Síguenos ahora en Telegram!

Un triángulo amoroso

Un triángulo amoroso

Como toda chica vivía en una familia normal con mis padres y un hermano mayor que yo.

Siempre fuimos una familia unida, con mi hermano crecimos siendo compañeros de muchas travesuras.

Todo iba bien, hasta que hace casi dos años atrás mi mamá murió en un accidente, esto por supuesto nos afectó mucho, pero con el tiempo fuimos resignándonos y a vivir solo los tres.

Como yo era la única mujer de la casa, hacia los quehaceres y estudiaba, al igual que mi hermano, mi padre se dedicó más a su trabajo creo que para olvidarse de la ausencia de mi madre.

Pero con todo seguimos siendo unidos.

Pero hace como unos cinco meses todo cambió para mi.

Una noche en que mi papá había salido a visitar a unos familiares, nos quedamos solos mi hermano y yo, como hacía bastante calor ,él estaba solo con un short, y yo también solo llevaba eso y un brasier, nos pusimos a ver tele, en eso mi hermano me pregunta, si quería ver una película para mayores que su amigo le dió, picada por la curiosidad le dije que seria bueno ya que no estaba papá.

Puso el video y juntos nos echamos en la cama.

Al principio no pasaba nada, pero poco a poco la cosa se puso caliente y estábamos viendo sexo a todo dar, nos miramos creo que con un poco de vergüenza, pero seguimos viendo, debo reconocer que eso me empezo a excitar, y creo que a mi hermano también porque pude ver su erección en su short.

La cosa es que sin darnos cuenta nos empezamos a acariciar, y eso nos llevó a excitarnos más, de pronto estábamos desnudos en la cama, nos olvidamos de la película y realizamos nuestra propia función.

Sentir sus manos y sus labios en mi piel fue algo estremecedor y delicioso, era la primera vez que un hombre me tocaba.

Con él aprendí lo que era el 69, saboreando nuestros sexos, hasta que me penetro y me senti en las nubes, gozando como su polla me taladraba haciéndome gemir de maravilla.

Terminamos agotados y nos fuimos a duchar juntos, esa noche hubiéramos querido dormir juntos pero no tardaría en volver nuestro papá, así que cada uno se fue a su habitación después de darnos unos tremendos besos y prometernos que lo volveríamos a hacer.

Desde ese día cada que teníamos ocasión disfrutábamos ya sea en su cama , en mi cama, en la ducha, en fin donde podíamos, me volví la consentida de mi hermano.

Así estuvimos por dos meses, cuando una tarde de domingo en que me encontraba sola en la casa, ya que mi hermano amante había ido a pasar ese fin de semana con unos amigos, y mi papá había salido también, me sentía aburrida, así que puse ese video que me regaló mi hermano y empecé a calentarme, cómo hubiera querido que estuviera mi hermano para hacer feliz a su hermanita, así que me quite el short con los que suelo estar en casa por comodidad, y abriendo mis piernas me empecé a masturbar cerré los ojos imaginado que mi hermano me lo metía, y así estuve de lo más entretenida, cuando siento un ruidito, abro los ojos y casi me muero, mi papá estaba junto a mi cama mirándome, me cubrí con lo que pude sin saber qué decir, había entrado a la casa y yo no lo escuche por lo entretenida que estaba.

El se sentó junto a mi y me dijo que no me preocupara que eso era normal, que él también a veces se masturbaba, me acaricio el cabello y me abrazó, sus manos acariciaban mi espalda, yo todavía temblaba, pero de pronto empecé a temblar pero por sentir sus caricias, creo que él se dio cuenta, bueno era más experto no?, sus manos seguían recorriendo mi cuerpo, y yo me estremecía , con lo caliente que ya estaba, no quería que parara, mis gemidos de placer le hicieron entender que podía seguir, y así lo hizo.

Como en un sueño estaba en los brazos de mi papá que me tomaba no como a su hijita , sino como a su mujer, yo que había aprendido mucho con mi hermano, tome su polla y se lo mame haciéndolo gemir también, y él me decía que siguiera y yo seguía, cuando sentí su polla penetrarme fue un desvarío era la segunda polla que tenía dentro de mí haciéndome vivir de placer.

Como esa noche no vendría mi hermano, me fui a dormir con mi papá en su cama, me sentía que estaba reemplazando a mi madre y eso me excitaba más, tuvimos una noche de locura.

Desde ese día lo veía a mi papá más contento, ya no estaba tan triste como antes y eso me alegró.

Así sin pensarlo resulte ser la amante de mi hermanito y de mi papito, ahora soy la consentida de los dos, se desviven por complacerme.

Claro está que ellos no saben que también estoy con el otro.

Cuando mi hermano quiere estar conmigo aprovechamos el estar a solas o en ocasiones me lleva a un motel , y cuando mi papá quiere tenerme también aprovechamos la ausencia de mi hermano.

Claro que en último caso yo decido cuándo.

Y así yo tengo en casa a dos hombres que me hacen disfrutar y se desviven por mi, y ellos tienen en casa a una mujer que les hace gozar.

Aunque a veces sueño con tenerlos a los dos a la vez, amándome juntos, pero ya veremos que pasa, por ahora así está bien.

Un comentario

¿Qué te ha parecido el relato?