Abuelo, padre e hijo IV

Abuelo, padre e hijo IV

Créanme que no me dijo dos veces, me abalance sobre aquellos montes llenos de vellos blancos que se coronaban con dos tetillas grandes y rosadas, y comencé a chupar como loco, mi lengua causo estragos en ese cuerpo. –ahhhhhhh- sus gemidos estaban en aumento y mi excitación también.

El olor a hierba de su cuerpo me ponía a mil.

No podía creerlo, le estaba haciendo una paja a mi abuelo, lo estaba masturbando, tenia a ese macho solo para mi.

De pronto se incorporo, por 4 breves segundos quede perplejo, se coloco en 4 patas y con voz entrecortada me dijo: – ordéñame! Ordéñame como a una vaca, estoy lleno de leche, por favor….. ahhh- casi instintivamente me coloque debajo de el, su verga quedo colgando justo encima de mi cabeza, a la altura de mi boca, saque un poco mi lengua y alcance a rozar la punta de su colorado glande con mi mano derecha comencé a jalarla como cuando ordeñamos por las mañanas a las vacas, mi abuelo bufaba de placer , gemía y jadeaba como no había escuchado yo hacerlo antes a alguien, fue tanta la euforia del momento que no me resistí, levante la cabeza un poco y comencé a succionar su falo como si se tratase de un becerro a la teta de su madre, a lo que mi viejo respondía con un ahogado gemido de placer, con mis labios recorría cada parte del miembro, duro, caliente, mis ojos recorrían cada parte del abultado vientre lleno de vellos entrecanos, alce mis manos y aprisione los pezones y comencé a torcerlos muy delicadamente, no se exactamente cuanto tiempo estuvimos así, mi abuelo se retorcía de placer….

-aaahhhhhhgggg, que rico, si, sigue, chúpame el pito, te gusta el pito de tu abuelo?- Ho

– te voy a dar la leche que quieres, cabrón, te la vas a tragar toda mi becerrito.

Y después de un gemido prolongado sentí en mi garganta el liquido viscoso que el palo de mi abuela soltaba, fueron como 4 chorros de caliente esperma, sentí un poco de ahogo al tratar de comerla toda, tanto que se me escurrieron hilos de semen por los costados de los labios, mi abuelo se dejo caer de lado, y se hizo un silencio. Yo todavía no terminaba de reponerme de lo que había pasado, mi abuelito me abrazo muy fuerte y por largo tiempo mientras me susurraba al oído cuanto me quería, cuanto había deseado probar los labios de alguien en su polla, y quien mejor que los de su propio nieto.

-Dany, aun estoy que me lleva la chingada de caliente, chúpamela otra vez..

No me creerás amigo lector, pero aun me sorprenden esas palabras, nuca había conocido a alguien tan potente como mi abuelo (claro después de mi papa), y no me lo dijo dos veces, yo aun también estaba super cachondo, por lo que me lance a su pene nuevamente pero esta vez le dije que tenia que jalármela mientras yo se lo mamaba, así sentiría mas rico, dicho y hecho, así lo hicimos y después de unos 10 minutos termino corriéndose en mi boca una vez mas y yo sobre su pecho.

Cuando terminamos de saciarnos, nos metimos a la laguna a bañar para retirarnos a la casa, y en el trayecto de regreso me pidió que lo guardáramos entre nosotros, que le gustaría repetirlo al día siguiente pero que esa vez quisiera metérmelo por atrás, yo claro, accedí.

Continuará…

Continúa la serie << Abuelo, padre e hijo III

¿Qué te ha parecido el relato?