Sonia, Johana y yo

ohana metió dos dedos en la vagina de Sonia mientras que yo continuaba lamiéndome ese ano metí mi lengua lo mas adentro que pude y sentí un sabor amargo, así que solo me dedique a lamerlo por fuera, al ver que Sonia disfrutaba con los dedos de Johana, puse mi dedo índice sobre el anito de Sonia y presione para que este entrara

La frágil Katty

Mi amiga Katty al enterarse de que he publicado mi primera experiencia en la fiesta de máscaras, encuentra muy excitante el publicar su primera experiencia y me pide publicarla, en ella intervienen un bobalicón y fiel perro Jackson.

Primera vez con un perro

Un día apareció un pastor alemán de unos dos años por el barrio donde yo vivía, siempre fui muy amigo de los perros y rápidamente no convertimos en buenos compañeros de juegos, incluso le puse nombre, Capitán, al que el obedecía como si siempre lo hubiese tenido.

Primera vez con un perro

Ese día comencé a tratarlo mejor y nos hicimos amigos de inmediato, a media semana ya jugábamos cuando regresaba del trabajo, me gustaba verlo mover la cola cuando me veía llegar y se pone a lamerme cuando me agacho a acariciarlo.

Mi perro y yo

Fido se me quedó viendo raro, se aproximó a mí a olfatearme, yo me asuste y entré en la casa pero Fido me siguió de pronto me percate de lo que pasaba, Fido había olido mis jugos vaginales y noté como su pene empezaba a crecer y crecer, hasta que la mayoría se le había salido…

Una noche inolvidable, pero con mucho miedo II

Como ya les había contado ella y yo ya habíamos visto fotos sobre zoo filia, cuando de repente sentí como Jonathan se metió entre mis piernas y me empezó a oler y logro lamerme un poquito, entre mis piernas esto me causo en mi un gemidito, Erika se dio cuenta y solo se metió en la casa y no dijo nada, yo me puso muy roja, pero no trate de decir nada a ella por pena y se imaginan, pensaría que estoy loca.

Iniciación zoofílica IV

Me comenta que es en este lugar, bien aislado acústicamente en donde se dan los mayores castigos, por supuesto sin mordaza para que la sumisa o sumiso pueda gritar todo lo que desee sin que nadie por ello haga el más mínimo caso, por supuesto también existen mordazas por si el castigador prefiere no oír los lamentos del torturado.

Kika, una perra en celo

Yo en ese momento mire a los demás perros que desde un rincón no dejaban de observar el espectáculo, mientras lamían sus pollas una y otra vez, mientras estaban abotonados me dirigí a uno de los perros el mas pequeño y dócil, un salchicha y comencé a tocarlo su polla era bastante grande para el tamaño del perro y también dejaba escapar ese liquido transparente que llenaba mis manos.

El mejor amigo de mi familia I

Las enormes ojeras que lucía a la mañana siguiente me permitieron comprender que se había pasado bastantes horas pensando en lo que debía hacer; y su forzada sonrisa, la primera que le veía en muchos años, me declaraba vencedor absoluto del primer asalto.

Liria II: y Jazmín

Poco a poco fue girando, mientras el can, a cada lamida iba excitándose mas, haciendo asomar su verga desde su funda. Ella había puesto sus ojos nuevamente en falo de Jazmín, quería llegar a el con su mano, en poco tiempo quedó con la cabeza entre las patas traseras del perro, extendió su mano, comenzó a masturbarlo.

Iniciación zoofílica I

Fue maravilloso ver como después de este primer orgasmo mi cuerpo se relajó y empecé a sentir de verdad lo que estaba dentro de mí, empecé a saborear aquel pene en mi interior, no era nada conocido, era algo nuevo y casi maravilloso.

Mi gran San Bernardo

Lo acontecido sucedió en el chalet que tenemos en cerca de Alicante, mi padre siempre quiso tener un gran perro, le gustaban los San Bernardos, decidió comprar un cachorro para cuidar nuestro chalet ya que esta zona es una importante zona de robos constantes era una buena forma de tener nuestro chalet vigilado en invierno.

Un amistoso ovejero alemán

Lo que voy a contarles ahora, es algo que me ocurrió a comienzos de la primavera, cuando me llamó uno de mis clientes que vive a varios Km. de la ciudad, en una zona rural donde decidió mudarse junto a su familia, para vivir más en contacto con la naturaleza.

Coger a lo perro

Penosamente pude desvestirme solo a medias, quedando desnudo de la cintura para abajo, en medio de sus empujones y no bien me puse en la posición como si yo fuera uno de su especie, o sea en cuatro patas, me salto en el acto.

Capitán, el guardián de mi novia

Como el pene no estaba del todo fuera no lo podía colocar como el de un hombre a 90 grados así que me dio la espalda y lo poco que vi fue que tomo el pene y jugo un rato con el pasando la punta por toda su vagina, ese masaje ya lo conocía ya que ella hacia lo mismo conmigo para excitar su clítoris y lubricar la punta de mi pene para la penetración