El mirón

Cuando llegue a la playa me puse a tomar el sol tranquilamente, después de estar un buen rato , no recuerdo exactamente cuanto tiempo, decidí irme a una de la playa a una pequeña calita que estaba cerca mas tranquila, a llegar allí debían ser sobre las seis o las siete, ya casi no había nadie, así que extendí mi toalla en una pequeña zona que había arena y me tumbe.

Camila

Si bien habia conseguido que mi hermana lo hiciera frente a mi (en nuestra intimidad salvo cuando tenemos visitas siempre lo puedo ver a cambio de complacer a Lali) queria yo poder ver a alguna de las compañeras de mi hermana asi que siempre que venian, con complicidad de Lali yo me quedaba escondido en el cuarto al lado del toilete.

El baño de las chicas

Mi corazón latía a mil por horas fue cuando me decidí pasar a ese cuarto tuve que saltar la pared para poder lograr mi objetivo sin ser visto una vez allí dentro note que todos los cubículos llevaban este agujero de uno diez por quince centímetros que servia para activar los tanques de agua de cada uno de los inodoros.

Utiliza un método para convertir a su mujer en exhibicionista como él

Me adelanté con la primera tanda y cuando subió me quedé con los ojos cuadrados: se había puesto esa playera y de falda agarró un pedazo de tela, que no le alcanzaba a dar vuelta a su cadera, le faltaba como un centímetro, pero la unió con un seguro, de lado se le veía toda la pierna y por abajo se le alcanzaba a ver el inicio de sus nalgas, no traía calzones y se había depilado su sexo.

Desvirgando a la hija de mi amigo

Con mi lengua recorrí su vagina y ella soltaba unos gemidos de placer que a mí me pusieron aun más dura mi polla, lamía sus labios de arriba abajo y busque su clítoris, en el momento que mi lengua tocó su clítoris ella se convulsionó de una forma brutal, se había corrido.

El mejor amigo de mi familia II

Mi nieta, en esta postura, podía absorber golosamente el afilado dardo que su tercer amante le introducía cómodamente en la boca. Al tiempo que este, arrodillado sobre la cabeza de su colega, compartía los voluminosos senos con el que le daba por detrás.

El mejor amigo de mi familia I

Las enormes ojeras que lucía a la mañana siguiente me permitieron comprender que se había pasado bastantes horas pensando en lo que debía hacer; y su forzada sonrisa, la primera que le veía en muchos años, me declaraba vencedor absoluto del primer asalto.

En el coco bongo

Yo me quede observando lo que ocurría alrededor y me preguntaba cuantas veces alguien habría hecho algo parecido. Me empecé a preocupar un poco al notar que «G» tardaba más de lo normal, ya habían transcurrido algo así como 15 minutos cuando le vi venir con una sonrisa de oreja a oreja.

Any III: con una nueva amiga

Muy despaciosamente y mirando con mucha atención, acercó como en cámara lenta, su mano a mi sexo… con la yema de su dedo tocó delicadamente mi abultado clítoris… una centella eléctrica corrió por mi espalda haciéndome cerrar de golpe mis piernas, como una tenaza, apretando su mano en mi sexo.

El voyerismo

Comenzó a bailar con mucha sensualidad, movía sus caderas, y sin ningún pudor dejó al descubierto su chochito rasurado, como a mí me gusta, metiendo sus deditos en su cuevita húmeda, mientras los muchachos sin el menor recato se pajeaban con fuerza, halándose las pijas como queriendo acabar con ese dolor que debían tener en los huevos.