Mi retrato I

Mi retrato I

En mi infancia, recuerdo muy bien a mi papá y a mi tío (hermano de mi mamá), contaré mis recuerdos de cada uno por separado.

Mi papá hombre alto, con ciertos músculos donde deben de estar, moreno claro, ojos cafés claros, en sí guapo.

Cuando nací, mis papás esperaban una niña, pero llegué yo, ellos habían comprado toda la ropa como para recibir a una niña, por lo tanto toda esa ropa la tuve que utilizar.

Cuando tenia como 6 años, mis papás me decían lo bonito que estaba cuando nací y la ropa que habían comprado y que tuvieron que vestirme de niña y el porqué de eso, me comentaban de sus amistades que cuando llegaban les decían que tenían una niña preciosa a lo que ellos jamás les sacaron del error en que caían, pero bueno, así fue.

Mi papá, siempre fue muy cariñoso conmigo, me acostaba encima de el y muchas veces me dormía así, él me acariciaba mucho.

A la edad de 9 años y me bañaba con él, y en una ocasión en que estábamos desnudos, sin querer le rocé el pene y se excitó (que ya de por si dormido se veía tremendo) cuando vi cómo le iba creciendo yo no me lo creía, y le pregunté, el porqué le crecía tanto, él me dijo, que era por que se la había rosado y que eso le excitó mucho.

Oye papá y porque a mi no me crece tanto como a ti, le pregunté

Me dijo: bueno es que todavía eres pequeño, pero ya te crecerá (mi pene mide como 5 o 6 cms, hasta ahora que tengo 19 años)

Mi papá me pidió que se lo tocara y yo con mi inocencia lo agarre con una mano, sentí la suavidad de la piel de su verga y a mí me encanto, me fascino, esa suavidad que tenía, mi papá me preguntó que si me gustaba, le dije –si, me gusta mucho- y me dice:

Quieres besarlo?

Me arrodille frente a el y lo comencé a besar, a besar, me gusto mucho, porque veía como se le ponía duro.

Abre tu boquita mi amor – me dijo-

Yo obediente la abrí y me la comenzó a meter en la boca, como dije hace rato la suavidad de la piel de su verga me tenía atolondrado, embobado y comencé a meterla y sacarla dentro de mi boca.

Mi papá estaba con los ojos cerrados y jadeando de gusto, me agarro de la cabeza y él comenzaba el mete y saca, y yo encantado de la vida por tener la verga de mi papá en la boca y estarle dando gusto, fue tanto el mete y saca que llegó el momento que mi papá se convulsionó y empezó a echarme chorros de semen dentro de mi boca, él no soltaba mi cabeza y tuve que tragarme toda la leche que derramo dentro de mi boca. Me gusto el sabor que tenia, para mi tenia un sabor delicioso, me encantó.

Esto sucedió muchas veces y yo ya sabía que al entrar al baño y después de desnudarnos, me arrodillaba frente a mi papá y comenzaba a besarle su verga que yo idolatraba, cuando me la metía en la boca y le comenzaba a pasar la lengua a su cabeza, sentía como crecía dentro de mi boca y eso me animaba más a seguir dándome gusto, como ustedes comprenderán a mi papá también le gustaba.

En una de tantas veces en que nos bañábamos él me dijo que ahora quería saborear mi culito y se arrodillo detrás de mí me agarró mis nalguitas, abrió mis cachetes y comenzó a poner su dedo en mi hoyito, después me lo beso, a mí me gustaba mucho lo que mi papá hacía y se, lo decía, papi, papi sigue mete tu lengua, metela por favor yaaaaa, yo gozaba mucho cuando metía su lengua y su dedo en mi colita.

Para ese entonces todos nuestros juegos eran de chuparle la verga a mi papá, que me llenara de semen la boca de tragarme ese precioso néctar y de que él me chupara la colita, metiera su lengua y su dedo, eso era todo y así pasó un año.

Pero llegó el momento, el momento que le tuve que decir a mi papá que metiera su verga dentro de mi cola, que quería sentirla dentro de mí, que quería saber lo que es ser penetrado, que quería ser suyo.

Mi papá me dijo, mira si lo hago te va a doler, aunque después lo vas a disfrutar, pero la primera vez te va a doler y a lo mejor hasta te rompo tu culito, ¿aun así quieres sentirla dentro de tu colita?, Aun así quieres que te penetre y que te meta mi verga? Yo le contestaba:

– Si papá, quiero que me penetres, aunque me duela y me partas el culo, quiero sentirte

Dentro de mí, quiero sentir esa verga divina dentro de mi culo, hazlo papi, por favor hazlo.

Mi papá me dice: – lo haremos, pero debemos de esperar a estar solos, que tu mamá no esté en casa para poder hacerlo bien.

Mi papá ya me había hecho ver todo lo que implicaba el que me penetrara, y yo estaba desesperado por sentirme penetrado, y penetrado por la verga de mi padre.

Un sábado en que mi mamá salió de compras, mi papá me llama y me dice que tendríamos alrededor de 3 horas para estar solos, que si quería seguir con lo que le había dicho.

Yo rotundamente le dije que SI, que no me importaba todo lo que me había dicho sobre el dolor, que quería sentirlo dentro de mí.

Mi papá me llevó al baño como si nos fuéramos a bañar, nos desnudamos, y el ritual de siempre, yo arrodillarme y a chuparle la verga, pero en esa ocasión estaba yo desesperado por sentirme completamente penetrado por mi papá, sacó un frasco de no sé que, se embarra los dedos y comienza a pasarlo por mi culito, una y otra vez, al ver que ya entraban sus dedos fácilmente, comienza a ponerse en esa divina verga que tiene, la deja toda embarrada de eso que me puso.

Me pide que me agache, que ponga las manos sobre el inodoro y que levante mi cola lo mas que pueda, así lo hago y él apunta sobre mi culo, al sentir su verga en mi hoyo, me da mucho frió y miedo, se lo digo y él solamente me dice que me calme que me ponga suavecito que me la va a meter muy despacio, que cuando sienta dolor se lo diga para parar, le contestó que así lo haré y que comience porque ya estaba listo, el empuja un poco y siento como mi esfínter se abre a la tremenda verga de mi papá, me duele, pero no digo nada, me muerdo los labios y aguanto el dolor, le digo que siga, que siga despacio, que estoy sintiendo muy rico.hágame saber cuando me lo haya metido todooooooo, siga papi, siga ahhhhhhhhh que rico, que ricooooooooooooo, masssssssss deme masssssssssss, así papi así, así mas massssssss.

El dolor fue intenso, muy fuerte, pero saber que mi papá me estaba penetrando también me daba mucha satisfacción, después de bastante rato el dolor se calmó, y comencé a disfrutar mucho de la penetrada que mi papi me estaba dando, él jadeaba del esfuerzo y del placer que estaba sintiendo, pero seguía con el mete y saca de su deliciosa verga, duro creo que como 15 o 20 min (aunque les diré que tanto era el placer que lo mas probable es que haya perdido la noción del tiempo)Fue un placer indescriptible, fue fabuloso.

Esto siguió por algún tiempo hasta que se separo de mi mamá y se fue a vivir a otra ciudad, desde donde me hablaba por teléfono y me decía que extrañaba mucho a su nenita linda (Yo) y preciosa, que quería tenerme a su lado para que le chupara su verga y para que me cogiera como solo él sabe hacerlo, cuando me hablaba por teléfono y teníamos esas platicas yo me excitaba muchísimo y lo único que me quedaba por hacer era meterme una zanahoria en mi culo que añoraba el placer sentido con la verga de mi papá.

Continuará…

¿Qué te ha parecido el relato?