Iniciación zoofílica I

Fue maravilloso ver como después de este primer orgasmo mi cuerpo se relajó y empecé a sentir de verdad lo que estaba dentro de mí, empecé a saborear aquel pene en mi interior, no era nada conocido, era algo nuevo y casi maravilloso.

Mi gran San Bernardo

Lo acontecido sucedió en el chalet que tenemos en cerca de Alicante, mi padre siempre quiso tener un gran perro, le gustaban los San Bernardos, decidió comprar un cachorro para cuidar nuestro chalet ya que esta zona es una importante zona de robos constantes era una buena forma de tener nuestro chalet vigilado en invierno.

Un amistoso ovejero alemán

Lo que voy a contarles ahora, es algo que me ocurrió a comienzos de la primavera, cuando me llamó uno de mis clientes que vive a varios Km. de la ciudad, en una zona rural donde decidió mudarse junto a su familia, para vivir más en contacto con la naturaleza.

Coger a lo perro

Penosamente pude desvestirme solo a medias, quedando desnudo de la cintura para abajo, en medio de sus empujones y no bien me puse en la posición como si yo fuera uno de su especie, o sea en cuatro patas, me salto en el acto.

Capitán, el guardián de mi novia

Como el pene no estaba del todo fuera no lo podía colocar como el de un hombre a 90 grados así que me dio la espalda y lo poco que vi fue que tomo el pene y jugo un rato con el pasando la punta por toda su vagina, ese masaje ya lo conocía ya que ella hacia lo mismo conmigo para excitar su clítoris y lubricar la punta de mi pene para la penetración

Vendedor de frutas

Pero eso no era todo, después de lamerles sus vergas y huevos y dejarlos limpios, me afirmaron todos y abrieron mis piernas, de nuevo comenzaron a escupirme el ano y uno de ellos abrió nuevamente la puerta del patio.

El gran danés

Sentirle caliente y duro dentro de ella era una sensación de lo más maravillosa. Cerrando los ojos, ella casi podía sentir ese pene gigantesco palpitar dentro de ella; el pensar en el semen blanco saliendo a borbotones de ese pene grueso muy dentro de ella hizo que su cuerpo temblara de entusiasmo.

Orgía canina II

Estuvimos varios minutos abotonados, no se cuantos, cuando de pronto, sin aviso, un chorro de agua fría congeló mi cuerpo y el de Marte: era Carlos echándonos baldes de agua. ¡Despéguense perros! – gritó entre risas Carlos.

Fantasía

Llegue a la ultima habitación, al entrar vi que estaba bastante grande, entonces oí unos ruidos, al acercarme vi en el piso a la señora con un perro, el perro estaba echado y ella le había desenfundado todo su pene y se lo comía bárbaramente, al pene del perro le salían chorros de líquidos, que le escurrían a ella en la barbilla, de vez en cuando ella se separaba y los escupía, creo que era cuando eran demasiados líquidos

Mi Darky

Hace apenas unos meses que inicié en el fascinante mundo de la zoofilia con ayuda de un amigo muy especial -a quien le tengo mucho cariño y siempre le estaré agradecida- y de Darky, mi pastor alemán -a quien le tengo aún más cariño…

Tres generaciones I: Mi abuela

La tomaron de vuelta y la sentaron en la silla, y de repente la empezaron entre los cinco a orinarla, ella abría la boca y recibía descargas de orín, yo estaba impresionada de lo que veía, después la abrieron de piernas y la pusieron a orinar, a mi mama hasta le brillaban los ojos al ver esto.