relatos eróticos no consentido

Sexo no consentido

69 relatos

Un solitario pistolero encuentra un oasis en el desierto

0,00 (0 votos)
Seis días cruzando los páramos de Nuevo Méjico sin más compañía que un caballo, seis días sin una comida caliente, seis días sin una bebida fría que llevarse a la boca, seis días sin rumbo, seis días sin más distracción que mis pensamientos, seis días pensando en follar no son buenos consejeros.

¡No consentido, bueno!

0,00 (0 votos)
Me ascendieron, pero yo deseaba a aquella chica y estaba dispuesto a hacer lo que fuese por conseguirla. Entonces todavía no estaba casado y tenía 32 años, diez más que ella, una jovencita de 22.

Depravación adolescente

0,00 (0 votos)
La sensación de poder, de dominar, de tener el absoluto poder sobre una mujer es una sensación que la mayoría de los hombres sentimos como una de nuestras grandes fantasías, pero ¿y si fuese al revés? Ser el dominado.

El enmascarado

0,00 (0 votos)
El enmascarado. Deja el abrigo en el guardarropa y se mira en el espejo antes de apagar la luz: su pelo rojo, entre anaranjado y rubio, ondulado, con la raya en medio, su cara redonda, sus coloretes para disimular su palidez y resaltar las pecas, sus ojos azules, su boca pequeña.

La primita de mi novia

0,00 (0 votos)
Desde que ella llegó a la casa de mi novia sentí una gran erección al verla, era preciosa me encanto, mi relación con ella se empezó a dar de buena forma, yo siempre me portaba con ella de lo mejor, pero con intenciones de algun dia poder cogerla en ciertas ocasiones ella se sentaba en el sillón con las piernas abiertas y como usa shorts de licra cortos podía ver su pantaletita asomarse, eso me ponía cada vez con más ganas de cogermela.

Un jovencito se enamora locamente de un muchacho de 19 años

0,00 (0 votos)
Tuve conciencia de mi homosexualidad antes de cumplir los 12 años. Siempre buscaba mirar antes el pene de mi hermano, 5 años mayor que yo, que la rajita de mi hermana 2 años menor que mi hermano. Solía esconderme en un armario-habitación que había en la habitación de mis padres, y que se accedía a él tanto por su propia recámara, como a través de otra puerta en el pasillo.

Leonor

0,00 (0 votos)
Durante años el sexo fue para Leonor algo así como parte de las obligaciones que toda mujer debe tener. Originaria de Oaxaca, como la mayoría de sus coterráneas se había casado muy joven, y junto con su marido llegó a la gran ciudad en busca de nuevos horizontes.

Chantaje a mi primita II

0,00 (0 votos)
Los días pasaron, yo informándome por sus compañeras de piso, espere a llamarla hasta que consiguió un trabajo, pues sabia que una vez que empezase a ganar dinero y tuviese un trabajo que le gustase, el hacer que lo perdiese seria otra arma contra ella.

Chantaje a mi primita I

0,00 (0 votos)
Esta es una historia real con nombres falsos que ocurrió hace un año y medio y aun dura. Ya hace mucho tiempo que me había fijado en mi prima, una chica castaña, bastante alta y desgarbada, pero con unos pechos grandes algo caídos, pero muy excitantes para mi.

Heidi la supermodelo

0,00 (0 votos)
Yo entiendo que mi ilustre hermana a sus 21 años genera mas ingresos que yo con mis 23; de hecho, yo no genero ingresos y sí gastos ya que no tengo preparación para trabajar en algo grande, así que aun dependo económicamente de mis padres.

Hasta lloró esa vez

0,00 (0 votos)
El trato fue que Fabiola se estaría conmigo toda la noche, y yo tenía derecho a todo, sin perder tiempo la llevé a un cuarto que utilizo de bodega en el mercado, entré y de inmediato la comencé a fajar.

Tren nocturno

0,00 (0 votos)
De pronto dio una embestida y el glande se coló en mis entrañas, produciéndome un dolor insoportable, con lo que intenté zafarme de esa penetración pero me tenía muy cogida y lo único que conseguí es que se metiera un poco más, por lo que intenté quedarme quieta y esperar que cediera el dolor.

Fui violada por una niñería

0,00 (0 votos)
Don José me observaba de arriba abajo, con unos ojos nada buenos, yo me fije en él, y era un tipo sin ningún atractivo gordo con unos ojos pequeños como los cerdos, que se clavaban en mi cuerpo.

Sandra y el dueño de la casa

0,00 (0 votos)
A Sandra le lloraban los ojos, había dejado de masturbarse y solo trataba de coger un poco de aire por la nariz. No sabía cuanto tiempo llevaban así pero parecía una eternidad. Al final, su boca se lleno de semen que tuvo que tragar para poder respirar.

Cristina la policia

0,00 (0 votos)
Del coche patrulla salió Cristina, era policía del pueblo y se portaba de manera severa con estas pequeñas infracciones de trafico que otros compañeros no tenían en cuenta.

El trabajo especial III

0,00 (0 votos)
Tome el teléfono y marque el numero de mi esposo, el teléfono repico y repico, pero nada, era viernes en la tarde, aquí y 5 horas menos en mi país, así que supuse el estaría fuera trabajando en los negocios, que lastima me hubiese gustado oír su voz y excitarme con solo eso, lo llamaría después.

Amante furtivo

0,00 (0 votos)
Como entre sueños escuchó la puerta de la entrada abrirse, soñolienta volteó al lado de la cama que normalmente ocupara su marido y al encontrarlo vacío concluyó que quien entraba a la casa era él, que como cada viernes regresaba de madrugada luego de irse de borrachera con sus amigos, resignada se acurrucó bajo las cobijas y de inmediato se quedó dormida.