Mi prima es muy cariñosa, por no decir, caliente

Esto ocurrió hace como 2 meses el caso es que fuimos a visitar a un sobrino que estaba enfermo, llegamos a su casa y se encontraba una tía y su hija, la cual, no es muy agraciada en lo que respecta a la cara pero el cuerpo es otra cosa, un buen par de tetas, cintura delgada y un trasero que le encanta lucir con pantalones muy entallados, ella es muy cariñosa por no decirle caliente, todo el tiempo está repartiendo abrazos y besos, siempre es así, ese día en particular, comenzamos a empujarnos, ella me dio una nalgada y yo le alcance a tocarle una teta, nos reímos y pensé que todo había quedado ahí, pero la verdad es que ese juego me dejo muy excitado.

Un rato más tarde su mamá ocupaba de una medicina y la había dejado en su casa la cual estaba algo retirada de donde nos encontrábamos me ofrecí a llevarla por la medicina al cabo traía auto, ella acepto y nos fuimos.

En el camino me imaginaba que ella se agachaba y me mamaba la verga pero solo platicamos, al llegar a su casa me pase y ella comenzó a buscar la dichosa medicina, a veces pasaba y me acariciaba en eso entro a su recamara y me llamo, al entrar la vi hincada con el culo al aire, me dijo que si la ayudaba y al pararse choco su trasero con mi verga, a lo que comento que en que estaba pensando y pues le dije

– en tu culo, en eso pienso.

Ella se volteo y me beso, ante esto yo empecé a sobarle el culo…

Se separo y se quitó la playera que traía, dejo a la vista un par de tetas morenas que en la cima tenían unos pezones paraditos apuntándome, en seguida me puse a besarlos, morderle los pezones, como niño hambriento, ella se dejó caer en la cama, yo me levante y le quite los pantalones, ahí pude ver que no traía nada abajo, lo cual me calentó más aun, yo me quite la ropa, y me puse un condón, la abrí las piernas y e comencé a meter la verga, que bien se veía aquello, nunca imagine tener a mi prima con las piernas abiertas y cogiéndomela, ella solo gemía y gritaba » venga primo así así, hasta dentro», cojéeme, cojéeme, y pues yo solo le hacía caso, y sacaba y metía mi verga, ella estaba calientísima y que rica pucha tenia, en eso cambiamos de posición y me acosté en mi espalda para que ella me montara, que bien lo hacía, que bien movía sus caderas de un lado a otro, si así, arre, es lo que decía, que buena verga primo, de pronto se detuvo por lo que sentí que había tenido su orgasmo, yo le comente que me había quedado con las ganas , allá no dijo nada, solo se dirigió a mi verga y comenzó a mamarla, ah que rico, mámame la verga, que bien lo haces, cuando estaba a punto de venirme le dije y en lugar de quitarse me metió más mi verga en su boca y recibió todo mi semen.

Nos levantamos, nos cambiamos y nos fuimos con mi sobrino, lo que más me excito es que al llegar ahí estaba su novio, y lo beso, con esa boca que minutos antes había probado mi verga y que había llenado de semen, los encuentros se hicieron más frecuentes, pero de eso les contare en otra ocasión.

¿Qué te ha parecido el relato?