Inocente a los 18 V

Inocente a los 18 V

Están tocando insistentemente en la puerta de mi habitación, al abrir es Carla, me dice que baje a comer, me pregunta si me siento mal porque le dijo Luis que no desayune, le dije que si me siento un poco mal que prefiero descansar un poco mas, que después bajare a comer algo, me dice que no tengo nada en el estomago que me subirá algo para comer, al subir me pide disculpas por haberme dejado sola toda la mañana, que por eso le pidió a Luis que viniera a avisarme ya que Luis vendría a bañarse, le digo que no hay problema, si supiera que le agradezco tanto el haberme dejado sola… mmm solo de recordarlo…. termino de comer y me recuesto nuevamente, me siento tan cansada y nuevamente me duermo…

Un ruido me despierta, a oscurecido, al parecer hay una tormenta, escucho que nuevamente están llamando a la puerta, los truenos de la tormenta son tan ensordecedores, al entrar es una silueta que no distingo quien es, entra en la cama y me dice que tiene mucho miedo, es Pepe recuerdo que algo así me había dicho, eso quiere decir que después del buen revolcón que tuve en la mañana me la pase durmiendo todo el día.

Pepe me abraza, recuerdo que estoy desnuda, creo que ya se dio cuenta porque siento ya su verga parada, ahora sabré quien entro a mi habitación aquella noche… me enlaza completamente con sus brazos, cruzamos las piernas, se recuesta en mis tetas, condenado como si no supiera a que viene, lo dejare hacer, creo que ya recupere la energía que había perdido, empiezo a sentir que sus manos acarician mi espalda y de repente bajan hacia mis nalgas, ahí se quedan, sintiendo la redondez con toda la palma en cada una, su verga esta completamente dura, no puedo sentir su tamaño porque aun esta guardada, su lengua empieza a humedecer mi teta y poco a poco va bajando a mi pezón, de pronto me suelta de las nalgas y empieza a succionar alocadamente mis tetas sujetándolas con las dos manos, se quita su bóxer y empieza a acariciar mi chocho y de una estocada mete su verga en mi vulva, me esta cogiendo bruscamente, pasado el momento necesario lo tumbo y me encimo cabalgándolo rítmicamente, siento vibraciones en mi vulva, la electricidad recorre nuevamente mi columna, ya obtuve mi orgasmo, es delicioso, me tumba y se empieza a comer mi chocho, su boca me succiona riquísimo, me ha sacado los residuos de mi orgasmo, nuevamente me coge alocadamente, no tarda mucho, se esta viniendo, se recuesta sobre mi… el fue quien se metió a mi cama aquella noche… su verga no es tan descomunal como la de Luis… me besa y se sale de mi habitación…

Me despertado muy temprano mis energías están recuperadas es hora de ayudar a Carla con el aseo de la casa… en el transcurso de la semana tuve dos revolcones mas con Luis pero fueron tenues, una fue en la cocina, me alzo la falda, la metió y se vino, no tuve oportunidad de venirme yo…

Es fin de semana bajo a cenar… se me hizo raro que Pepe no entrara a mi habitación, tal vez si hubiera obtenido algún orgasmo… me siento y empezamos a cenar, Clara me dice que ya pronto regresare al internado, me dice que le diga que me pareció estar con ella en la ciudad, apenas acabo de remoler el bocado que tengo en la boca cuando siento unas manos recorrer mis piernas, me quedo quieta y sigo con el bocado en la boca, Luis empieza a decirme todo lo que falto que visitáramos… siento que abren mis piernas y una lengua empieza a humedecerme… ojala y Luis siga hablando mientras que yo sigo metiendo mas comida a la boca para no hablar… me quitan la tanga y empiezan a devorarme mi chocho, ni siquiera puedo cerrar los ojos, tengo que disimular y disfrutar al mismo tiempo, esa mamada es interminable de pronto siento que mete un dedo, luego dos, el juego es tan delicioso, esta jugando con mi vulva a su antojo, cuando saca los dedos y siento que algo mas grueso entra en mi, empieza el mete y saca, esta vibrando, los espasmos empiezan a inundar mi cuerpo, la vibración que esta ejerciendo esa cosa dentro de mi es descomunal, me quiero volver loca, mi cuerpo no resiste el ritmo del mete y saca y la vibración…

Clara le da un beso a Luis no se porque, Clara me dice que me llevaran a bailar, que Pepe no esta pero que cuando llegue le dirán para que vayamos todos juntos… Pepe, Pepe es el que me esta haciendo esto, pero no creo que este cogiéndome con su verga pues era mas pequeña que la estoy sintiendo, por fin el orgasmo llega a mi cuerpo, el disimulo sigue en mi cara, de pronto la vibración se detiene, se sale y empieza la mamada, sirvió para limpiarme, deja de tocarme… termino de cenar y me subo a mi habitación… no entiendo que pudo haberme cogido debajo de la mesa, estoy caliente… me excito mucho aquella verga desconocida, era mas gruesa que la de Luis ni siquiera se compara con la de Pepe…

Estamos listos para ir a bailar, aun no puedo desaparecer las sensaciones que causo aquel falo descomunal… mi falda es necesaria por lo que pueda suceder, subimos al auto, Clara y Luis van radiantes, felices y muy amorosos, Pepe no me ha comentado nada de lo que sucedió en la cocina…

llegamos a un lugar muy iluminado con bastante gente afuera, bajamos y entramos sin ningún contratiempo, adentro hay luces de muchos colores, un ambiente formidable, música a todo volumen, nos conducen a un mesa para cuatro, Clara casi me tiene que gritar para decirme que pedirá una bebida suave para mi, veo a mi alrededor y hay una pista con gente bailando al ritmo de la música, hay una chica que baila fenomenal, un hombre regordete que baila con ella la manosea de un momento a otro, es excitante verlos, la alegría se desborda en todas las mesas, Clara y Luis no se de que hablan no se escucha nada, Pepe me dice que salgamos a bailar le digo que no se, me dice que solo me mueva al ritmo de la música, nos levantamos y vamos a la pista, sin querer estamos a un lado de aquella pareja tan excitante, empiezo a moverme, Pepe me dice ¡siente la música y vibraras por dentro!…. vibraras?? condenado que me habrás metido en la cocina… siento la música que taladra mis oídos, de pronto siento que una mano rosa bruscamente mis nalgas, lo siento pero lo disimulo ha de ser el hombre regordete que estaba manoseando a la chica, quisiera imaginar que tamaño tendrá su verga, el esta un poco gordo, su verga será igual?, mmm que rico, disimulando le sobo mis nalgas en su trasero, siento nuevamente su manoseo que entre tanta gente creo no se nota, veo que Pepe se mueve muy bien, veo su bulto y lo miro a los ojos, el entiende esa mirada y sonríe, me toma los brazos y me los alza, me gira y quedo nuevamente frente a el, el gira y queda de espaldas y se acerca a mi, sus nalgas quedan cerca de mi pelvis, entiendo su mensaje, se voltea y queda de frente a mi, es mi turno, me volteo y con aquel ritmo de la música muevo mi cadera, acerco mis nalgas a su bulto, lo siento y me restriego bruscamente al ritmo de la música, siento su verga que me encañona también al ritmo de la música, en ese momento se voltea el regordete dirige su mirada a mi pelvis y pasa disimuladamente su mano en mi chocho y me enseña su lengua en señal de mamada, me volteo de frente a Pepe y seguimos bailando, nuevamente me toma las manos, alza mis brazos y junta su cuerpo al mío al tiempo que yo también hago lo mismo, suelta mis brazos dejándolos arriba y baja sus manos sobre mis brazos, rosando el perfil de mi cuerpo hasta llegar a mi cadera, su movimiento hace que quede pegada mi pelvis y su verga la cual restriega a mas no poder, ya la tiene parada el muy cabrón, seguimos en esa posición y baja sus manos a mis nalgas en un movimiento brusco como si me cogiera, vuelven sus manos a mi cadera, siento nuevamente la mano de aquel regordete en mis nalgas, nuevamente me toma las manos y se separa a la vez que junta su cuerpo al mío, yo hago lo mismo en un vaivén al separarme siento el bulto del regordete en mis nalgas, cuando vuelvo a hacer ese movimiento muevo mi cadera para restregar mis nalgas en su verga de aquel hombre, oh es un bulto enorme, mmm siento que ya estoy caliente, Pepe me dice que vayamos a sentarnos, cuando llegamos a la mesa de un trago me bebo la bebida y veo que el regordete no me quita la vista, disimuladamente me toco mis tetas y le dirijo la mirada aquel hombre el cual se chupa los labios en señal de mamada, en otro momento cuando lo veo nuevamente se toca sin chistar su verga y creo que no me equivoco pues el paquete se ve enorme y ahora yo me chupo los labios, nadie se ha dado cuenta, Clara y Luis salen a bailar, Pepe me dice que si pide otra bebida, se va al baño, me he quedado sola..

Continúa la serie << Inocente a los 18 IV

¿Qué te ha parecido el relato?