relatos eróticos bueno

8 relatos

Este verano, con mi madre

0,00 (0 votos)
Se agacho delante mía y tomo mi pene en sus manos, le puso crema solar y empezó a acariciarlo muy suavemente, pasándoselo por sus pechos, yo estaba que me moría del gusto, y enseguida me corrí.

Laurita II

0,00 (0 votos)
El hombre, haciendo gala de su fuerza, la tomó en vilo y, apoyándola contra la pared, reanudó las embestidas. Nuria, con las piernas cruzadas en el culo de aquel desconocido, notaba la fuerza de las penetraciones y cómo chocaban contra ella los huevos. Los gemidos de Nuria eran eclipsados por los aullidos que soltaba la otra chica al alcanzar el orgasmo. No tardó mucho más Nuria en correrse con aquel gorila.

La ventana indiscreta

0,00 (0 votos)
Laila, que así se llama, comenzó a quitarse la ropa para irse a la ducha. Primero la camiseta, quedándose en sujetador. Sus tetas estaban bien paraditas dentro de esa prenda. Cuando se quitó el sujetador pude apreciar cuan bonitas eran.

Menudo vendedor

0,00 (0 votos)
En el Corte Inglés de Moratalaz había un vendedor que era conocido en su zona por una pericia inusitada en el instante de la venta.

Sexo en unos almacenes de Bogotá

0,00 (0 votos)
Carolina hizo algo previsible, se agachó con la excusa de mirar algo que había en un estante, yo iba con el carrito de hacer mercado un poco atrás, había dos muchachos que estaban poniéndole etiquetas de precios a los productos, y pude oír cuando uno le dijo al otro: Marica, mire como está esa vieja de buena, y vio cuando se agachó, se le vio la cuca, no tiene calzones...

Unas vacaciones con su hermano Christian I

5,00 (1 votos)
Tu hermana es una chica preciosa. Mírala, está buenísima. No tiene por qué avergonzarse. ¡Me vas a decir que no te gustaría meterle mano a tu hermana! ¡Mónica! Bueno, Mónica, antes cuando nos estábamos bañando e intentaba sumergirme en el agua, mi hermano comenzó a sobarme las tetas, y me gustó mucho.

Un madurito muy caliente I

0,00 (0 votos)
Yo le ayudé a levantarse, y comencé a desvestirle, parecía un niño asustado. Le besé y le acaricie. Me puse a sus espaldas y le abracé por detrás, le bajé los slips y toqué por primera vez su tremenda polla.