Enseñando informatica a Vanessa

Desde hace un tiempo, estaba sin novia ni compromisos con ninguna chica, me dedicaba a ligar, quedar con amigas sin mayores problemas.

Tengo 28 años, estatura media, pero físicamente no estoy mal, siempre he hecho deporte.

En una noche que quede con compañeros del trabajo, vino una pareja que no conocía, él trabajaba en mi empresa pero en diferente departamento, me acordaba haberlo visto alguna vez en la empresa, pero vagamente.

Vino con él, su novia, era una mujer preciosa, no era la típica chica que entra por la puerta y todo el mundo queda mirando, pero me encanto nada más verla, era sencilla, tenía una altura de 1,65 aprox., pelo largo, moreno y liso, y 25 años más o menos, y un cuerpo muy bien compensado, con una sonrisa magnifica, cuando me presentaron quede en silencio, sin saber que decir, y por supuesto creo que se dio cuenta.

De todas maneras, disfrute de la visión, pero no di más importancia, se veía muy feliz con su novio, y no quise entrar en problemas con gente del trabajo.

Pero después coincidimos dos días más, con más tiempo para poder charlar, y entablamos cierta amistad, hablando de diferentes temas que teníamos en común.

Sin ninguna intención, me vi ofreciéndome para ayudarla en diferentes temas, ella tenía desconocimientos de informática, sobre todo Internet, y de los estudios que realizaba, comentándome que su novio estaba siempre trabajando y con poco tiempo.

Yo, me ofrecí, dándole mi teléfono pero igual que he hecho con amigos.

Mi sorpresa fue, al fin de semana siguiente, Vanesa, así se llamaba, me llamo comentándome que su novio había tenido que viajar, y que aceptaba mi ofrecimiento, yo estaba solo en casa, y ofrecí que viniera para enseñarla informática, ella estuvo en silencio, y acepto pero comento que sólo podría estar una hora, que había quedado, yo di las señas, para que viniese.

Sonó el timbre, el sábado a las 8 de la tarde, rápidamente dijo que tenía que irse pronto, pero cuando abrí la puerta quede sorprendido, era el día que la veía vestida más sexy y atrevida, venía con una minifalda negra ajustada, y una camisa blanca semiabierta que dejaba imaginar unos pechos preciosos, y con el pelo todavía mojado, ella debió ver mi cara de asombro, y me comento que hoy se iba de juerga con sus amigas.

Empezamos encendiendo el ordenador, yo empecé enseñándola Internet, ella comentaba que conocía algo, pero comento que no conocía los chat, y los foros, aproveche la situación y me introduje en un chat erótico, ella primero se calla pero luego empezó a gustarle, planteamos situaciones chateando, y yo estaba ya excitado y ella lo notaba, y cada vez se acercaba más hacia mí, para escribir en el teclado, yo aproveche y la agarre por la cintura, acercando su silla hacia mí, ella empezó a situar su brazo sobre mis piernas, ante lo cual yo no aguantaba más y empecé a introducir la mano por debajo de su camisa, ella seguía escribiendo y puso su cabeza sobre mi pecho. Tenía una piel suave, y empecé a besarla en el pelo, bajando hacia el cuello, mientras empezaba a desabrocharle la camisa, yo no me lo podía creer.

Ella, se dio la vuelta, con cara seria, y dijo que me estaba aprovechando, al principio no sabía que pensar, pero en un segundo se abalanzo y me empezó a besar, yo le quite la camisa y empecé a acariciarle los pechos por encima del sujetador, no pude soportar y rápidamente quite el sujetador, y ante mi tenía unos pechos perfectos, piel morena, pechos firmes y no excesivamente grandes, empecé a besarlos.

Ella me separo, y me hizo poner de pie, me susurro al oído, que no había quedado con nadie, y que estaba esperando este momento, y que teníamos toda la noche, eso acabo de empalmarme, no cabía en mí, la chica sencilla, y recatada, se descubría ante mí. Empezamos a desnudarnos, en principio despacio, pero terminamos en la cama rápidamente, al principio no sabía cómo llevar el asunto, dudaba si en la cama iba a ser la chica sencilla, o se iba a destapar.

Enseguida, me despejo las dudas, bajo hacia mi pecho, y siguió hacia mi polla, que estaba totalmente tiesa, ella lo cogió con una mano, y empezó a acariciarlo, empezó besándome los huevos, para después subir por toda mi polla, lo hacía fenomenal, era increíble, yo empecé a moverme para poder alcanzar su coño, ella no puso problemas, y enseguida estábamos haciendo un 69, era exquisito, le empecé a lamer el clítoris, mientras le introducía un dedo, ella empezó a gemir, pero no dejaba de chuparme la polla.

Separe su cabeza de mi polla, y la tumbe en la cama, empecé a besarla, y empecé a penetrarla, ella gemía y no paraba de decirme que la follara, que quería disfrutar, no paraba, se movía magníficamente, llego al orgasmo pronto, pero dijo que no quería parar, le di la vuelta y le puse sobre cuatro patas, y le introduje mi polla en su coño por detrás, ella se levantó y mientras yo le acariciaba sus tetas y su coño que seguía húmedo, me iba a correr y le comente, ella sin dudarlo se dio la vuelta y cogió mi polla y se la metió en la boca, empecé a correrme sin parar.

Cuando yo estaba reaccionando, me dijo que no parara que quería más, que tenía una fantasía que no hacía con su novio, nunca había hecho sexo anal, y su novio no le parecía apropiado, pero que comentándolo con sus amigas le había entrado curiosidad.

No dude, un momento, era una pasada, iba romperle el culo por primera vez, me excito de tal manera, que no dejaba de estar empalmado.

Le di la vuelta, y le di más morbo al asunto, cogí un pañuelo y le tape los ojos ella al principio no quería pero accedió, empecé a darle mordiscos en sus nalgas, era un culo precioso, perfecto para llevar tanga, y moreno, se notaba que tomaba rayos uvas, a cada mordisco daba un gemido, y empecé a bajar hacia su ano y empecé a chuparlo, ella se sorprendió, preguntado que hacía, ordene que se callase, sino le taparía la boca, respondió que la estaba excitando muchísimo, a la vez que lo chupaba le metía un dedo que luego fueron dos dedos, al principio le dolía, pero luego empezó a gemir, me acerque a ella y le susurre al oído que le iba a romper el culo, ella dijo que no, que lo hiciera despacio, pero antes decirlo ya había empezado a introducir mi capullo, era estrecho, empecé despacio pero cuando lo introduje todo empecé a mover mi polla, cada vez con más fuerza ella chillaba sin parar, y yo cada vez disfrutaba más, ella decía que le dolía pero que no parara, a la vez empecé a acariciarle el coño, lo que produjo que rápidamente tuviera un orgasmo, y se relajara, no aguante más y me corrí, esta vez dentro de su culo, sin sacarla empecé a besarla, ella estaba encantada, y seguía pidiendo más.

¿Qué te ha parecido el relato?