Un encuentro con mi profesor

Hola, mi nombre es Lucas soy de Bahía Blanca, una ciudad de la capital de Argentina, y les voy a contar lo que fue mi vida desde hace unos 5 meses.

Un martes por la mañana en el colegio mi profesor de filosofía me dijo que no andaba muy bien en la materia, ya que no ponía atención y no hacia los trabajos, y me ofreció su ayuda los viernes después de clase, yo le dije que aceptaba y empecé a ir esa semana.

Fue todo normal hasta el tercer viernes que fui, cuando íbamos para su casa después del colegio, yo vi que llevaba una bolsa que nunca llevaba, no le di importancia ya que podrían ser mil cosas, cuando llegamos a su casa no comimos, directamente me dijo que empiece a leer unas teorías, yo me recosté boca abajo en un sillón y empecé a leer, ya habían pasado 15 minutos y mi profesor no volvía, y yo ya que eso me parecía muy aburrido me empecé a dormir, como yo solo puedo dormir a la noche, a otra hora del día me resulta imposible dormir, me desperté enseguida, y cuando mire hacia atrás estaba mi profesor totalmente desnudo atrás mío, cuando reaccione ya era tarde lo tenía arriba mío bajándome los pantalones, él se empezó a mover como si estuviera culeandome, pero no había conseguido penetrarme, en un rápido movimiento pude salir de abajo de él, con todo el culo manchado con el líquido preseminal, pero cuando estaba llegando a la puerta dos hombres me agarraron y me tiraron para el lado contrario, cuando caí ya me habían agarrado dos hombres más y mi profesor, todos ellos estaban desnudos y me obligaron a desnudarme también, cuando termine de desnudarme me llevaron al baño, en donde me metieron a la bañadera, que era como una especie de piletita, cuando me metieron ahí, se pusieron todos a mi alrededor y me dijeron que abra la boca, yo les pregunte para que y me dijeron otra vez lo mismo, yo la abrí y me empezaron a mear, entonces la cerré rápidamente y uno de ellos me agarro los huevos y me los apretó, entonces la abrí otra vez para no volver a sentir ese horrible dolor, después de eso uno a uno me fueron meando la cara y la boca, yo tenía que ir tragando para no ahogarme ya que estaba acostado y no podía respirar, cuando todos me habían meado me dieron vuelta y me metieron una manguera en el ano, entonces la abrieron y sentí como todo mi cuerpo se llenaba de agua por dentro, y me hicieron cagarlo todo eso, y así cuatro o cinco veces más, después de eso me bañaron y me llevaron otra vez al comedor de la casa, cuando llegamos note que mi profesor no estaba, pero al instante apareció con la bolsa extraña que ya les había comentado, de ahí saco una tanga roja, un portaligas, un sostén con relleno también rojo, una peluca negra, maquillaje, zapatos, dos consoladores y un vibrador, un uniforme muy cortito de empleada doméstica y máquinas para afeitar, dos de ellos se me acercaron y me dijeron que me quede quieto, a lo que yo me negué y uno de ellos me pego fuerte en el estómago y cuando estaba cayendo otra vez en la cabeza, entonces entendí que no me quedaba otra que aceptar todo lo que me decían para por lo menos, no salir lastimado, entonces me empezaron a afeitar bien las piernas, la pija, el culo, la cara, yo ya había quedado totalmente depilado, y me dijeron que me ponga todo lo demás, pero antes de la tanga que me meta el consolador más grande, y yo con mucho esfuerzo me lo metí, cuando lo estaba haciendo todos se dieron cuenta que me gusto porque culeaba como una puta y gemía, entonces me empezaron decir que era una puta, un putito, que eso me gustaba, y entonces uno salto y me llamo Brenda, y así me empezaron a llamar todos, cuando yo ya estaba toda cambiadita y maquillada, me dijeron que les empiece a chupar la pija a uno por vez, pero sin hacerlos acabar, entonces vi otra vez que mi profesor no estaba, y al rato volvió con un balde, en el que empezaron a eyacular todos, nunca había visto tanta leche salir de una sola pija, y así llenaron un poco menos de la mitad del balde, y después dos de ellos mearon en él, cuando todos habían acabado mi profesor me dijo que otra vez vuelva a chupar las pijas para sacarle el semen que les había quedado, al principio no me gusto pero después me gusto y no podía parar de chupar, entonces me agarro del cuello y me obligo a tomar el contenido del balde, pero no a tragos, sino a lengüetazos, cuando ya estaba llegando al fin tuve que hundir más la cabeza y a consecuencia de eso levantar mi culo, entonces uno de ellos me bajo mi tanga y me metió el otro consolador más finito en mí ya dilatado agujero, y otra vez gemí como la puta en la que me había convertido, cuando termine de limpiar el balde me pusieron en cuatro patas y me sacaron los dos consoladores que tenía y me fueron penetrando uno por uno, y por delante me iban haciendo chupar pijas y me tiraban la leche de los que iban acabando masturbándose, así que algunos tardaban mucho en mi puto culo, y cuando todos ya me habían culeado por lo menos dos veces me dejaron dormir un poco pero esta vez con los dos consoladores y el vibrador encendido en mi culo, cuando desperté vi que le estaban haciendo oler a un perro de tamaño se puede decir que bastante grande un pañuelo mojado que más tarde me enteraría que con lo que habían mojado el pañuelo era con la humedad de la vagina de una perra en celo, y de entre las piernas del perro se estaba asomando una cabeza media rosada, uno de los hombres se dio vuelta y miro para la cama al sentir movimientos, es que yo al despertarme y sentir el vibrador empecé a culear como una puta en busca de más verga, y cuando me vio dijo miren Brenda ya se despertó y parece que tiene hambre de pija por como culea, entonces uno de ellos me agarro de culo y me llevo hacia donde estaba el perro, me hizo sentarme abajo de él y chuparle la pija, hasta que sentí como el perro que me estaba cogiendo la boca hacía ya casi 20 minutos me la empezó a inundar con un líquido que trague como la buena puta en que me habían convertido, entonces me sacaron de ahí abajo y me pusieron en cuatro patas a la altura del perro, él se subió y empezó a buscar mi agujero para meterme su pija, cuando me sacaron los consoladores que tenía me la metió y empezó su mete y saca, me volví totalmente loca, era rapidísimo, muy fuerte, y encima su pija no paraba de crecer, hasta que sentí que la parte más gorda de la pija del perro me había penetrado, grite como una perra hasta que me dieron una buena pija para que me callara y empecé a mamar, el perro no tardo mucho más en acabar y me lleno de su semen, que después lamí del suelo, ya que yo era una sirvienta a la disposición de mis 5 dueños, después de todo eso me bañaron otra vez, pero esta vez todos juntos y todos acabaron una vez más, unos en mi boca, y otros en mi culo, después de ese día todos los viernes lo hacemos, solo que ahora somos 5 o más.

Después de mi experiencia con el perro, en mi casa cada vez que me quedo solo y tengo tiempo de hacerlo se la chupo a mi perro y después el solo ya sabe lo que tiene que hacer, él se va hacia atrás y me penetra, con un poco de ayuda mía, porque el solo no la puede meter, uno de esos días yo estaba feliz, porque mis padres se iban de viaje y quedaba yo solo con mi hermana, cuando llegue del colegio mis padres ya se habían ido, me fije de que no hubiera nadie y cuando estuve seguro me desnude llame a mi perro y se la chupe, solo que esta vez no trague el semen de mi perro, me lo deje en la boca mientras él me culeaba, el semen se me estaba chorreando entre los labios y el perro ya había vuelto a acabar y estábamos pegados, cuando se abre la puerta del cuarto de mis padres y de ahí sale mi hermana y me ve en cuatro patas chorreando semen de mi boca y con mi perro pegado atrás mío, ella me empezó a decir que era una puta, un trolito, un putito y que le iba a decir todo a nuestros padres, yo tragando el semen en vez de escupirlo, por lo que ella empezó a decir otra vez que era una puta chupa pijas que me gustaba el semen, y le dije que por favor no, que no diga nada, entonces ella lo pensó un poco y me dijo, ya voy a ver con que me pagas el silencio, a la semana me dijo que esta noche había publicitado una fiesta por un canal de Internet, y que yo iba a ser la atracción principal, la fiesta empezaba a las 9 y cuando dieron las 8 y media ya la casa estaba llena, así que la fiesta iba a ser larga, a mí me habían puesto en el baño y en la puerta mi hermana había puesto un papel que decía, culeada $10, mamada $5, meada $5, y todo junto $20, así estuve toda la noche, y más o menos hasta las 2 de la mañana hora del espectáculo prometido, el espectáculo era la mamada que le daba yo a mi perro y la culaeada que él me daba a mí, así fue por una semana y media, el ultimo día fue en el que mi hermana quiso probar a mi perro, y ahí se terminó el chantaje, porque yo ya tenía con que defenderme.

Y ahora que todos los profesores de mi colegio conocen mi reputación en los recreos lo que hago es ir al baño de profesores y mamarle la pija a todos o que me culeen ahí mismo, u otros encuentros que tengo son también con los desembarcados, ya que vivo en una ciudad portuaria, ellos están llenos de leche, siempre que tengo encuentros con alguno se la chupo bien para que me acaben en la boca ya que tienen mucha leche y como soy una puta viciosa me encanta tragarla toda, y cuando me dan por el culo me encanta.

Bueno eso es todo lo que he pasado por estos 5 meses después de mi encuentro con mi profesor, gracias a él descubrí que soy una puta traga semen, y me gusta serlo.

¿Qué te ha parecido el relato?