Historias sexuales de Silvia II

Historias sexuales de Silvia II

Bueno siguiendo con mi relato (a quien no leyó mi primer relato aconsejo lo haga para tomarle mas sabor a esta historia gracias) después de saber lo que era tener una buena verga dentro mis deseos sexuales incrementaban pero el “Tío Daniel” ya no venia seguido por lo que me di a la tarea de provocar a quien quisiera darme lo que necesitaba.

Prontamente y lo mas cercano eran mi hermano Felipe por lo que trate de acercarme mas acomedía ayudarle hacer su tarea o a jugar con el en esos juegos de escondidas nos toco escondernos en el closet de la recamara de mis papas ya que mi hermana Gloria nos buscaba, al tenerlo cerca quise provocarlo diciéndole que tenia miedo ya que estaba oscuro a lo que el me dijo que no hiciera ruido por que si no nos descubrirían.

Abrázame por favor le dije a lo que el me abrazo y yo bajando lentamente la mano toque su pene pero era muy pequeño ¿qué haces? Decia nada solo sentí curiosidad y quise agarrar tu pito, estas loca se lo voy a decir a mi mama salió del closet y se fue.

Salí detrás de el buscándolo para rogarle que no dijera nada a mi mama cuando por fin lo convencí quede un poco mas tranquila, mi plan había fallado pero claro siendo el mas pequeño que yo no tenia ni la mas mínima idea de lo del sexo (recuerden que en ese entonces yo tenia 12 años y mi hermanito 10).

Cuando Felipe cumplió  doce años hubo fiesta en casa mi tío Daniel Fue con sus dos hijos Ramón y Saúl que para entonces contaban con 14 y 12 años Durante la fiesta mi tío de repente se me acercaba y me decía ¿repetimos lo del otro día? Yo solo sonreía, por su parte mis primos también tanteaban como proponerme algo y hasta parecía que la suerte los ayudo ya que eran las 3:30 de la mañana y mi Tío estaba muy tomado por lo que mis padres no le permitieron irse y les dijo a mis primos que se acomodaran en la recamara de mi hermano y en la mía Ramón el mayor escogió mi recamara, al estar a solas me dio oye pero solo hay una cama donde duermo yo.

Pues en la cama conmigo le conteste solo vamos a dormir, pero es que acostumbro jalármela antes de dormir si no puedo dormir ¿Qué? Dije sorprendida que me masturbo diario si no puedo dormir eso no lo creo además por que no te vas al baño y haces tus cochinadas, es que no es igual tu que sabes dijo, has lo que quieras le dije fui al baño a ponerme un pants y una camiseta y me acosté, en seguida se costo el solo en calzoncillos.

Pasaba el tiempo y solo daba vueltas en la cama, ya no me dejas dormir.

– Te digo que si no me masturbo no puedo dormir

– pues mastúrbate y ya déjame dormir si me gire para no verlo pero la curiosidad me vencía sus quejidos me transportaban a mi experiencia vivida con su papa no resistí y volví para verlo

– me dejas ayudarte

– ¡en serio quieres hacerlo tu!

– Si

– Bueno hazlo

Tome ese trozo de carne que ya antes había tenido entre mis pierna pero que no había provocado lo que en esos momentos sentía era de tamaño normal pero palpitaba igual que el de su papa comencé a subir y bajar el cuerito que descubría una cabezota roja el solo se retorcía de placer y sin querer fui bajando mi boca hasta tenerlo cerca de pronto comencé a chupar esa verga que pronto seria mía.

– Mmmmmm que rica esta tu verga Ramón

El tomo mi cabeza y la atrajo asía él para darme un beso de manera espectacular sentí su legua restregarse con la mía

– ¡Quítate la blusa! me dijo de manera imperativa

Sin mas me quite  la blusa y comenzó a succionar mis pechos yo temblaba del placer que me provocaba estando yo arriba de el  restregaba mi vulva en su palo pero a través del pants no sentía mucho por lo que haciendo malabares sin despegarme de su boca saque el pants y lo lance fuera de la cama mis calzoncillos eran mas fáciles de quitar pronto quede desnuda sintiendo su verga dura y caliente directamente en mi vulva me monte encima de el y levante con la mano su trozo de carne apuntando hacia mi vagina que babeaba liquido lubricante de lo caliente que me encontraba.

Sentía como recorría mi vagina desde su inicio hasta el fondo eran placeres y sensaciones que hacían vibrar a mi cuerpo ¡!DETENTE!! dijo de manera repentina quede un poco confusa  no te salgas solo recarga tu cuerpo hacia mis labios me beso de manera increíbles tomo mi cintura con sus dos manos abrazándome de manera enérgica sentí un dedo en mi ano que trataba de penetrarlo un ahhhhhhh escapo de mi poco a poco ese dedo iba ganado terreno cada vez entraba con mayor facilidad ahora sentía como se lubricaba y el dedo entraba y salía a su modo sus manos seguían aferradas a mi cintura  ¿? ¿?

Entonces el dedo  no pude reaccionar cuando sentí un gran apretón de mi cintura hacia Ramón el arqueo su espalda levantándome de manera que mi culo quedo totalmente abierto pronto sentí un gran tolete penetrando por mi culo dos vergas dentro de mi un dolor invadía mi cuerpo un dolor que pasaba pronto para convertirse en placer Ramón no me permitía voltear para saber de quien era ese tolete que me había tomado de sorpresa ahora las dos vergas tomaban ritmo de cuando una entraba otra salía y viceversa pensé que me desmayaba del placer aceleraron el ritmo y mi orgasmo fue múltiple una sensación de orinar de manera espectacular vacío mi cuerpo y pronto sentí como se vaciaba el pito que tenia ensartado en el culo y un tanto después la verga de Ramón llegaba a su fin, cuando por fin pude voltear Miré incrédula era Saúl su hermano otra vez estos cabrones pero a diferencia que ahora si habían logrado su acometido me habían cogido de nuevo y desquintado el culo.

Otra mas dijeron

Como que otra mas Pregunte

Es que tu eres la tercer prima a la que nos cogemos, las hijas de mi Tía Lola Adriana y Anselma Y la hija de el Tío Juan Rosenda y ahora tu ¿cómo ves nuestra colección? Vaya que son unos hijos de puta pero la verdad es que lo goce mucho  jajajjajaj reímos por un buen rato y me pusieron dos reatadas mas

Continuará…

Continúa la serie << Historias sexuales de Silvia I

¿Qué te ha parecido el relato?