Yo de profesor y los alumnos, esta es la historia.

Hacía ya dos semanas que había cumplido 38 y aunque mi familia hizo una pequeña celebración, la verdad que ya veía que el paso de los años venía rápidamente.

Tenía una vida totalmente normal, dentro de la rutina, sin ningún sobresalto.

Tengo 2 hijos, César de 14 años y Luis de 16, mi mujer murió hace ya 7 años.

Trabajo como profesor en un colegio público masculino de clasificación media y lo que da más interés a mi vida parece que son las matemáticas.

Los alumnos

Esa semana me habían dicho que tenía que sustituir al profesor de educación física, y bueno, como parece ser que era el único que no se rompería una pierna al correr un poco pues acepté sin ninguna complicación, además que cambiaría mi rutina diaria, de la cual ya estaba harto.

Fui al vestidor, me cambié de ropa y espere 5 minutos a que los alumnos llegaran y bueno, cual fue mi sorpresa de ver a unos 44 jóvenes de 15 y 16 años gritando, eso me impresionó, me rompió toda la perspectiva de la clase que iba a dar, pensaba en hacer unas cosas, pero por la cantidad de alumnos casi me echó para atrás y tuve que buscar cosas más sencillas que pudiesen hacer entre todos.

Pase lista y me presente a todos los alumnos

Mande un par de ejercicios y lo único que vi fue que todos iban  por balones y que se olvidaban de mí totalmente, era un desastre. De repente me tocaron por detrás, era un chico que se había hecho daño en el muslo y decía que no podía andar bien y le dolía algo. Así que me lo lleve a la habitación y le eche un vistazo.

Le dije que se quitara los pantalones para poder ver que se había hecho y que se tumbara.

Así lo hizo y se tumbó sobre una camilla que había allí, empecé a tocarle los muslos y de repente me vino una sensación extraña, me estaba poniendo cachondo al masajear su velludo muslo así que de repente me eche para atrás y le dije que ya estaba y que se podía ir ya.

Mientras el se vestía no le quite ojo de encima verlo en interiores me ponía a tope, e incluso me toque por encima al ver eso, estaba muy excitado.

Y se fue, pero no paraba de tocármela, tuve que cerrar la puerta y hacerme una paja, y fue una corrida bastante impresionante para esos tiempos en los que corría, en los que solo había monotonía.

Por la noche solo podía pensar en eso, y cuando seria mi próxima clase de gimnasia.

A la mañana siguiente primero daba clase de matemáticas y estando sentado en la mesa y al oír a algún alumno decir algún problema, me empecé a fijar en muchos detalles, como por ejemplo sus bultos de entre piernas y que por su forma de sentarse se les hacía notorio uno que otro se pellizcaba su parte de vez en cuando, inclusive pille a más de uno manoseándose mientras yo daba la clase, pero era un espectáculo nuevo para mi.

Me tocaba clases, mandé a los alumnos dar un par de vueltas por el colegio y luego que se fueran a jugar al fútbol o al baloncesto, o a hacer lo que quisieran hacer, la verdad es que me traía sin cuidado.

Al rato vinieron dos chicos, uno se había hecho daño en un pie, así que lo toque y le dije que se sentara por algún sitio y que no corriera mucho, y el otro era el del otro día.

Me dijo que era lo mismo y sin yo decirle nada se bajó los pantalones y se tumbo en la camilla de espaldas.

Me acerque a el con la garganta seca y un poco nervioso, acerque la mano y se la puse en el muslo y le pregunte que si era hay, y me dijo que era por esa zona en general.

Así que le toque un poco el muslo por encima con un par de dedos y luego con la palma de la mano ya en plan bestia más o menos. Le tocaba los muslos para ver que le pasaba, aunque realmente me lo estaba pasando bien y cada vez me ponía más cachondo manoseándole los muslos.

Entonces se me ocurrió la idea del reflex, le dije que se subiera un poco la camisa para que no se marchara con él, y como es normal lo hizo, y bueno, quedaron a la vista su diminuto calzoncillo, el cual dejaba ver un enorme bulto, parece que lo hacía adrede.

Le eche el reflex y el se estremeció un poco, le pase un poco la mano y le abrí los muslos y le volví a echar reflex y comencé a restregárselo por todo. Hacia ya algunos minutos que estaba empalmado y esto que estaba haciendo me ponía mas a tope.

Le manoseaba continuamente los muslos con las dos manos, metiendo las manos por los entremuslos y sacándolas por afuera.

De vez en cuando hacia alguna incursión para arriba y le tocaba un poco la liga del interior por dentro del muslo, y me decidí a hacer más, así que me decidí a meter las manos en el entremuslo y avanzar hacia la ingle, le estuve tocando por esa zona, a 1 cm de su ya abultado miembro, hasta que de repente dijo el niño que le dolía por esa zona, así que se abrió un poco mas de piernas y no se porque pero se subió más la camisa y pude contemplarlo casi de cuerpo entero, con unos pectorales bien definidos y una línea de vellos que subía al ombligo.

Me puse a manosearlo por esa zona y continuamente le pasaba algún dedo por encima de su slip y podía hasta sentir como era su miembro, latiendo como si se quisiera salir de esa prisión,  ya no podía más, estaba a tope, a punto de reventar.

Se puede decir que tenía las dos manos entre sus muslos, y el lateral de mi mano ya no se apartaba de su bulto.

Entonces saltó el niño y dijo que le dolía un poco por la parte de delante, también así que se dio la vuelta y dejó caer las piernas por los bordes de la camilla.

Me volví a acercar y me puse de tal forma que ella tocara con su rodilla mis huevos, mientras yo seguía frotándole por los muslos, cada vez estaba excitado y le pasaba ya con mas ímpetu mis partes por su rodilla.

Lo tenía delante mío, abierto de patas mientras le manoseaba los muslos y el con los ojos cerrados, deje caer la mano suavemente por su slip y comencé a palparle por encima.

El estaba inmóvil, le gustaba y sabía lo que estaba haciendo, estaba disfrutando con eso… y yo aun mas, no podía más, hasta que de repente ante tal impotencia de no poder hacer nada más y debido a tales circunstancias me corrí de golpe, me quedé inmóvil, y me senté en la primera silla que encontré, todo retumbado, era la primera vez que me pasaba una cosa así y los efectos fueron bastante notorios, estaba hecho polvo y no podía hacer nada más.

El chico entonces se incorporó y dijo que si ya estaba, y le dije que sí, que ya no podía hacer nada más, que si le pasaba otra vez que se pasara y haría lo mismo, y él me respondió que no me preocupara que se pasaría en cuando le pasara lo mismo, asintió con cierta mirada picarona. Se puso de pie, se puso a espaldas mía y se puso los pantalones, se acomodo la camisa y se fue…

Yo me quedé atónito ante tal situación, me había corrido tan solo haciendo eso y yo pensaba en que tales niños no eran niñitos dulces sino unos calientapollas, o algo mas? Al par de minutos me levanté de la silla, di por terminada la clase y dije que me dolía un poco la cabeza y que me tenía que ir pronto, así que me salte la reunión de profesores.

Llegue a mi casa con 1 hora y media de adelanto, abrí la puerta sin decir nada, ya que no tendría que haber nadie, pero cuando pase por el pasillo e iba a mi habitación, me paré en seco.

En mi cuarto oí algún que otro murmullo, camine sin hacer ruido y mire con cuidado.

Era César, estaba con un amigo en mi cama mientras follaban.

Me quede muerto y me apoye en la pared, no sabia que hacer, si interrumpir, decirle algo, matar al joven ese, o matarlos a los dos, pero mientras lo decidía volví a mirar, me gustaba ver el espectáculo.

Mi hijo estaba encima de él cabalgando una polla de por lo menos 20 cm y hacía un movimiento de caderas como todo un experto hasta que de pronto el chico se corrió, el se la saco y le quitó el condón que tiró al suelo y se puso a chuparle la polla a su amigo, luego avanzó a la cara de su amigo y le puso su paloma en la cara y este a su vez le aplicó una mamada espectacular y mi hijo bombeaba en su boca como si fuera una dulce y bella concha, hasta que termino y le aplicó toda la leche en el rostro al chico, acto seguido se dedicó a lamérsela con mucha euforia como si en ello fuera la vida, hasta dejarlo sin un solo rastro.

Entonces mi hijo dijo, venga recojamos la ropa de mi cuarto, y me apresure a esconderme en otra habitación mientras ellos pasaban de largo. Estuve allí escondido mientras escuchaba la conversación de ellos, pero…

-Sueles hacer esto mucho?

-Desde hace ya dos años, siempre que puedo sabes…

-Y lo sabe tu hermano?

-Si, pero lo que no sabe es que hoy le ha tocado a su mejor amigo.

-Sabes me gusta culear en familia… y cuando será la próxima vez?

-Ya veremos, te apuntare en la lista, como decías que te llamabas?? -Carlos!,

Me gusto la idea esa de hacerlo en el cuarto de tu padre…

Yo estaba alucinando, resulta que mi hijo Cesar follaba desde los 12 años y que ya se lo habían tirado varios chicos y que encima parece ser que mi otro hijo Luis también folla desde hace tiempo y encima no saben ni su nombre, yo alucinaba!.

Pero además que estaba alucinando estaba empalmado, tal espectáculo me había puesto las pilas, y cuando se fueron, me tumbe en mi cama pensando sobre lo que había pasado ese día y me corrí.

Mi vida poco a poco iba cambiando, ya no era nada rutina, ahora veía cosas que antes se me pasaban por alto y que me excitaban mucho y que ponían cierta novedad a la vida, ya que hacía tiempo que no me masturbaba pero ese día me masturbe 3 veces.

Esa noche salían los dos y bueno, me estuve fijando en la ropa que llevaban ambos, los dos con camisas ajustadas, pantalones de cuero, etc, así que decidí dar una vuelta para poder despejarme, llame al amigo de siempre y decidimos ir a tomar algunas copas.

Se llamaba Juan, tenía 38 o 39 años, no lo se, pero vamos, la misma edad que yo más o menos, nos conocíamos desde hace mucho tiempo y siempre habíamos sido confesores de uno a otro, a pesar de yo conocer su condición de bisexual, estaba en mi misma situación matrimonial, aunque el estaba separado desde hace bastante tiempo, porque su esposa lo consiguió con otro hombre en la cama.

Y nos fuimos a un bar de la ciudad, siempre íbamos al mismo, pero esta vez le dije que fuéramos a otro que estuviera mas por el centro y el acepto llevándome a uno de ambiente.

Le comente que ahora estaba dando clases de gimnasia en el colegio y bueno, me arme de valor y le comente lo que me pasaba últimamente, de lo que me había dado cuenta, y de las pajas que me había hecho pensando en eso.

De hecho era al único ser que se lo podía contar, era la persona perfecta para comentárselo y que me contara que le parecía si pensaba que yo era homosexual ya que esto nunca había pasado por mi mente y que jamás pensé que me sucediera muchos menos después de esta edad, y le pedí  consejo ya que no sabia que hacer o cómo podía controlarme o no se que.

El se quedo me quedo mirando y luego dijo” solo eso?” Pensé que solo era yo.

Me estuvo diciendo que era normal, que ante tantos jóvenes era normal.

Yo le dije que no se, que si a él le había sucedido algo parecido con jóvenes que podían ser sus hijos, entonces me interrumpió y me dijo que mirara a la barra, allí había dos chicos, tendrían 17 o 18 años, con unas franelas ajustadas y con un pantalón pegado, zarcillo, pelo pintado, etc, Entonces Juan me dijo…

-Cuantos años te crees que tienen?

-17,18,19..?

-No! respuesta incorrecta, tendrán 14 o 15 años, lo que pasa es que tal como van vestidos pretenden ser mas mayores aunque de mayores no tienen nada. Van en busca de personas mayores para culear continuamente, y te aseguro que no engañan a nadie y los que se van con ellos ya saben que edad pueden tener y van porque les gusta, así que no te preocupes que es normal lo que te pasa…

-Ni tan normal! (me río) qué harías tú?

-Yo?? pues me aprovecharía de la situación, si el chico busca eso, y te quiere poner cachondo pues tirale.

-Como si te crees que fuera tan fácil, si quieres un día te vienes y ves lo que pasa vale?? (me río)

-Vale! (se me corta la risa) Pero ya sabes, avisame antes, si quieres el lunes, lo tengo libre…

-Bueno…

Entonces me decidí a contarle el tema de Cesar, me arme de valor y se lo conté.

-Como te decía antes, normal, mira, tu hijo, ambos, sin que te molestes conmigo, están muy buenos para la edad que tienen y es normal que te hayas excitado viéndole hacer eso, la verdad que lo tenias que haber grabado en video…

-Lo harías con ellos? te atreverías?

-Bueno, me pones en un aprieto la verdad, los conozco bastante, pero en un momento de empalme, pues la verdad es que no se…

-Oye, ya se hace algo tarde, vámonos vale.

-Vale.

Y bueno, eso fue lo que pasó esa noche, lo estuve comentando con el todo ese tema y se me quedaron las cosas por lo menos algo mas claras. Llego el lunes por la mañana, y cuando faltaban 5 minutos para terminar mi clase de matemáticas llegó Juan.

Me quede como asustado, pudiendo temer lo que pasaría.

Nos fuimos al vestidor, y como siempre di lista mientras el permanecía en mi despacho al lado del vestidor, les dije dieran unas vueltas a la pista, que hicieran 10 abdominales y que saltarán al potro dos veces y que luego lo demás libre para hacer lo que quisieran (que bien doy clases no?).

Cuando terminaron de saltar al potro me vino el chico de siempre y me dijo que le dolía lo mismo de siempre y que si le podía echar reflex, así que me lo lleve al despacho y entonces me acordé de Juan, se me había olvidado que estaba allí esperando…

Rápidamente pensé en algo y le dije a al chico que era un amigo mío que además estaba trabajando en la cruz roja y que no pasaría nada, aunque al chico le dio igual…

Mientras se quitaba zapatos y el pantalón, Juan me comento que estaba bien el niño para su edad y que estaba grabándolo todo con la cámara de video que había puesto en la biblioteca, yo me quede asombrado y fui a apagar la cámara cuando Juan me cogió por el hombro y me dijo que no pasaría nada…

Se tumbó sobre la camilla de espaldas, con camisa subida hasta la cintura y se podían ver los muslos y el slip.

Me acerque y le comencé a acariciar los muslos y luego le eche el reflex y me puse a darle un pequeño masaje, mire a Juan y el se acerco y me dijo que le dejara a él.

Le dijo que se tranquilizara que era un especialista, le puso las manos sobre los muslos y fue suavemente tocándolos de abajo a arriba mientras metía los pulgares por el entremuslo, cuidadosamente Juan iba subiendo poco a poco más.

Hasta que le puso las manos en el trasero y llegaba con los pulgares a la ingle suya, estaba a dos cms de su bulto.

Le metió las manos por debajo de su slip mientras que con los pulgares le acariciaba el pito por fuera. Juan estaba a tope, se le notaba en la cara y creo que mucho más en sus pantalones.

Se lo estaba pasando bien y disfruto más cuando se agacho y se metió en la boca sobre el slip ese bulto, yo me quede pasmado. Yo estaba a punto de reventar así que me saque la polla y comencé a tocármela, me acerque a su cabeza, y le metí la polla en la boca.

Mientras me la chupaba, vi como Juan se sacó su polla y comenzó a hacerse la paja, parece ser que no se lo quería follar pero disfrutaba metiéndose ese trozo de carne en la boca, y verle hacer eso me gustaba más.

Pero el tenia mi polla en su boca, y realmente lo hacia bastante bien y pensar que fuera un “novato” (tenia mis dudas).

Yo me movía como si me lo estuviera follando, pero realmente me lo follaba por la boca, y disfrutaba cuando se la metía entera por la boca y notaba con la punta de mi pene su garganta, era muy excitante, hasta que me empezaron a dar espasmos de tanta excitación y me corrí de golpe en su boca.

No la saque y la tuve dentro hasta que Juan se corrió con su paja. Se la saque poco a poco de la boca mientras el hacia cierta presión con los labios para que saliera sin una gota de mi semen.

Había sido una buena corrida y muy morbosa.

El chico se levantó de la camilla y se vistió y dijo que ya no le dolía nada y que era un método infalible para curar a las personas, y se fue.

Nosotros nos miramos y apagamos la cámara…

Volví temprano a casa con Juan, nos fuimos al salón y pusimos la cinta de video, mientras tomábamos algo y disfrutábamos del espectáculo.

Los dos nos pusimos algo ebrios y comenzamos a charlar sobre sus experiencias sexuales, las cuales eran muchas, en un descuido Juan se comenzó a quitar la ropa porque tenía mucho calor y se quedó en interiores, yo nunca había visto a Juan así, pero lo que veía me gustaba, no se si eran por los tragos pero me agradaba la vista, mientras tanto el video corría y comenzó a explicarme como se había hecho la paja y que sentía.

Eso me hizo poner más cachondo y Juan aprovechando la situación comenzó a meterme mano, con la excusa de explicarme como tenía que hacer, cuando me di cuenta estaba con la paloma afuera y decidí quitarme toda la ropa en lo que Juan me ayudó nos quedamos totalmente desnudos uno frente al otro y mis manos temblaban no sé si de miedo o emoción pero de golpe nos abrazamos y nos dimos un largo y jugoso beso.

Yo sentía que la cabeza me daba vueltas ya no por los tragos si no por lo excitado que estaba, él se arrodillo frente a mí y comenzó a acariciarme el pene hasta introducirlo en su boca, lo cual para mí fue la gloria, ya que lo hacía muy bien como todo un experto, de pronto sentí espasmos en todo el cuerpo y eyacule en su boca.

Juan trató de tragarse toda le leche pero le era imposible mi leche le corría por la comisura de los labios, se puso de pie y me dijo en forma cariñosa te toca a ti, tienes que aprender y quien mejor que tu mejor amigo para enseñarte, me puse de rodillas y su pene quedó justo frente a mi, parecía imponente, unos 18 cm, grueso, y con vida propia.

Lo acaricie suavemente para adaptarme y luego le pase la lengua por su glande varias veces, para luego introducirlo lentamente en mi boca desde su cabeza hasta lo más que pude, era una sensación agradable, que comencé a disfrutar de inmediato, empecé a acariciarle sus nalgas buscando ese pequeño orificio secreto.

De pronto sentí como Juan empezó a bombear en mi boca y de pronto sentí un chorro candente de esperma que me hacía tragar con todo placer ya que tenía mi cabeza sujetada a su entrepierna, nos acostamos en la alfombra y nos abrazamos por un largo rato.

Luego fui a acompañar a Juan a su casa, mientras comentábamos que tal fue.

Mientras tanto uno de mis hijos entró en casa y al ir al salón se dio cuenta que había una tapa de una cinta, conecto el video y sorpresa.

Llegue a casa pasada 1 hora y bueno, fui a coger la cinta que se me olvidó sacar del video, y cual fue la sorpresa de ver la cinta rebobinada totalmente.

Alguien la había visto y no sabia quien era, pero el comportamiento de mis hijos era totalmente normal y el mío aunque estaba nervioso era el mismo que siempre. Estaba muy nervioso y además cachondo, saber que alguien sabia lo que había hecho y no saber quien es me ponía muy cachondo y me masturbe esa noche.

Esa mañana fui al colegio y como siempre yo fui el multiprofesor para todo, tuve que ir a hacer un examen de matemáticas a una clase en la cual el profesor no estaba.

Entre en la clase y era mi clase de gimnasia, les explique la situación y que yo haría el examen.

Después de repartir los exámenes me senté en la mesa esperando a que acabaran, y me fije que el alumno con que había tenido ese incidente estaba allí mirándome de vez en cuando.

Lo observe detenidamente.

Bajo una mano y se la puso sobre su bulto, yo me empalme a los pocos segundos de ver esa situación.

No podía más, y baje la mano a mis pantalones y comencé a tocarme mientras miraba como se hacía tocaba.

Seguí masturbándome sin que se dieran cuenta y disfrutaba de una buena vista, era realmente delicioso, hasta que me corrí.

Llene la mesa por abajo de leche y mas de una gota se cayo al suelo debajo de la mesa.

En ese mismo momento toco el timbre y todo el mundo comenzó a entregar sus exámenes.

Yo solo tuve tiempo a limpiarme la leche de la mano en los vaqueros y a subirme la cremallera.

Seguidamente me vinieron de golpe todos los exámenes que se iban acumulando en mi mesa.

Fui a mi despacho a corregir estos exámenes, hasta que llegue al examen del chico el cual había hecho un examen muy especial. Solo tenia un ejercicio hecho y otro folio por detrás.

Pase el primero y tenía escrita una nota diciendo que esperaba un 8 porque lo podía hacer mejor. Rompí la nota y la tire a la papelera.

Y bueno, por supuesto le puse un 8, para mi era el mejor examen.

Y termino el día, volví a casa y empezó la mañana siguiente.

Al día siguiente impartí mi clase de gimnasia como solía hacer, les dije que corrieran un poco y luego que hicieran unas abdominales.

Pero ese día no tuve a un solo joven con dolencias musculares, tenía a 5 o 6 niños más. A todos les dolía en partes muy suculentas, a uno en el muslo, a otro en el estómago, etc.

Eso me parecía muy extraño, se salía fuera de lo normal, y a todos les dolía algo muy peculiar, total, que esa clase me la pase dando masajes, tocando muslos y acariciando culos, estaba muy excitado y ellos lo sabían.

Yo creo que se corrió la voz entre ellos, y parece que les gustaba que les hiciera eso así que disfrutaban cuando yo les daba algún masaje tocándoles algo.

Termino la clase y ya no había ningún niño, así que me fui a cambiar de ropa en mi despacho.

Me quite todo excepto los pantalones cortos y cuando me iba a poner la camisa nueva y luego los vaqueros, golpearon a mi puerta, diciendo que saliera rápido.

Abrí la puerta tal como estaba y un niño me dijo que fuera rápido al baño que una chico se había resbalado en la ducha.

Fui rápidamente, subí las escaleras que daban a la ducha y entré en el baño rápidamente, me fui a la parte de las duchas y allí estaba él, tumbado y desnudo.

Me fije en que solo estaba un poco nervioso y con una vieja y cicatrizada herida en una pierna, así que me tranquilice más.

Me gire para preguntar si alguien había visto lo sucedido y estaban unos 4 jóvenes.

Un par estaban en interior y los otros dos estaban totalmente desnudos.

Yo me puse un poco nervioso, así que me metí en la ducha y saque al chico en brazos y lo puse sobre un banco que había allí.

Fui a sacar el botiquín que estaba a pocos metros.

Yo estaba nervioso por la situación, el verlos a todos desnudos me ponía muy excitado, y la verdad que no me atrevía a decirles que se taparan, porque me gustaba la vista así que los deje estar como quisieran.

Al estar mas tranquilo me di cuenta que estaba todo mojado por la ducha, incluido los pantalones cortos de deporte, y encima tenía una erección de los mil demonios por la situación.

El chico se sentó mientras yo me agache a curarle el pie, pero mirara a donde mirara veía culos y huevos preciosos, aparte de que el físico de estos jóvenes era envidiable y sus cuerpos ni hablar, atléticos y muy bien dotados, y si miraba hacia adelante veía todo el pene del lisiado, ya que estaba abierto de piernas totalmente mientras le curaba la herida.

Yo ya estaba a reventar y con los pantalones mojados se me ponía la polla en mala posición así que más de una vez tuve que ponérmela bien.

Ellos se dieron cuenta y supongo que estar mojado, con un pantalón cortito y con la erección que se me notaba sobre el pantalón corto les excitaba más.

Así que me vino la pregunta a la mente, “que hacía yo en medio de 5 jóvenes desnudos que querían lo mismo que yo?”.

Sabía que me podía poner las botas, pero no sabia como hacerlo.

Me levanté un momento para coger una venda y me apoye en dos chicos, les roce levemente el culo y volví a sentarme.

Sabían que lo había hecho a propósito así que decidí lanzarme en plan bestia ya que ellos buscaban lo mismo que yo, pero no sabían cómo dar el siguiente paso.

Así que me decidí a hacerlo yo.

Yo le dije que si le dolía lo mismo que hace un cuarto de hora, y me dijo que sí, así que fui acercando poco a poco la mano a su muslo, fui subiendo hasta que le coloque mi mano casi al lado de su ingle, a pocos centímetros de su pene, erecto, vibrante de unos 16 cm, con un vello púbico rubio como él.

Le pregunté que si por esa parte le gustaba y me dijo que sí, así que entendí que eso era una invitación.

Cogí con ambas manos y le abrí las piernas colocándolas en alto dejando al aire su bello y hermoso agujero y metí mi cabeza entre sus piernas y comencé a mamarle el culo y el pene.

Metí la lengua entre el pene y el recto en forma circular.

El chico apoyó sus manos sobre mi cabeza mientras hacía ligeros gemidos. Le gustaba lo que le estaba haciendo, y quería que siguiera, así que eso me dio seguridad al seguir mamandole ese tolete.

Estaba disfrutando realmente de ese momento, termine de lamerle el pene y mire a los demás.

Estaban allí mirando como se lo mamaba, así que me gire cogí a otro chico que estaba de pie y comencé a mamárselo a el también.

El permaneció allí de pie con una pierna en el piso y la otra en el banco mientras yo estaba tumbado en el suelo y le mamaba su pene le metia el dedo en el culo.

Cuando saque la boca de su pene y mí dedo de su culo me di cuenta de que el resto de los jóvenes estaban todos desnudos con sus pollas viendo al techo y yo, estaba muy excitado.

Me incorpore y me quite los pantaloncitos y pudieron ver mi estupenda polla a tope de sus cualidades, unos 22 cm., bastante grueso quizás a los que ellos estaban acostumbrados.

Me tumbe en un banco y le dije a uno que viniera, vino otro a la cual no le había mamado el pene y me lo puso en la boca mientras tanto otro fue a mi polla y comenzó a chuparme la polla.

Estaba realmente disfrutando, y me lo pase mejor cuando comencé a masturbar con cada mano a dos chicos.

También el chico que me chupaba la polla terminó de chuparmela y se puso encima de mi mientras se metía la polla y comenzó a moverse. Pronto se corrieron los que le estaba haciendo la paja, y luego se corrió el que le estaba mamando el guevo, así que se la saque y me incorpore, lo puse a cuatro patas y comencé a metersela de nuevo.

Ver esa situación me ponía a tope y no tardé en correrme y a volverme a empalmar otra vez, así que cogí a otro chico el cual era el más flaco de todos con cara de bebé pero muy bien dotado, me atrevería a afirmar que igual que yo, este estaba temeroso y tenía su polla a media asta, así que comencé por darle una mamada de los mil demonios y sentí que su polla no me cabía en mi boca ni siquiera la mitad, de pronto el se zafó de mi boca y se dio vueltas y comencé a meterle la polla por el culo en la misma postura.

Era realmente genial, este chico tenía movimientos circulares y sentí que de verdad disfrutaba a pesar que se quejo cuando le introduje mi pene a todos estos ya me había follado a dos chicos, ambos tenían sus penes erectos y a punto de estallar, yo también tenia aun restos de leche por mi cuerpo debido a las dos corridas y también estaba mojado por todo el cuerpo de sus corridas…

Termine de follar con otro así que cogí otro chico y volví a metérsela en la misma situación.

A los pocos minutos ya había follado con los 5 chicos y a todos les había mamado el guevo e igualmente pasó con mi polla, era realmente genial.

De pronto yo tumbado en el banco boca arriba y ellos comenzaron a meneárselas y acabaron todos sobre mi, fue espectacular.

Al acabar ya estábamos todos hechos polvo, yo me había corrido 5 veces y cada uno de ellos por lo menos tres.

Estaba agotado y les comente que de niños nada, que eran unas verdaderos expertos.

Entonces uno me comento que ya estaba acostumbrado a cosas de estas, que el antiguo profesor de gimnasia solía tocarles y meterles mano, pero cuando se decidieron a dar el próximo paso el profesor se echó para atrás ya que era un hombre sobre los 50 años y eso es lo que pasó.

Entonces les pregunte a los alumnos que si solían culiar mucho y otro me dijo que desde hacía tiempo que follaba con varios chicos, otro me dijo que había follado con algún vejete por dinero, otro que lo había desvirgado su hermano mayor y otro que siempre lo hacían en los baños al ducharse o en las habitaciones de las residencias y una que otras veces salían y ligaban con hombres mayores porque les excitaba mas.

Nos vestimos y me fui de allí.

Pasaron las horas y cada vez le daba más vueltas a lo que había hecho y a como había cambiado mi vida desde hace un par de semanas.

Y como ya era viernes pensé en darme un buen descanso. volví a casa y comenzamos a comer.

De pronto me preguntaron que tal me lo había pasado en el colegio, entonces me acordé de que alguien había visto el video, así que les dije que bien a la vez que intentaba cambiar de tema.

Terminamos de comer y fui a dormir la siesta, a la hora así me levanté y fui a tomar algo de agua a la cocina. Y de repente me detuve al pasar el baño. César se estaba duchando, y yo lo podía ver ya que la puerta estaba entreabierta.

A través de las mamparas transparentes de la ducha podía verlo al 100% y ver bastante.

Vi a Cesar mientras se duchaba y se restregaba jabón por todo el cuerpo, especialmente como le daba mayor interés a sus nalgas, de pronto me di cuenta que tenía en sus manos un consolador plástico de unos 20 cm, en su mano y que lo acariciaba suavemente con las manos para luego llevárselo directamente al culo, inclinándose pude observar como iba desapareciendo poco a poco semejante instrumento y ya yo no era capaz de soportarlo más, verlo me estaba excitando mucho pero ver lo que hacía me volvía loco y capaz de cometer una locura así que me fui, bebí un poco de agua y al salir abrí la puerta de Luis que estaba cerrada, la abrí con cuidado y vi que estaba durmiendo de espaldas, estaba solo con unos diminutos tangas y podía ver claramente como se le introducía ese trocito de tela por el culo.

Me acerque sin hacer ruido y la mire mientras me tocaba la polla por fuera, alargue la mano y le toque suavemente el trasero, y fui bajando hasta llegue a tocar su pene, ya no podía mas, me saque la polla y me hice una paja, acerque la mano a su pene y comencé a movérselo lentamente.

El se movía un poco, parece que le gustaba y… esa es otra historia.