Doce horas de lujuria

Ella vestía una minifalda negra que le tallaba una cola impresionante, con una blusa negra y un pequeño chaleco blanco. Me quede muy sorprendido al verle las piernas, –Ella es una amiga mía de 17 años que casi siempre viste de informal: un jeans y una blusa desteñida- hoy fue todo lo contrario, venía luciendo las piernas, que las tiene bien definidas ya que es una persona que esta en clases de ballet.

Marcela II

Separé un poco las nalgas con las manos, de tal forma que la abertura se pudiese alcanzar con más facilidad e introduje la lengua en su interior, primero con movimientos suaves y después cada vez más rápidos, dilatando su ano con mi lengua. Finalmente, introduje en el interior uno de mis dedos ensalivados, que fue succionado con facilidad, patinando sobre una superficie lisa y líquida.

Ana laura II

De repente, una sola de sus manos lo subía en vilo y lo bajaba como comprobando su peso, a la vez que la otra mano bajaba estirando toda la piel abrazando con su palma el tronco firme del animal inerte hasta llegar a mis testículos donde éstos se hinchaban al contacto de esa suave, incitante e inexperta mano.

Deseo incontrolable de poseerse

Me encanta bailar y acariciarme mientras que de reojo veo como tus ojos no dejan de desvestirme, y cuando al fin te decides a bailar y poder sentir tu gran paquete que lo presionas en mi cuerpo, eso me acelera la respiración, y no puedo evitar en querer acariciarlo, para confirmar que realmente eres el que me puede volver loca esta noche, tu haz sido el elegido para hacerme gritar

Javier, mi mejor amigo e Inés, mi novia

La penitencia fue: si tu pecho me cabe en la mano te salvas pero si no me cabe tendrás que echarte nata en los pechos y te los comeré ya si lo hizo ya que en su mano no le cabían de lo grande que eran, y aprovecho para tomarse la nata en sus pechos mientras mordisqueaba los pezones de mi novia delante de mi.

Su hija al cumplir la mayoría de edad se convirtió en una mujer espectacular

Allí en el sofá, mi hija entre mis piernas empezó a hacerme una mamada que me recordó las que hacia su madre, no tenia nada que desmerecer, y me puso la polla al borde del orgasmo, le dije que parase, así que la tumbe en la alfombra, para desnudarla, pude de nuevo verla completamente desnuda, pero ahora seria mis, sus pechos eran preciosos, estuve un buen rato chupandolos, lamiéndolos y estrujándolos, era lo que siempre había echado de menos en mi mujer, una buenas tetas, y por fin, tenia unas para mi solito.

Feliz cumpleaños Lety I

Terminamos por hacer el amor en la posición del 69 lo cual fue muy agradable para mí, aproveché para meter uno de mis dedos en su culito; posteriormente nos metimos bañar y ahí dentro seguimos con el intercambio de caricias y besos pero nada más.

Un viaje fantastico

Al acabar de bañar, nos bañamos y nos vestimos, pero yo me puse un traje de baño, una playera y una gorra, por que como había dicho no iba a salir, al salir mi hermano y verme así vestido me dijo que si no quería ir a un bar con ellos, pero les dije que no quería, así que me dijo bueno, nosotros vamos a regresar como a las 2 ó 3, pero si te quieres quedar bueno, a lo que inmediatamente asentí con la cabeza.

Mi maravillosa exsuegra

Esa fue mi noche desquite. A partir de ese momento pasé a follarmela con regularidad. El morbo de Silvina llegaba a tanto, que, tiempo después, me presentó a su marido como el novio de una amiga que se prestó al juego y con esa excusa empecé a frecuentar su casa y a follármela por todos los rincones y en las circunstancias más insólitas.

Mi mejor amigo y mi esposa

Cuando él empezaba a sentir las primeras vibraciones del orgasmo, ella se la quitó de la boca ante la mirada de desesperación de Juan Carlos que ya se ilusionaba con acabarle nuevamente dentro. Se acercó despaciosamente a su oído y le susurró que la cogiera por el culo, girando su cuerpo para recibirlo.

Historias de Ferran: La primera vez

Raimundo entonces se desabrochó los pantalones y señalo con un dedo a Paula. Ella pareció negarse, pero el gesto de Raimundo lo decía todo sin palabras. Paula se aparto el pelo de la cara y se arrodillo entre las piernas de Raimundo. Al poco tenia la polla de este entre sus manos, la manejaba bastante bien.

Aventuras entre amigas III

Entonces sentí una lengua aparte de la que estaba en mi raja, en mi ano, la verdad que cuando lo sentí casi tenia un orgasmo, por la lengua que me estaba lamiendo el ano, y solo cerré mis ojos y me deje que me lamieran todo lo que querían, no sabia quien era, pero no me importaba lo disfrutaba totalmente, era riquísimo

Mi esposa, mis primas, mis primos y yo

Al ver a las pendejas chupandose enteras me puso loco en eso veo que Paolita la mas chiquita saca un preservativo y de abajo de la almohada saca una zanahoria de dimensiones grandes calculo unos 28cm o 30 pero un tanto fina le puso el preservativo que no cubría toda aquel vegetal y mientras le chupaba la chochi a su hermana se la empezó a meter en la concha Leonor al sentir esto empezó a gemir mas fuerte y si cabeza perdí el control se movía para todos lados ya de la calentura me la saque y empecé a masajear la pija que la desconocí de lo grande que es y durísima tanto que me dolía.

Toda la verdad I

Sin pensar lo que hacía me acerqué y estuve mirándola como dormía un par de minutos hasta que me atreví a apartar la bata hasta ver su braguita nuevamente…. me quedé mirándola embobado. El pequeño triangulo blanco de algodón sujeto por dos finas tiras apenas tapaba el sexo y unos pelitos asomaban por los lados.

Hembra insatisfecha

Mi mujer no lo dudo un instante, ya desnuda se puso a cuatro patas delante del uruguayo y se introdujo su miembro en la boca, el gemía de placer mientras miraba abajo y contemplaba el espectáculo. La boca de mi mujer se trabajaba su polla, mientras la lengua le daba el mayor placer que se pueda uno imaginar.

Sexo sin tabúes

Cuando fue a llegar el chico, mi novia se salió cogió su polla le quitó el condón y me pidió q acercase mi cara a su polla, mi estado de excitación era tal que no me hubiese negado ante nada, con lo cual accedí y ella al masturbarle se corrió cayendo su semen en mi cara y parte de mi boca, haciendo mi novia que me lo tragara, lo cual me excitó también mucho y no me desagradó el sabor.