Pamela I

Me han convertido en una puta consumada, tengo 22 años.

Todo empezó cuando tenía 19 años, soy una chica de cabello rizado trigueño, cara afilada, media alta 1.70 y mis medidas son 91 de busto, 58 de cintura y 92 de cadera.

Me gusta hacer mucho ejercicio.

Aquel día me encontraba acostada en mi cuarto medio dormida cuando de pronto mi madre entra y me dice:

No se te ocurra salir de tu cuarto, porque están los señores del cable, no tardo tengo que llevar a tu abuela al doctor, ok.

Si madre, cierra antes de que te vayas.

Me volví a tapar con la cobija, y me dispuse a dormir.

Podía escuchar los tipejos que reían y gritaban puras maldiciones.

Lo cual que no me dejaba dormir tranquila. Sin pensarlo me levante, y fui al cuarto de la televisión y les dije:

Por favor podrían bajarle a sus comentarios, porque no me dejan dormir

Hay estaban los dos uno de ellos era gordo, con barba, muy prieto, el otro flaco con el cabello largo hasta los hombros, en mi mente dije: que tipos tan feos. Pero no me decían nada, baje mi vista y me vi como andaba, con mis licras de algodón muy cortas y un top blanco:

Estúpidos que me ven a trabajar y cállense porque quiero dormir

No lo podía creer, mas puta no me pude ver, mis pezones marcados saltaban a través del top, y las licras que cortas eran dios mío, qué pena, al ir caminando sentía las miradas en mi culo, me detuve enfrente de mi cuarto y voltee para verles las caras de lujuriosos de los dos cerdos.

Entre rápido y le puse seguro a mi cuarto. Me volví a acostar y a tratar de dormir, pero no podía, a la vez tenía miedo pero sentía algo que me moría porque me vieran, sentir sus asquerosas manos sobre mi cuerpo.

Paso un rato cuando de pronto, escucho que tocan la puerta:

seño, señito, disculpe podría darnos una extensión para conectar la TV.

Nerviosa, pero ansiosa de sentir sus miradas.

Si van, permíteme.

Me hice la dormida, y abrí la puerta de mi cuarto.

Sígame, por fa.

Sentía como su mirada me desvestía. La extensión se encontraba en unos de los cajones de abajo dela Tv lo cual era necesario agacharse para buscar una.

Los dos tipos se sentaron, para ver el espectáculo y no podían quitarme la mirada de mi culo. Yo tenía la extensión en mi mano pero según yo seguía buscando la extensión para sentirme sexy y muy cachonda con sus miradas.

haa, aquí esta.

Si necesitan algo me pueden decir, estaré en mi cuarto.

El gordo no quitaba su vista en mis senos, que se me habían marcado mis pezones. Mientras el otro no dejaba de verme el culo.

Entre excitada a mi cuarto no sé lo que me pasaba, tenía ganas de algo. Me acosté y empecé a tocarme mis piernas, mi abdomen, mis senos, me empecé a chupar los dedos, los rozaba en mi vagina. Mientras escuchaba lo que decían de mí los cerdos: esa, pinche vieja si me la chingo

Esta rebuena la perra.

Para que quiere algo con nosotros.

No mames cabron

Yo, pude ver como tenía la extensión en la mano y se hacía pendeja la perra

Crees, cuanto apuestas de que sale otra vez y se pone más cachonda, déjamelo a mí y vas a ver.

Cuando de pronto vuelven a tocar la puerta:

Seño, disculpe podría darnos unos vasos de agua.

Que hacía, si salía era para demostrarles que sí que les podría hacer de todo lo que me pidieran.

Tome valor y deje que lo que pasara, pasara.

Van, a ver síganme

Oiga seño cuantos años tiene

19 por que

Nada más

El más vivo era el flaco, mientras el gordo barbón era más tímido según yo.

Oiga y tiene novio

No por que

Pues que desperdicio

La risa del gordo, hizo que sintiera miedo:

Miren ahí están los vasos y el agua.

Me di la vuelta y camine hacia mi cuarto, sentía como el gordo iba de tras de mí, me detuve y le dije:

Ya te di el agua, quieres algo más

Tus tetas

Que te pasa cerdo aléjate

Con sus manos llenas de callos rozaron mi cintura, y me sujeto muy bien.

Flaco, ya la tengo

Métela en el cuarto de la TV.

Me sujeto y me aventó al piso, acomodo los sillones en la puerta, cuando el flaco entro y le puso el seguro a puerta.

Hola perra

En mi mente solo sentía miedo y ganas de que me hicieran suya.

El gordo quiero que nos bailes y que pongas la música

Me levante del suelo, me grito:

Ven para acá puta

Me tomo de la cintura, paso sus manos por mis senos, me volteo, coloco mi culo enfrente de su cara, sus manos apretaron mis nalgas muy fuertes, lo que me hizo excitar bastante. Su dedo recorrió mi raya de arriba abajo.

Mientras el flaco, se sacaba su paquete.

Préstamela gordo

El gordo me aventó hacia el flaco, me tomo de la cintura y puso mi culo sobre su paquete, es en el momento que se me olvido toda pena y empecé a frotar mi culo sobre su paquete.

Mira, que puta me saliste

Sentía como su paquete, rozaba mi concha. Mientras sus manos apretaban mis senos.

Levántate y baila.

Me puse de espaldas de ellos, deje un rato que vieran mi culo, mientras lo empezaba a mover en círculos, pasaba mis manos entre mis piernas, frotando mis labios vaginales que se marcaban en las licras, pellizcando mis pezones que se marcaban en el top.

Me acerque al gordo, levantándole la playera y dejando que mi lengua recorriera toda su inmensa panza con vellos. El flaco no aguantaba más y se puso detrás de mi culo, apretándolo con sus manos y restregándome su pené entre mis piernas. El gordo me tomo de la nuca, acariciando mi cabello, cuando de pronto me toma con mucha fuerza.

Chúpamelo, chiquita, jajajajajajajajaj

Le baje el cierre y salió una cosa gorda, que me impresiono, le empecé a besar la cabeza, luego pasaba la lengua por sus venas, luego pasaba mi punta de mi lengua por todo el pené, mientras el flaco pasaba sus manos por mi espalda, estirándome las licras para bajármelas, el gordo se levantó y se bajó los pantalones sacudiéndome su pené en mi cara.

Chúpame los huevos, mami

Me acerque entre sus piernas, no aguantaba el olor, cerré los ojos saque la lengua y la pase por sus huevos, mientras sentía su pené en mi cabello. El flaco separó mis piernas y dejo correr una escupida entre mi raya, chupándose el dedo me lo empezó a meter en mi vagina.

Mientras mi boca llena de vellos del gordo y un pedazo de carne.

Métesela, pinche flaco.

Coloco su pené mi culo y sacudiéndolo y frotándolo en mis nalgas, cuando lo siento entre mis piernas y lo empezó a meter poco a poco, sentía como se sacudían sus huevos entre mis piernas, mientras el gordo me tomo de la nuca y me empezó a meter su pené como si me estuviera cogiendo por mi boca y sus huevos me golpeaban mi cuello.

Cuando de pronto siento, la viscosidad en mi boca, el asqueroso gordo se había venido en mi boca.

No lo limpies, perra

Vente gordo, deja me vengo en su cara.

Te gustaría, puta

Hummmmm, dame

Me acostaron el gordo levanto mis piernas y empezó a empujar su pené en mi ano, empujándolo.

Te gusta, perra

Hummmm, que haces, me duele

Te voy a florear el ano

ahyyyy, hummmmm.

Mientras el flaco puso sus huevos en mi estómago, mientras su pene entre mis senos frotándolo contra mis pezones.

Aprieta tus senos, contra mis pené

Que vas hacer, hayyyyy me duele

Una rusa, con tus tetas, apriétalas duro, saca la lengua y roza mi verga con ella, obedece perra.

Mientras el gordo, podía sentir su pené en mí, sentía como sus gotas de sudor caían sobre mis piernas.

ohhhhh, siiiii perra goza, pinche flaco nos sacamos la lotería

hahahahhah, hahahahahahahha

El flaco me gritaba:

Si siente, perra

Mira gordo esta perra le estas dando un orgasmo

Jajajjajaja

Ahahahahaha si más, mas, mas, uffffffffufuufufuffu

Gritaba de placer, cuando de pronto sentía en toda mi cara, como escurría el semen del flaco.

Saco, su pené se levantó y se empezó a cambiar, mientras el gordo me seguía cogiendo, se paró el gordo y se sacó más semen de su pené, me quede acostada, satisfecha.

Te gusto puta

No me digas puta

Me levante tome mis licras y mi top.

Ven perra cómo te llamas

Pamela

Me tomo de la cintura, me vio mi culo y me dio una nalgada.

Báñate y límpiate bien, nos veremos después, porque no ha de tardar tu madre.

Nosotros ya nos vamos.

Corrí a mi cuarto, y me empecé a bañar.

Continuara…

¿Qué te ha parecido el relato?