Locuras con mi amante

Al día siguiente me estuvo llamando por teléfono y no respondía a sus llamadas o pedía que me negaran y así pasaron dos días después me llamó y por fin le respondí y de nuevo me pidió disculpas y me convenció de que fuéramos a cenar para hablar y le dije que si…

Atraída por su hijo I

Sin mirarlo le contesté: «tanto sol me hace mal, Carlos, me pasas bronceador?». Y fue la primera vez que mis senos impúdicamente se ofrecían a sus ojos y a la caricia de sus manos que con el pretexto de la crema recorrían todo mi busto haciéndome suspirar de voluptuosidad. No veía nada malo en su actitud. Ya había visto mis senos desnudos varias veces espiándome a hurtadillas, con mi complicidad que dejaba puertas entreabiertas.

La diosa del amor I

Cuando lo hacía con su amante tenía miedo ha ser descubierta por su prometido, pero el morbo del peligro y la posibilidad de ser descubierta, la excitaba aun más.

El Amante de Mohamed Alí

Durante la preparación de unas oposiciones un amigo propone a nuestra protagonista que estudien en su casa de campo. Allí, entre juegos ella le propina una paliza en un ring, pero luego se deja azotar con una fusta y le hace una mamada en compensación.

Agustín

Nuestro protagonista quiere animar su vida sexual y desea ardientemente probar relaciones gays, consiguiendo una cita en un bar de ambiente. Su amante, una mujer madura, le anima a llamar a su iniciador.