La nena

Eran las doce del mediodía del domingo, recién me despertaba, el gusto a sexo en mi boca mezclado con una resaca de alcohol, me hace recordar que para eso habíamos salido con Clara, un conocido nos había ofrecido mil dólares para ambas, a empezarlo el sábado a la tarde, por supuestos que ambas somos veteranas de varias orgías (pero siempre por ganas, sin haber llegado antes ha prostituirme), mi situación particular, de padres separados (mantuve incesto con mi padre desde los doce a los quince, ese fue el desencadenante del divorcio ) , ganas de seguir el sexo libre( pero con algún beneficio) por lo menos para mi justifican mi actuar.

Cerca de mí, en mi misma cama, profundamente dormido un señor mayor, por lo menos para mi edad (18), me costo reconocerlo como alguien conocido, en la otra cama, mi amiga Clara, junto a un amigo de Oscar (el que nos «invito») la resaca de champagne, me hace dudar de los recuerdos de las últimas horas, no hay dudas, el ardor en mi vagina y el dolor de mi ano, son pruebas que he hecho algo mas de mamar a mis compañeros de orgías, pareciera que hace un rato, nos paso a buscar, era ayer a la tarde que en la pileta nos habíamos reunidos un total de cuatro chicas y seis hombres, todas nosotras de la misma edad y los hombres maduros, algunos falto de formas, pero la plata prometida nivelaba y anulaba nuestro rechazo.

La cerveza empezó a correr, la verdad que parecíamos un grupo de amigos, o padres con sus hijas, Oscar nos invito a transformar el living en un teatro donde bailáramos y empezara la fiesta, a mi se me ocurrió, que cada una fuera bailando e invitando a uno por vez a la ducha, eso hicimos, todos sabemos lo sensual que es el baile de la botella, mi gracia entre aplausos, me incito a desbraguetar a Oscar, y mamarlo en pleno living, por detrás alguien me poseyó vaginalmente, me lleve a los dos a la duchas, la orgía había empezado, en esa hora, lo que más recuerdo cuando penetrada vaginal y analmente, quede en el aire, abrazados me acabaron en forma simultanea, vi de reojo que llegaron dos o tres parejas nuevas, siempre de las mismas características, estaba gozando como nunca, teñida de rubia (siempre fui morocha, hasta hacia unas horas), al ver la cara de un amigo de mi padre, me dio la seguridad de que no me reconocería , así fue, me penetro, lo cabalgue y decía, !vamos nena, así, así!, me encanto hacerlo gozar, Clara, estaba con un hombre muy parecido a mi padre, !!era mi padre!! primeramente me dio pánico, luego me dio ganas, (creo me acorde como me había iniciado en el sexo).

Clara no lo conocía, le hice señas, para que me lo dejara, se soltó de él y empece a mamarlo, agarrándome de la cabeza, lo chupe y lamí, antes de acabar dentro de mi boca me dio vuelta y me introdujo por el ano, diciendo !! reputa, putisima!! !!vamos todo adentro!!

!!NENA!! el culo me ardía, por un entre y saca brutal, el semen en mis intestinos , sus dedos jugando con mi clítoris, me produjo el éxtasis, ese momento tan buscado, que muy pocas veces alcanzamos, más cuando lo haces en fiestas donde sudas y acabas a veces automáticamente, quedo extenuado y me he dormido junto a el, estoy recordando, pero si ,este que está aquí , es mi padre.

No pude aguantarme de mamarlo nuevamente, si bien cuando lo desperté, se fue al baño, no lo deje salir de el, me enjabono introduciendo sus dedos en mi raja y el ano, que si bien dolorido, se dilato con sus dedos, nos enjuagamos y una vez más , muy católica, arrodillada lo mame, chupe su salado liquido preseminal, el no aguanto más, diciéndome, que hacia rato no gozaba de esa manera, que bien que venían las putas modernas, entrenadas, sin asco, me puso de manos contra la pared y una vez más me acabo en el culo, en forma brutal.

Me pidió el teléfono, para salir, hasta ese momento no había hablado, fue cuando le dije, vos lo sabes PAPA, al escucharme, me reconoció, creía me iba a pegar, por el contrario, me beso como un amante, nos fuimos a una pieza y esta vez lo cabalgue, otra vez en éxtasis, paso el tiempo mi vagina parecía una doble puerta, para sentir el goce que mi alma pedía, con todo su falo adentro lo besaba y le decía !!bien papi, bien!!

Oscar nos pago y nos llevo a la estación , esa misma noche lo llame preguntándole como estaba?

No hay dudas ambos somos pervertidos sexuales, creo se lo debo a el, pero nunca lo voy a recriminar no se imaginan lo que me gusta

¿Qué te ha parecido el relato?