Estábamos en el Complejo educacional la Reina el colegio de “Sergio mi amigo” por que le había prometido que iba a jugar por su equipo, por que su mejor jugador se lesionó y esa era la final del campeonato, iban 7-2 perdiendo contra el que era mi colegio el Cardenal Antonio Samore cuando el D.T me dice que entre por que los estaban apaleando Sergio había convertido los dos únicos goles de su equipo pero no era suficiente necesitaban con urgencia un delantero así que iba a entrar yo.

La niña que le gustaba a Sergio se llama Susana y ella después del partido pretendía decirle que lo amaba y que quería tirar con él.

Pero no andaba sola tenia una amiga que me di cuenta que desde que yo estaba calentando para entrar no me quitaba los ojos de encima y me miraba con cara de picara eso me éxito mucho y creo que se me notaba en mi pantalón pero con el nerviosismo que tenía no le tome mucha atención.

El otro equipo había cometido una falta y el D.T me dice aprovecha de entrar y tira el tiro libre tu. Al escuchar semejante atrocidad me puse más nervioso pero acepte el desafío así que entre y lo patee yo, fue un gol así que deje el marcador 7 – 3 pero faltaba mucho todavía.

Al llegar el minuto 41 del segundo tiempo iban las cosas 7 – 7 estaba en mi mejor momento yo y Sergio parecíamos dos máquinas de hacer goles pero ya no dábamos más.

Terminó el tiempo reglamentario y nos teníamos que ir al gol de oro y me doy cuenta que la Susana estaba hablando con el D.T en ese momento ella sonríe y se dirige hacia mi y en el oído me dice “ganen este partido y yo con mi amiga les daremos la mejor noche de sus vidas” y le pregunte a todo el equipo ella se rió y me dijo pensé algo más privado solo para ti y el Sergio tontito y agregó mi amiga es la más interesada en que TU ganes y se fue a la barra.

Yo le dije a Sergio lo que me habían dicho y decidimos ganar fuese lo que fuese este partido, no por la copa si no de calientes que somos.

Así que empezando el primer extra parecimos poseídos nos pasamos a casi todo el equipo pero no podíamos hacer el maldito gol.

A unos minutos del termino del primer extra me hacen una falta casi entrado al área que me dejó resentido en el suelo, la amiga de Susana bajó a la misma cancha para ver que me había pasado el árbitro al verla la manda a sacar inmediatamente pero pude ver que era hermosa y tenia una colita redondita y sus pechos bien turgentes y bien formaditos que solo mirarla dan ganas de penetrarla.

Haci que me pare no se que me dio fuerza si la ira o la calentura por poseerla y dije que ese tiro lo pateaba yo, Sergio me quedo mirando con una cara y dijo bueno me pare frente al balón con un dolor en la pierna y con mi pene mas parado que nunca y le pegue con una fuerza que contenía todas mis emociones y ni yo lo creía fue un tiro perfecto que ni Beckham lo habría hecho mejor un golazo asi que ganamos ese partido y la Susana con la amiga entran a la cancha y me dice te presento a Francisca y como lo prometimos este triunfo lo vamos a celebrar a la casa de ella.

Llegamos tipo 8 PM a su casa por supuesto ya nos habíamos cambiado de ropa, la casa era enorme muy linda , y Francisca nos dice pasen que estoy sola y pónganse cómodos que nosotras ya volvemos, ellas subieron a una habitación y se encerraron yo creo por unos minutos luego bajaron pero ya no eran las mismas Susana venía con una camisita rosa y con unas pantaletas del mismo color y Francisca no se quedaba atrás venía con una blusa color pastel que se le traslucía y dejaba ver sus pezones y una braguitas que tenía un osito al medio y Susana dice no hay promesa que no se cumpla a lo que Francisca agrego ni deuda que no se pague acercándose a mi lentamente al llegar al lado mío me comienza a besar y lentamente a desabrochar mi camisa con su boquita luego me tomó de la mano y me llevaba a su habitación cuando me doy vuelta para mirar a Sergio y estaba con la Susana en el sofá casi a punto de quitarle las pantaletas, la Francisca me mira y me dice me deseas le digo claro que sí se puso un poquito rojita y me dice crees que podrás llegar a amarme me acerco a su oído y le susurro ya te amo ella sonrió y entramos a su cuarto.

Dentro de el se tiende en su cama y me dice que esta iba ser su primera vez que por favor fuera tierno con ella, la mire y le dije que cualquier cosa que hiciera jamás la dañaría mientras la besaba y le quitaba su blusa, con mi mano suavemente acariciaba sus pezones que cada vez estaban mas y mas duritos ella gemía de placer y sabiendo lo que hacía dirigió mi mano hacia abajo justo a su braguitas lentamente se la quite y con mi dedo empecé a abrirla y me di cuenta que esta muy mojada así que decidí probar su virginidad me dirigí con mi cabeza hacia su braguitas y con mi boca empecé suavemente a quitársela luego empecé con mi lengua a masturbarla ella no daba mas de tanto placer sus suspiros y gemidos diciendo que no parara mientras acariciaba mi cabello me hicieron que me excitara mas de lo que estaba la senté sobre mío y la penetre ella grito gimiendo AAAAAHHHHHHH AAAAAHHHHH AAAAHHHHH la lujuria estaba a flor de piel, ya su voz era temblorosa pero seguía gimiendo AAAAAHHHHHHH AAAAAHHHHH AAAHHHHHH el sudor de su cuerpo con el mío hacia mas excitante ese momento su cuerpo se mecía más rápido por el sudor de ambos cuerpo ella y yo no resistimos mas y saque mi pene y me corrí encima de ella mientras ella mojaba su cama con su elipsis.

Ella quedó tendida en la cama mientras yo tomaba un respiro se escucho del salón AAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHH de era la Susana que gritaba desenfrenada, esto me excito de una manera que mi pene se erecto de nuevo la Francisca me toma de la mano y me dice poséeme otra vez Omar sin decir nada la doy vuelta y la pongo en cuatro patas sobre la cama ella se abrió sin que yo se lo dijera y decidí penetrarla ella gritando con la voz entre cortada AAAAAHHHHHHH AAAAAHHHHH AAAHHHHH AAAAAHHHHHHH AAAAAHHHHH AAAHHHHH AAAAAHHHHHHH AAAAAHHHHH AAAHHHHHH SIIIIIIIIIIIII SIIIIIIIIII AHHHH AAAAAAHHHHHH gimiendo me decía que siguiera no alcanzo a terminar la frase sin que se le escapara otro orgasmo AAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHH AHHHHHH AAAAAHHHH AAAAHHHH AAAAHH AAAAAHHHHH

la tome de la cintura y arremetí un poca más fuerte AAAAAHHHHH AAAAHHH AAAAHHHHHHHHH Francisca no pudo aguantar tanto placer y se corrió cuando yo la penetraba yo pare de inmediato ella cayó en la cama y con una voz temblorosa dijo cógeme por última vez yo no podía creer lo que escuchaba mi cuerpo temblaba ya no tenia mas fuerza pero como la vi acostada en su cama pidiendo mas quien era yo para negárselo la tome de la cintura la apegue a mi cuerpo y con mis ultimas fuerzas empecé de nuevo ella gritaba MASSS MAASSS AAAAHHHHH yo seguía y seguía con movimientos ya no tan firmes penetrándola creo que fue tanta la excitación que no pude parar y me corrí dentro de ella Francisca dio un grito AAAAHHH AAAAHHHHHHHHH AAAAHHH AAAAHHHH AAAAAAAAAAHHHHHHHHH AAAAAAAHHHHHH mi semen caliente recorriendo todo su cuerpo la excito tanto de una manera tan lujuriosa que aunque yo ya no la estaba penetrando ella tendida en la cama seguía gimiendo y pidiendo mas, me miro y me dijo dame la…… yo sin dejarla terminar me senté en su abdomen tome sus pechos y empecé a masturbarme con ellos, mientras Francisca gemía de placer AAAAAAHHHHHH AAAAHHHHHH AAAAHHHHHHHHH yo muy excitado y preguntándome de dónde sacaba fuerzas y apunto de perder el sentido seguía arremetiendo con sus pechos eran tan suaves y tan duritos que era un placer enorme un éxtasis tan grande que mi mente se separo con mi cuerpo y la lujuria se podía sentir en el aire la Francisca creo que estaba tanto o más excitada que yo sus gemidos AAAAAAHHH AAAAHHHHHH AAAAHHHHHHHHH eran música para mis oídos el placer que sentía era indescriptible que ella ya no aguanto mas y se corrió en la cama AAAAHHH AAAAHHHHHHHHH en ese mismo instante no aguante y me corrí yo es su cara y caí encima de ella, ella me abraso y me dijo que me amaba. Luego nos dimos una ducha juntos y nos fuimos a la cama, no despertamos hasta las 5 PM del día siguiente, por supuesto el Sergio con la Susana ya se habían ido, pero los que habían llegado eran los padres de Francisca, así que toda la tarde estuvimos tratando de explicarles por qué habíamos dormido juntos habiendo tantas otras habitaciones en la casa.