El asalto

Cuando Guille terminó su tarea el asaltante ya tenía la pija nuevamente lista para la batalla. Le palmeó la cabeza y lo felicitó. Lo hiciste muy bien, te vamos a invitar a la fiesta, ponete en cuatro patas en el piso, le dijo y me ordenó que le chupara el culo, cosa que rehusé tanto como pude.

Vacaciones de placer para ella II

Cuando la tuvo toda dentro, la volvió a sacar y esta vez de un solo golpe se la clavó hasta el fondo. Teresa lanzó un grito, el volvió a hacer lo mismo, ella volvió a gritar. Eduardo repitió otra vez pero ahora a mas velocidad, los gritos de ella se transformaron en jadeos mientras se retorcía debajo de el.

Romance inesperado

Se colocó en posición de perrito y pude disfrutar del espectáculo: un lindo culo limpiecito, hermoso, cerradito…. abrí con cuidado sus nalgas y apunté la cabezota de mi verga al objetivo…. batallé un poco para penetrarlo, él gritaba de dolor…. decía que no se había metido una verga tan cabezona, pero que le encantaba, que siguiera y poco a poco fui ocupando su reducto más íntimo hasta que finalmente estuve totalmente en su interior.

El alumno

Todo cambió en un instante ante una pregunta mía que el sin dudas contesto equivocadamente, saco su remera mostrando su torso desnudo, el tímido desinhibido parecía transformado en un hombre viril, apuesto y con intenciones non sancta, esto último por su mirada.

En la playa

El pelado ya estaba con su enorme pija erguida, roja y brillante, listo para seguir. Yo estaba destruida, pero tan satisfecha como no recordaba haber estado y apenas me podía mover. Igual me hizo poner en cuatro patas sobre la esterilla y me pasó saliva por el orificio de mi culito que, si bien no era virgen, no tenía demasiado uso.

Un amante joven

La autopista terminó y el ingreso a una ruta angosta, sin luces hacían aún más negra la cinta asfáltica, no bajo la velocidad y le pareció ver sobre la frente de Carlos una gota de sudor, las luces del automóvil a pleno, daban seguridad en el manejo a Claudia, una pequeña llovizna requirió del limpiaparabrisas, un murmullo se escucho , bajando la radio se hicieron audibles las palabras.

Viajando con el tío II

Era increíble la sensación, empezamos el ritmo, yo movía mis caderas, rotaba y me enroscaba, el seguía taladrándome la vagina, qué rico sentía, gemía, gritaba en silencio de placer y él también, lo estaba haciendo sentir como nunca me decía yo le decía: más, más, cógeme, no me la saques, métamela, me encanta, dame verga, dame verga por favor, más, métamela, me encanta tu vergota mi amor.

Super tabú II

La abracé y la besé apasionadamente estábamos bien calientes, mis besos iban bajando, llegué a quitarle el brasier primero, qué hermosos pechos, sus pezones rosados, comencé a lamerlos, como gemía de placer, seguía bajando, le quité la prenda de abajo, pensé: -las extranjeras son diferentes, está tan rosado…-

El baño con dos mujeres

Yo comencé a pintarme los labios y al terminar decidí hacer una cosita haber que reacción causaba en las muchachas, me subí la blusa que tenia puesta y me acomode mis tetas, ellas se miraron entre si y también miraban mis tetas, como el espejo del baño era muy grande yo podía ver sus caras mientras hacia que me acomodaba las tetas dentro del brasier.

Luna I

El tiene solo 17 años pero ya pinta a caballero. como su padre años atras, quede embarazada de el a los 15 años en una tontera sexual mientras estábamos borrachos, y desde ese tiempo Juan Pablo (su padre) nos ha dado todo lo que podemos pedir, solo que no vive aquí sino en otro país, pero siempre viene a visitarnos y a darme la dosis que el solo puede, hasta ahora.

Super tabú I

Fui donde mi hermana desnuda, y le abrí las piernas de golpe, -oh hermanita estás toda mojada-, comencé a tocar su clítoris, estaba húmedo luego pasé mi dedo por su boca para que lo lamiera, me quité la ropa y comencé a penetrarla, ella gozaba y gemía nos vinimos un par de veces, la dejé exhausta tirada en la cama…

Inesperada noche de sexo

Entre las dos mujeres se había creado una gran confianza, hasta el punto de contarse sus más íntimos secretos. Un día Helena le confesó que ella y Carlos practicaban el intercambio de parejas y le relató alguna de las experiencias que habían tenido.

En el cine

Nos levantamos y para evitar la aglomeración salimos antes de que encendieran la luz, saliendo del cine me percaté que me estaba escurriendo fluido entre las piernas, la tanga estaba mojada de lo que había absorbido; llegamos al auto y me limpié las piernas.

Haciendo de boy

Pegué mi pene en su culo y la besé en el cuello, apartándole el cabello. Le acariciaba los senos por encima de su camiseta y pronto Karen superó la fase de rigidez y se abandonó a mis caricias, echando la cabeza hacia atrás, cerrando los ojos y suspirando. Me dijo si aún tenía fuerzas. Me había visto antes con Carmen y Eulalia. La di la vuelta y enrosqué mi lengua en la suya.

Vacaciones de placer para ella I

Enseguida aparecieron con el colchón de la cama y lo depositaron en el suelo de la sala, a continuación, Fran ordenó a mi esposa que se tumbara en el colchón, ella lo hizo boca arriba y el le pidió que se diera la vuelta, cogió un par de cojines y se los colocó de bajo del vientre quedando su sexo a total disposición para ser ensartado.

Queridos primitos

Cuando llegue al salón, vi dos culitos preciosos ofreciéndose para el castigo, completamente desnudos y esperando su ración de cinto, uno junto al otro. Nos les hice esperar y creo que no les defraude. Subí el volumen del televisor, aunque les cambie de canal y les quedé sin fútbol, pues no era de recibo que los vecinos oyesen lo que en mi casa sucedía.

Diario de Florencia II: Mi buena amiga

Sobre todo porque todos pronto comenzamos a sentirnos incómodos. Yo sabía que Enrique me deseaba, pero yo nada quería saber con él, ya que su esposa era mi amiga. Manolo, en cambio, le tomó afición al rabo de Gastón. Al comienzo no trajo problemas. Venía los domingos, como siempre y se sentaba a mirar el partido.

Mis recuerdos de Elisa

Mientras mi lengua y mis dientes no dejaban sus pezones, sus dedos se taladraban el clítoris y con grandes espasmos se corría. Yo no sé si para ese entonces yo me corría o no, pero sentía unos ricos estremecimientos y luego me sentía muy bien.

Con el abuelo de Dania

Bueno, físicamente no me puedo quejar, pelo castaño claro, tez blanca, bonita figura, eso sin exagerar con senos tremendos, lo justo y necesario como para provocar una buena erección desde un chico que ya haya abierto los ojos hasta un vejete como el que tenía en frente.

He entrado en tu cuarto

Sin despertarte has empezado a mover las manos, suavemente deslizándose por tu cuerpo las has dirigido hacia tu vientre las has puesto sobre tu pubis y con dos dedos, suavemente has estirado un poco los pliegues de tus labios, como la obscena invitación, la explicita llamada para que yo me deje caer en ti y te penetre.