerta muy fuertemente, logro despertarme y al levantarme noto que todo el piso de mi departamento se encuentra inundado, corro hasta la puerta y al abrirla está mi vecino, el conserje y otro señor que sería el cerrajero quien se disponía a abrir la puerta suponiendo que no estuviera nadie.

Todo ello, por que había ocurrido una avería en el baño de mi casa y el agua se desbordó hasta alcanzar al departamento contiguo, inundándolo también.

Ellos inmediatamente me dijeron que tenían buen rato llamando y tocando el timbre y que nadie contestaba y que si no se reparaba rápidamente la situación el agua podría llegar hasta el piso de abajo en el que se encontraba un local dedicado a la venta de alfombras persas lo que sería peor, y que por ser domingo dicho local estaba cerrado y no podrían localizar al dueño.

Yo estaba muy aturdida, entre el sueño, la noticia, la inundación y el sobresalto de la situación. En ese momento me di cuenta que solo vestía un camisón muy pequeño y mi ropa interior, y fui rápidamente a ponerme algo más decente.

No podía creer lo que estaba pasando, en pocos minutos tres personas habían entrado en mi casa y empezaron a recoger el agua y a reparar la avería, que no había sido nada más que una llave mal cerrada, que me imagino estaría así desde las 6:00 de la mañana que fue cuando se fueron mis padres.

Mi vecino, quien es un hombre de unos 40 años, pintor, estaba furioso ya que varias de sus pinturas que iba a exponer en una galería se habían dañado por el agua y no podían ser reparadas, por lo menos para el día de la exposición.

El cerrajero, quien se estaba portando muy amablemente en ayudarnos a drenar el agua, trataba de calmar a mi vecino, pero éste se enfurecía más.

El conserje, que también tendría unos 40 años era bastante extraño y alguna vez había tenido una pelea con mi padre y casi lo despiden, con lo que siempre se alegraba cuando algo nos salía mal en la familia.

Pasó como una hora y media, ya casi estaba seco mi departamento, entonces el cerrajero se fue y le di las gracias y me comentó que vendría dentro de una hora ya que había tratado de forzar la cerradura de mi casa y la repararía. Justo después mi vecino junto al conserje se dispusieron en ir a su departamento para también recoger toda el agua que había llegado hasta allí, pero con un tono aun de furia me dijo:

– Bueno, ahora lo justo es que nos ayudes a secar mi casa ¿no?!!! – Sí no se preocupe, yo le ayudo (respondí lógicamente) Y fuimos a recoger lo que había sido una literal inundación, rápidamente empecé a drenar el agua hacia el desagüe y a levantar del suelo las obras de arte de mi vecino, en ese momento sin quererlo, se me resbala una de las pinturas (la más grande) y cae al suelo, resquebrajándose y perdiendo por completo la esperanza de mi vecino de repararla.

– Que mierda hiciste?!!!! La mejor obra de mi exposición, la rompiste, la puta madre!!!! – Discúlpeme, fue sin querer, se me resbaló.

– No servís para nada salí de aquí (y se acercó para darme una cachetada) – No!! Por favor (splatsss,) Ahhhiii no me pegue!!!!.

Junto a mi llanto se escucharon las carcajadas del conserje quien no paraba de reírse de la situación.

Trate de correr y salir de allí pero lo resbaloso del piso mojado hizo que me cayera al suelo pegando con la cabeza contra un mueble y quedando tirada en el suelo boca abajo casi inconsciente.

En ese momento y sin esperar un segundo mi vecino se abalanzo sobre mí y empezó a quitarme el short que me había puesto, yo casi no pude reaccionar porque el golpe en la cabeza me había dejado muy mareada.

– Que hace déjame tranquila. Basta!!! (El se encontraba sentado sobre mis piernas y yo boca abajo con lo que casi no podía moverme ni voltearme para zafarme) – Ahora cállate o te cago a golpes (gritaba furioso) – No por favor, que quiere de mí, yo le reparo las cosas que he dañado, pero déjeme tranquila.

Que mierda vas a arreglar, estúpida, te crees Miguel Ángel ???. .Forra !!!! –

Yaaaaa, Nooooo, déjame !!!.

En ese momento el conserje, siempre riéndose se acercó y me tomó por los brazos y me los coloco con fuerza detrás de la espalda inmovilizándome.

Cogétela ahora. . Dale, dale que yo te la aguanto (dijo el conserje)

Nooooo, por favor, me siento mal, me hacen doler !!!

Mi vecino me corrió la bombacha hacia un costado, se escucho rápidamente el sonido de la hebilla de la correa y la cremallera del pantalón y sin pensarlo intento varias veces meterme la poronga en el culo, pero no pudo por lo incomodo de la posición.

En ese momento mi vecino más furioso aún me tiró de los pelos y me grito – Levanta el culo!!!!! O te meto una brocha (con las que pintaba que se encontraban tiradas por todos lados) y te rompo el culo que va ha ser peor. Rápidoo!!! Ya!!

– No por favor, basta (llorando) No lo haga, espere por favor, espere. .

– Es que no me entendiste.

En ese momento, abrió mis piernas en la posición en la que me encontraba y tomo una brocha.

– Nooooo se lo ruego, eso no, hago lo que quiera por favor. .

– Así me gusta desgraciada.

Ja ja ja ja ja ja jaaaaa se reía el conserje. Levante mi culito y respire profundo, resignada. Mi vecino se dio nuevamente a la tarea y lo logró, me metió la punta de la pija en el culo rápido y de un golpe, luego paró ahí.

Me dueleeeee aaaaahhhhhhh, que dolor, ya ya ya, no aguanto por ahí me duele mucho por favor. !!!

Dije que te callaras, y de un golpe me metió el resto de la pija en el culo y empezó a meterla y sacarla sin contemplación

No puedo más !!! el dolor era tan grande que sentí que me desmayaba.

Vamos a hacer una cosa, porque estás demasiado apretada y me estoy raspando, te portas bien y lo hacemos bien o sino me va a importar una mierda y te rompo el culo con todas mis ganas.

Está bien basta no aguanto (no me quedó remedio)

El conserje, me soltó y me dijo: – A mi también tienes que consentirme y así me olvido de la venganza que le tengo prometida a tu viejo y estaremos todos felices. El mareo, los golpes, el dolor de cabeza me hicieron decir:

– Lo que quieran pero terminemos con esto, me siento demasiado mal y me duele mucho, por favor.

Me levantaron del suelo y me llevaron al centro de la sala en el que había un gran sofá.

Mi vecino fue al baño mientras el conserje me desnudaba por completo y me obligaba a chuparle la pija, yo ya no pensaba en nada, tenía la vista en el horizonte.

Al principio parecía más chica pero luego comenzó a crecerme en la boca y era enorme.

El conserje envestía mi boca rápidamente pero sin tanta rudeza.

En ese momento mi vecino estaba detrás mío y me untaba crema en el culo.

Luego me empezó a meter un dedo, dos y me llegó a meter casi toda la mano en el culo mientras le decía al conserje lo chiquito que lo tenía y como me lo iba a romper.

En pocos segundos mi vecino se untó más crema en la poronga y me lo metió en el culo de un solo golpe, comenzó a moverse pero esta vez más pausado y rítmicamente, disfrutando cada milímetro que entraba y salía.

Lo metía hasta el fondo y yo sentía como sus huevos me tocaban la concha, empujaba tratando de meterlo más, luego la sacaba entero, apoyaba la punta en mi culo y me lo metía hasta el fondo nuevamente.

A mi aun me dolía pero un poco menos, sin embargo no dejaba de llorar y gritar cada vez que me lo metía completo, sentía una presión terrible adentro.

Siguieron los dos con su trabajo, sentía que habían pasado horas de sufrimiento, y mi vecino aumento el ritmo y la profundidad de su acometida.

De golpe comenzó a decir que me iba a llenar el culo de leche, me lo metió hasta el fondo y acabo dentro de mi culo, yo estaba casi adormecida de dolor, estuvo varios segundos más dentro de mí, y me lo sacó.

El conserje en ese momento me dijo: – Ahora me lo vas a chupar lo mejor que puedas, tratando de tragarlo y jugando con tu lengua. Yo voy a acabarte en la boca, así que preparate a tragarte todo,. . Si se escapa una gota de leche me vas a tener que chupar de nuevo.

Y así lo hice, me lo trata de tragar y movía mi lengua por la punta de su pija que estaba más grande y dura.

De pronto me agarró de la nuca, me empujó hacia él y me lo metió entero en la boca, sentí algo caliente que me golpeaba la garganta y empecé a tragármela por miedo a tener que chuparle la pija de nuevo, traté de que no se escapara nada pero era tanta la leche que salía que no pude evitarlo y se derramó un poco por la comisura de mis labios.

Hice lo posible, por favor, basta que me voy a desmayar. (le dije llorando y suplicando aun con su pene en mis labios) – Está bien pendeja, volá de acá!!!! Me dio otro bofetón justo en el sitio de mi frente donde me había golpeado anteriormente, y caí al piso aun húmedo y frío totalmente desmayada. El conserje se retiro de allí, mientras mi vecino descansaba en su habitación pensando en lo que haría para reparar sus obras.

Un rato más tarde, despierto sintiendo a alguien a mi lado, aun estaba en el piso desnuda. Para mi sorpresa era el Cerrajero quien me dijo: – Tuviste una fiesta de agradecimiento y no me avisaste – No es que ellos me. ..(No me dejo terminar de hablar , me puso una mano sucia y llena de grasa en la boca y la otra en mi conchita mientras me trataba de meter un dedo adentro, traté de zafarme pero mis fuerzas y mi mente no funcionaban – Esto si es un buen agradecimiento, voy a cogerme esta conchita chiquita que tenés !!! Seguro que todavía sos virgen por lo apretada que está !!!

Empezó a chuparme las tetas y a morderme los pezones me tocaba por todos lados mientras me metía un dedo en la concha y otro en el culo. Ya estás bastante mojada, me decía, parece que la pendeja quiere más !!! Sacó del pantalón la pija y me la hizo chupar un poco mientras me seguía metiendo los dedos en la concha. – Que divina que estás !!! tiernita y durita ojalá necesites que te arreglen las cerraduras más a menudo. De golpe me puso para atrás, me abrió las piernas y se puso arriba mío. Sentí como me apoyaba la punta de la pija en la entrada de la concha, y de golpe me la empezó a meter, me dolía mucho, paró a la mitad, me miró y de un solo golpe me la metió hasta el fondo.

Me estaba metiendo y sacando la pija de la concha, yo sentía como me llenaba de pija, me agarró de atrás y se dio vuelta, quedando yo sobre el – Vamos movete pendeja, a ver como se te mueven las tetitas. Yo ya no podía más y lo único que hice fue recostarme sobre su pecho totalmente mareada

Esta bien desde aquí también puedo hacer el trabajo yo jajajaja. (y siguió cogiéndome) mientras me empezó a meter los dedos en el culo.

Mi vecino que estaba saliendo de su habitación vio lo que sucedía y se abalanzó sobre nosotros, me hizo que se la chupara hasta que se le puso dura como una piedra, cuando me la sacó me dijo, ahora vas a poder tener dos pijas adentro tuyo y mientras se reía se puso atrás mío y nuevamente me metió la pija en el culo.

Yo me desmayaba del dolor y el mismo dolor me volvía a despertar, estaba tan llena de pija que ya no podía aguantar más, no terminaba de entender si era dolor o placer lo que estaba sintiendo.

Estuvieron los dos cogiéndome sin parar al mismo tiempo por adelante y por atrás durante varios minutos hasta que mi vecino le dijo al Cerrajero: – Vamos a acabarle los dos en la boca, que el conserje me dijo que la puta se traga toda la leche y que parecía que a la pendeja le gustaba, – Vamos pues, que yo ya casi acabo – Bueno dale, vamos a voltearla.

Me voltearon me pusieron de espalda al suelo me hicieron poner de rodillas y se pusieron uno a cada lado de mi cara masturbándose – Abrí la boca, putita a ver si con este jarabe alimenticio no te me desmayas más jajaja Y me acabaron los dos en la boca, diciéndome que me tragara todo.

Como algo se escapó y no pude tragarlo buscaron una cucharita de café y recogieron todo lo que había caído en mi rostro y en mis tetas y me lo hacían tomar y tragar.

Ya todo había terminado, estaba destruida, dolorida y absolutamente cansada, y mi vecino me dijo: – Ahora ni se te ocurra contar nada de lo que pasó, por que si no, no solo te agarro a vos de nuevo, sino que me violo a tu vieja y le hago un juicio a tu viejo por las pinturas rotas, me oíste, pendeja de mierda!!!!

Me puedo ir, ya? (le dije sin contestar a nada de lo que decía)

Si andate pero ya sabes lo que te va a pasar si llegás a abrir la boca.

A los dos días de lo que pasó, me venían a la mente los recuerdos de todo el sufrimiento que había pasado, y me decía a mi misma, «creo que si lo hubieran hecho con cariño y con dedicación probablemente me hubiera gustado. .quizás si les digo. .»

DESPUES DE LA INUNDACION

Casi dos semanas después de la inundación, estaba sufriendo de una confusión terrible, no sabia distinguir entre lo ocurrido y lo que hubiera querido, no tenía claro que sentir ya que por un lado me habían violado tres tipos, pero por el otro habían momentos donde había sentido un enorme placer.

Salí a pasear, desde ese domingo, nunca me quedaba en casa sola y me despertaba temprano para salir junto a mis padres, regresé a las 2:30 , hora para almorzar junto con mis padres y pasé por delante del local de alfombras que está en planta baja justo debajo de mi departamento.

Jovencita!!! Venga acá por favor, necesito hablarle (El dueño del local, quien era un señor Árabe y muy amable)

Dígame, que quiere (respondí rápidamente)

Necesito que me explique algo. .Fíjese que ayer entramos a unos depósitos que se encuentran en el fondo del local y sin explicarme por qué encontré un par de alfombras humedecidas

No puede ser!!! (respondí con miedo)

Si, y además casi perdidas en su totalidad ya que estás alfombras son muy particulares y son teñidas a mano, artesanalmente, y han perdido en parte su color original. Le pregunté al conserje si sabia de alguna irregularidad y me contesto que le preguntara a usted.

No puede ser!!!(respondí nuevamente) yo pensé que el agua no habría filtrado hasta abajo.

Es que usted sabe lo que ocurrió? (Dijo el hombre con asombro)

Si señor, fue un accidente, se inundó mi departamento por una avería y no logré darme cuenta hasta que fue demasiado tarde.

Que tragedia, ahora yo tengo una enorme deuda, y no puedo reclamar a la empresa de seguros ya que nos dimos cuenta ayer, y ellos no responden por siniestros reclamados después de tres días hábiles (la actitud del hombre fue cambiando de amabilidad a enojo. Ahora dígame usted a quien yo le reclamo esto, me imagino que a usted!!!!

Señor , lo que pasa es que fue un accidente (me puse sumamente nerviosa al recordar lo que había ocurrido aquel día y no pude seguir hablando) . . discúlpeme, tengo que irme.

Como que se va? Usted cree niñita que es mentira y que lo que me ha ocurrido es una tontería, venga para acá a ver (y me tomo de un brazo y me llevo hasta el depósito para que viera las alfombras humedecidas)

No señor, si le creo pero fue un accidente y yo no puedo hacer nada.

Entramos al depósito, y me asusté, pensando en lo que pudiera ocurrir, pero me tranquilicé al ver que allí dentro estaban trabajando varias personas, tres obreros y dos señoras de limpieza.

Vení a mirar esto (dijo el hombre, mostrándome pedazos de alfombras desteñidos por el agua)

Que horror señor la verdad es que lo siento mucho.

En realidad quien debe responder por esto es usted o su familia, ustedes deberían pagarme estos daños, o al menos comprarme las alfombras que he perdido a precio de costo claro!!! (Salió a relucir la condición de comerciante del señor, con acento árabe)

Nosotros no tenemos dinero como para comprar todo esto, usted está loco, como puedo yo comprar todo esto si no tenemos ni para comprar una a mitad de precio?

Bueno, yo diría que sí (dijo irónicamente chistando los dedos, y justo después se retiraron todas las personas que estaban allí y cerraron el deposito quedando nosotros solos allí dentro)

El conserje me dijo que usted, niñita sabia como pagarme.

No!!! NO puede ser!!!! (justo en ese momento me entró un pánico terrible y casi me meo encima

Jajajajajajaja. . Ahora me vas a decir que no sabes como pagarme.

No por favor otra vez no!!!! (me quede paralizada mientras el dueño de aquel local empezaba a acercarse y con una mano trataba de tocarme las tetas, yo no podía hacer nada, sabia que si me resistía, la pasaría mal, ya lo había sufrido y decidí decirle:

Señor por favor, vamos hacer algo, yo hago lo que me pida pero no me pegue, juro que me porto bien, pero usted debe prometerme que lo hará con cuidado por favor.

Caramba!!! Veo que nos vamos entendiendo, hacemos un trato, yo no te pego y vos hacés todo lo que yo te diga, entendiste ?? TODO, sino te cago a palos.

Vení acercate un poco más, abrite la camisa y dejame ver las tetitas que tenés.

Me abrí los botones de la camisa y le mostré tímidamente las tetas, me las agarró, me sacó toda la camisa y me empezó a chupar las tetas y a jugar con la lengua en mis pezones que se pusieron duros.

Agachate y cumplí con lo que acabas de prometer, chupame la pija lo mejor que puedas

Está bien, pero cumpla su promesa, si?

Callate de una vez o no te prometo nada, agachate y chupámelo.

Y así lo hice, me agache y empece a chupar esa pija gruesa y dura, no podía creer lo que estaba haciendo, pero al fin de cuentas era por mi bien y el de mi familia, ya había pasado por esto una vez y quizás si lo hacia sin violencia no sería tan traumático.

Seguí chupando y chupando, el señor se empezaba a mover dentro de mi boca, y se me ocurrió poner todo mi empeño para que acabara rápido y terminar así con la deuda de las alfombras. Y así fue, en pocos minutos el señor me dijo que iba a acabar y me lo metió hasta el fondo de la garganta, acabó dentro de mi boca y sin que él me dijera nada me trague toda la leche.

– Que bien que chupás pendeja, pero seguí chupando que esto recién empieza.

Queee??? (dije sorprendida)

Que sigas chupando que te voy a coger por todos lados !!! o vos creés que con una chupada vas a pagar las alfombras ? Querés que le haga juicio a tu papito ??

Está bien, pero por favor con cuidado que me duele mucho, que quiere que haga ahora ??

Chupe por otros minutos, hasta que se le puso dura nuevamente, el señor me levantó, me dio vuelta y me recostó sobre un montón de alfombras, quedando parada, pero con la mitad de mi cuerpo apoyado sobre las alfombras haciendo un perfecto ángulo de noventa grados.

Me levantó la mini que tenía puesta, me sacó la bombacha y me metió dos dedos en la concha, entraron como si nada que estaba totalmente empapada, sentía vergüenza de estar tan caliente.

Ahora vamos a ver si tu vecino tiene razón en lo apretadita que estás!!!!

Con cuidado por favor, se lo ruego, con cuidado!!!

Fue metiéndome poco a poco la enorme pija en la concha, yo sentía dolor pero no era tanto, quizás era porque la anterior vez fue tan dolorosa, Lo metió completo y empezó a moverse, yo sentía una presión terrible, que fue aligerándose poco a poco.

El me tocaba el clítoris con la mano, luego comencé a sentir un placer mayor hasta que sentí una explosión adentro mío. (supongo que ese fue mi primer orgasmo), mientras que me cogía me metía un dedo en el culo y luego me empezó a meter dos y tres dedos.

Tenés un culo divino, cualquier hombre daría lo que sea por cogerse este culo chiquito y duro.

Luego me sacó la pija de la concha y apoyó la punta en la entrada de mi culo, yo sabía que me iba a doler, pero quería que me lo metiera adentro, así que comencé a mover el culo y sola fui retrocediendo hasta lentamente metérmelo todo adentro. Luego el lo sacó y me lo metió de golpe.

– Ahhhh Ahhhh Ahhhhh con cuidado por favor. . ahhhh.

Ya llevaba como media hora cogiéndome por la concha y por el culo, yo ya me sentía totalmente abierta, mi culito estaría tan dilatado que aquella pija entraba y salía con asombrosa facilidad.

– Ahora voy a acabar y te voy a llenar el culo de leche, preciosa.

Comenzó a aumentar el ritmo y las embestidas eran durísimas, empezó, nuevamente el dolor extremo, pero ya era la recta final y no podía pedirle más a éste señor que se había portado por lo menos delicadamente conmigo y me había hecho llegar a un placer máximo. Incluso me atreví a decirle.

Vamos dale lo quiero todo dale, dale, ahhh, dale, ahhh!!!!!!

Si si, me vengo aaaaaaaaaaaaaaaaahhhh (luego de descansar sobre mi durante un minuto aun con su pene en mi ano) Que fuerte estás pendeja, creo que mis socios estarán contentos con el pago que le vas a dar.

Que??? Socios, acaso también tengo que hacerlo con sus socios.?

Por supuesto, a ellos también les debes las alfombras y además son los accionistas mayoritarios y me imagino que pedirán más por su parte jajajajaj

No me haga esto por favor!!! Ya es suficiente.

Lo siento, mañana a las 2:00 de la tarde vendrán para acá y si no estás acá voy a ir a tu departamento a buscarte.

Hasta cuando, me tiene que suceder esto (dije para mi misma pero en voz alta)

Tranquila que con ellos quedará todo pago mi niña. Te espero mañana, Ahora andate que estoy ocupado. Pero me quedo con tu bombacha como prueba para mostrarle a tus padres lo que has hecho si no venís mañana acá.

Me fui de allí, con una sensación rara ya que había sentido cosas nuevas que realmente me habían gustado muchísimo y no me habían tratado mal como la primera vez. Quizás los socios fueran amables como este señor y ya terminaría de pagar la deuda de mis padres por las alfombras.

Continuará…

¿Qué te ha parecido el relato?