relatos eróticos auto

12 relatos

Internet historias reales II: Atracción…

0,00 (0 votos)
Todo venia confuso, inexplicable, placentero, incierto, decidí seguir adelante, me gustan esas situaciones extrañas, hasta el momento, mis mejores amantes eran las mujeres casadas, veremos que pasa con Sandra, aunque interiormente me sentía extraño, no era una conquista más, de hecho parecía haber sido conquistado por ella una mujer de solo, 18 años.

El probador III

0,00 (0 votos)
Me tenía excitadísimo, ella lo notó y empezó a acariciarlo, hasta que bajó el zipper y lo tuvo al descubierto. Se agachó y lo miraba como una niña mira una paleta, le empezó a dar besos y a jugar con él. Me da un beso en la boca y se abalanza contra mi pija, se la metió en la boca.

Un sábado diferente con mis nuevos amigos

0,00 (0 votos)
Modestamente tengo con qué hacerlo, unos pechos no muy grandes, pero si bien paraditos, una cola hermosa, y una figura pareja fruto de muchas horas de gimnasio, pelo largo rubio y lacio y carita de nena según me dice la gente que conozco.

El accidente

0,00 (0 votos)
Se estaba mandando un pollón de dimensiones enormes, delante mío, gimiendo, acariciándole los huevos a su macho aparecido, poniendo cara de puta en celo sin importarle nada más que gozar como nunca antes.

Fantasía con Pandora

0,00 (0 votos)
Salimos, es verano pero se puede sentir un ligero viento y yo te doy mi chamarra en lo que llegamos al auto, poniéndola sobre tus hombros, te abrazo por la cintura y llagando al auto abro la puerta del carruaje que te llevara a tu palacio.

Gozando sin perder la virginidad I

0,00 (0 votos)
En un momento me dijo, ahora te voy a enseñar otra manera de seguir siendo virgen y me volteó boca abajo y del cajón de la mesita de noche sacó una tapita de vaselina, la cual unto en mi ano metiendo su dedo índice para que quedara bien lubricado.

Inicio en Pinamar II

0,00 (0 votos)
El dormía en la cama de arriba de la mía así que cuando fue a subir tardó un poco más de lo normal dejando su pene a pocos centímetros de mi cara y yo sabiendo que el no podía verme abrí los ojos y mire bien, hasta pude sentir su aroma.