Ulises y Ely III

Así que lo tiré sobre la cama y empecé a desnudarlo, él se dejaba hacer un tanto sorprendido lo dejé totalmente desnudo y entonces me lancé a mamar su verga de manera lasciva… con lujuria, como una puta profesional… empecé a lamer sus huevos, a lamerlos suavemente para después chuparlos despacio… los metía a mi boca alternadamente, jugándolos con mi boca, con mi lengua… lo tenía loco en pocos minutos…

Mi amigo el Chuy

Pero como el Chuy siempre muy atento y amistoso conmigo, pues no había habido interés entre nosotros, hasta que un día las dos de mis amigas que andaba picando este hombre le dijeron que ese tipo de pitos habían sido hechos como para mí. Porque a mí me gustan mas gordas que largas, y especialmente cabezonas.

Mi cuñada, mi regalo

Me despedí de los niños y me fui hacia la puerta ella me siguió y me abordo ya casi afuera diciéndome que era secreto yo le dije que no habría problema que me encantaba ahh y que le había dejado su postre en el baño encima del deposito de la taza ella sonrió y me dio un beso en la mejilla diciéndome gracias.

Trio en Punta Cana

Saqué algunas fotos más, después subí a la cama y me ubiqué frente a su boca. Me atrapó la pija con los labios como si fuera una aspiradora y comenzó a mamar con una fuerza y deleite como nunca antes lo había hecho conmigo y eso que era algo frecuente que practicábamos.

Ulises y Ely II

Se sentía apretadito por la posición, pero estaba delicioso, al poco empecé a gemir fuerte y dejo de importarme si alguien nos veía… Así que decidí disfrutarlo…. Siguió moviéndose dentro de mi un buen rato… tanto que yo acabe un par de veces más y el disfrutó inmensamente…

Mi historia I: La primera vez que me vió

Sin embargo, como mi apetito sexual ha sido siempre considerable, de alguna forma tenía que aliviarme, y para eso recurría a la tradicional paja, puñeta o como quieran llamarla. Lo cierto es que desde que tenía 10 años, tenía que hacerlo 2 ó 3 veces casi a diario y cuando pasé de los 15, incluso lo tenía que hacer hasta 7 u 8 veces.

Un viaje con retención

Fueron momentos de desinhibición, de placer conjunto, hasta que no pude aguantar más. Mi compañera presintiendo el momento, colocó su mano para que mi semen, no se alejase ni se desperdiciase. Lo que consiguió es que las manos de ambas, quedasen embadurnadas del precioso líquido.

Otro hombre – Carta III

Yo sigo besándole el cuello, el pecho, voy bajando hasta el estomago, le paso la lengua. Me arrodillo delante de él y le desabrocho el pantalón. Tomo su verga dura en mis manos. Que grande, nunca había visto una así… Pienso en lo que voy a gozar cuando me la meta.

Infidelidad

El regresó este fin de semana, después de cuatro meses de ausencia, a verme solamente, entonces nos encontramos, salimos a bailar y nos pasamos toda la noche besándonos mientras mi enamorado seguramente en ese momento estaba durmiendo en su casa, esa noche de besos no pasamos.

Carta erótica a mi madre

Ambas sabían exactamente qué hacer y comenzaron a tallar mi verga y mis huevos con las plantas de los pies, como un molinillo, tu pie moreno, delgado nervioso y el suyo blanco, lleno, de dedos pequeños que no alcanzan a rodear mi verga, mientras los tuyos, largos y finos son casi una mano que la acaricia de arriba a abajo.

De como follamos la tía de mi mujer y yo en un local nocturno

Su tía es una mujer madura por aquel entonces debería de tener 45 o 46 años casada, vivía en nuestro mismo edificio, no era alta mas bien bajita, algo rellenita, pechos chiquititos aunque no caídos a pesar de haber tenido dos hijos, y lo mejor un culo impresionante, grande como a mi me gustan, es decir era la típica mujer madura que a mi me encantan, y yo soñaba a veces con ella, haciéndome unos pajotes terribles.

Un aburrido día

Es excitante tenerla dentro, meterla y sacarla una y otra vez, mamarla cada vez con mas pasión, tus movimientos me indican que estas disfrutando que te encanta como te mamo y eso me excita cada vez mas, me pides que me ponga de pie, que deseas cogerme, penetrarme entrar en mi…

Sucedió en Bombinhas

Que había accedido más para que Juan le hiciera el amor a mi esposa, porque sabía que él estaba muy caliente con ella (¿intuición femenina?) y que no le importaba porque era un buen marido y ella suponía que no le daba en la cama todo lo que merecía, así que podía suportar una canita al aire de sus esposo porque sabía con quién lo hacía).

El diario de Daphne

Anoche no pude escribir nada, fue una noche muy intensa, el Doctor Craine se había ido a la ópera y a cenar, así que me quedaba con el Señor Craine, al poco de irse el doctor llegó su hermano, había comprado una botella de vino y quería compartirla con nosotros, así que nos pusimos a cenar, ya que el Doctor Craine estaba tan elegante como de costumbre, decidí arreglarme un poco, me puse un vestido ligero con algo de escote, para no pasar calor, la verdad es que me quedaba muy bien, aunque no me di cuenta de ello en ese momento

Cómo se masturba mi nenita II

Pase la mano por mi coñito, la llene toda y me comí los liquiditos, me encanta hacerlo, deje mi coñito sin nada, levante de nuevo las piernas y me saque el desodorante, lo metí un poco y lo metí fuerte de una vez, me folle el culo como una loca lo sacaba y lo metía con fuerza todo dentro.

Ulises y Ely I

Segundos después mueve a la chica mas arriba del cofre y levantándole la falda le hace a un lado la tanga y empieza a jugar con sus dedos justo sobre su chochito… a estas alturas yo no pude resistir excitarme y cruzando las piernas, trataba de evitar la humedad que sentía que escurría de mi cosita… mi pecho estaba agitado y me sentía muy sensible…

Zeks V

Se levantó, se acercó a mí por la espalda. Mi respiración se agitó. Una parte de mí lo deseaba, pero otra me gritaba que basta. Me dio la vuelta, dejándome frente a él. Su mano alzó mi cara hasta que sus ojos y los míos se miraron. Acercó sus labios a los míos. Mi cuerpo se estremeció. Aparté la cabeza.

Una noche en la terraza con final inesperado

Me abrió el culo y me la metió en el coño por detrás, mi flujo chorreaba por mis muslos, empezó despacio, y de repente empezó a follarme como un loco, a bombearme salvajemente, el mueble se movía, yo no era consciente de mi misma, sólo quería más y más y más fuerte, y más rápido, apenas me quedaba respiración, me había corrido ya tres veces, y este hombre no se iba, era increíble, me puso una mano sobre la espalda y con la otra me empujaba hacia él…