Nuestra fantasía II

Luca, mi marido, es un amante muy morboso y desde hace mucho tiempo, haciendo el amor, me comentaba lo excitante que seria de estar con otra pareja en nuestra cama …

Esto, naturalmente me ponía cachonda y, como imagino que sea por muchas otras parejas, fantaseábamos con introducir alguien en nuestra vida sexual, pero nunca tuvimos la posibilidad de realizar nuestro sueño hasta el día que mi marido me dijo que había conocido un muchacho «interesante» y me enseño’ las fotos que nos había enviado en Internet.

El muchacho era muy atractivo y mirándola sentí una fuerte sensación de excitación en mi vientre…

Yo estaba segura que la fantasía de mi marido era limitada a los momentos que teníamos sexo, pero cuando insistió tanto para conocer al muchacho le pregunté:

¿Estas bien seguro de no reprochármelo después?

Me contesto’ que su solo deseo era de entregarme a otro hombre y mirarme gozar con el, entonces le dije que el tenia que organizarlo todo y solamente llevarme a la cita.

Bueno: el día llegó y si Luca dice que entrando en el cuarto del hotel su corazón latía a millón, seguramente no se imagina como me sentía yo !

Mis piernas temblaban por el morbo y la excitación pensando que por primera vez en mi vida hiba a hacer el amor con un desconocido y ademas de frente a mi marido !

Mis pezones endurecidos me dolían y cuando Luca bajo’ los tirantes de mi vestido para liberar mis tetas y enseñarlas a nuestro amigo… fue el momento mas sensual y excitante de mi vida !

A este punto el muchacho, rojo por el excitación, se acerco’ y nuestros labios se unieron en un largo y apasionado beso, pues su boca carnosa bajo’ a mi cuello y a mis tetas, mientras sus manos ya no respetaban ninguna parte de mi cuerpo!

Su lengua continuo’ bajando a mi ombligo …. y mas abajo… Dios mio !, siempre mas abajo…

Se puso de rodilla, levantó mi vestido y pegó su cara a mi pubis inspirando con pasión el perfume de mi braguita mojada…. pues apartándola de un lado, introdujo su lengua entre los labios de mi coño provocándome unos brividos de intenso placer !

Me sentía como en el paraíso…pero yo también quería aprovechar de el:

Agarrándolo por el pelo lo levanté y mi boca se pegó otra vez a la suya mordiendo sus carnosos labios y chupando su lengua como si fuera su polla!

Por la pasión casi rompí su camisa abriéndola para acariciar su musculoso pecho, pues mi manos bajaron para desabrocharle los pantalones y se introdujeron en sus calzoncillos para sentir su caliente y endurecida polla.

El muchacho era de verdad muy bueno y yo quería sentirlo mejor:

me puse de rodilla, acaricie’ el bulto que empujaba la tela y de un solo golpe bajé sus calzoncillos dejando aparecer su maravilloso miembro que, al fin libre, salto’ afuera como un resorte!!!

Mis manos corrieron a sus bolas llenas a explotar, le dí un casto beso en su capula y acariciándolo suavemente dije a mi marido:

Tu tenia razón mi amor ! Mira que belleza!

que con la voz ronca por el excitación me contesto:

Continua tesoro, continua cosí… mangiatelo tutto!

El morbo era tan grande que mirándolo fijamente, abrí la boca y mis labios se serraron en torno a este potente palo chupándolo con avidez!

El muchacho tuvo un sobresalto y después de unos va y ven con mi lengua lo largo de su asta, su excitación y inexperiencia no le permitió controlarse mas y sin preaviso, se corrió enviando sus múltiples y potentes descargas de leche sobre mi cara y mis tetas!

Me quedé sorprendida porqué no esperaba que acabara tan rápidamente…

Se excuso’ para no haber sabido contenerse…. pero yo me había quedado con gana…..

Pero, afortunadamente, allí estaba mi marido para satisfacerme…

Se levantó del diván y lo sentí detrás de mi acariciando mis tetas llenas de esperma, que unto’ bien sobre ellas y mi vientre como una crema de belleza diciéndome:

Eres maravillosa!

Ahora voy a enseñar a este muchacho como hacerle el amor a una mujer preciosa como tú!

Estando todavía de rodillas, empujo’ abajo mis espaldas para ponerme en posición de «batalla», levantó de mi vestido descubriendo mis nalgas que acaricio’ y besó con pasión y sus manos llegaron entre mis piernas encontrando mi braguita que estaba completamente mojada por mis jugos, la desplazó de un lado y sentí sus caricias y sus dedos que entraban en mi intimidad … sustituidos poco después por su caliente y experta lengua!

Esta vez fui yo a no poderme controlar … tuve un primer orgasmo y mi marido, después de beber todos mis abundantes jugos, se me acercó con su miembro erecto introduciéndolo lentamente en mi cuca hambrienta diciendo al muchacho que nos estaba mirando:

Mira Stefano… es así como le gusta ser tirada…

Tu tienes que pensar en su placer y no solamente en el tuyo !

Por el morbo de la situación, estas palabras me excitaron mas y empece’ a mover el culo pidiendo a Luca de darme mas y mas duro … hasta que explote’ con un segundo incontenible orgasmo que me hizo gritar de placer !

El muchacho mirando el espectáculo había recuperado todas su virilidad y

con su palo parado se nos acerco’ pidiendo a mi marido de poder seguir amándome….

Me tomo’ en sus brazos y depositándome suavemente en la cama se dedico’ a desvestirme besando cada parte de mi cuerpo que quedaba desnuda hasta que, después que mis sandalias, mi vestido arrugado y mi braguita empapada volaron, me sentí completamente indefensa y su propriedad !!

En dos segundos se desnudo’ completamente el también… su cabeza bajó desapareciendo entre mis piernas y sentí su lengua que lamia el interior de mis muslos y se introducía entre los labios de mi vagina para llegar a mi inflado y endurecido clítoris

Dios!

Quien dijo que el era un joven inexperto ?

Mi marido estaba del lado opuesto de la cama besándome y acariciando mis tetas me decía palabras que me excitaban haciéndome desear mas y mas sexo… entonces jale’ el muchacho sobre mi y, mientra mi marido me abría y sostenía mis piernas en alto para que yo lo recibiera mejor en mi vientre, le dije:

Ahora bien… méteme tu estupendo palo adentro y hazme gozar !

El muchacho no se hizo rogar, y con su gruesa verga el la mano la dirigió a la entrada de mi coño introduciéndola lentamente y profundamente hasta llegar al fondo!

Me sentía abierta y poseída como nunca… sentía sus bolas que golpeaban mis nalgas y cuando sus movimientos de va y ven adentro de mi subieron de intensidad, agarre’ la mano de mi esposo diciéndole:

Dios… Amore mio…

Que buen palo tiene!

Me esta’ haciendo gozar otra vez!

El morbo y la pasión me había hecho perder el control… quería siempre mas y ahora quería poseerlo YO!

En el fuego de la acción nos dimos vuelta para que yo fuera encima de el y a pesar de que no necesitaba de este servicio para excitarlo mas, tome’ otra vez su palo en mi boca, chupándolo y lamiéndolo hasta que explotara y pues abriendo mis piernas al máximo bajé lentamente introduciéndolo hasta sus bolas… sentía que tocaba con la punta mi matriz… empecé cabalgando como una loca hasta que mis contracciones y su convulsiones, acompañadas de nuestros comunes gritos de placer se sincronizaron, anunciando al mundo entero que nos estábamos corriendo juntos!

Fué una noche fantástica… mi marido tenia razón de tanto insistir!!!

¿Qué te ha parecido el relato?