Al Salir del baño II

Al Salir del baño II

Ya ha pasado una semana del acontecimiento de baño sin mayores novedades, pero me ha bastado para pajearme todos los días, pero el fin de semana las cosas cambiaron.

Mi mamá llega de la tienda del abuelo, el viernes a casa con la novedad que unos amigos de ella la habían invitado a pasar el fin de semana en la playa. Yo me bajonié porque quería quedarme solo con mama en casa y allá estaríamos rodeado de gente, ella al ver mi cara larga me dice… no pongas esa cara tu vienes conmigo, si quieres…, arreglas tus cosas que nos vamos enseguida.

¿Y quién va ? pregunté… va Paulina con su novio y otros amigos de ellos que no conozco.

-Pero va pura gente que no conozco.

-Bueno si te quedas en casa nunca conocerás a nadie… vamos acompáñame que no me gusta manejar de noche.

-Bueno… y partí a arreglar mis cosas para el viaje. Entra a mi pieza y me dice… vamos que ya estoy lista…

Estaba preciosa como siempre, llevaba puesta una polera ajustada dejando ver la forma de sus deliciosa tetas, trasluciendo los pezones y un pantalón ajustadísimo …¿cómo me veo? Pregunta …estas muy linda … ya vamos que se nos hace tarde.

Partimos hacia la playa, un balneario que esta 2 horas de Santiago. Íbamos en la mitad del viaje y mama me pide que pare para hacer pis, paro a la orilla del camino mama se baja y abre la puerta y se bajó el pantalón y sus tangas y se agacha lo hace muy rápido por lo que no pude ver mucho, pero después de hacer pis mama se para y deja ver su conejito, se limpia y se sube sus tangas y el pantalón entra al auto y seguimos el viaje.

Llegamos a casa de los amigos de mama, era una casa muy hermosa pero pequeña y había un montón de persona todas mayores por lo que me aburrí como ostra, y por la cara de mama ella tampoco se divertía mucho. Eran como las 2 de la madrugada algunos jugaban a las cartas, otros conversaban. Llego la hora de acostarse y como había tanta gente a mama y a mí nos pasaron un saco de dormir y algunos cojines. Mama es muy cómoda y no le gustaba dormir incomoda así es que le dijo a sus amigos que ella se iba a un hotel y que mañana se verían, yo estaba muy contento de poder estar solo con mama y a ver si podía intentar algo.

Fuimos a buscar un hotel, lo único que encontramos fue un motel de esos que tiene espejos en el techo y jacuzzi. Yo me desvestí rápidamente y me metí a la cama y mama se fue al baño, pero no demoró mucho yo me hice el dormido para que mama se desvistiera en la habitación y poder verla desnuda. Mama al verme dormido se desvistió y yo la miraba por un espejo de la habitación, ahí estaba con mamá desnuda y yo con un palo empinado sin saber qué hacer, para mi sorpresa mamá se mete a la cama completamente desnuda prende al televisor y pone una película porno y al poco rato ella se metía su mano en su concha la muy caliente se estaba pajeando al lado mío, lo que me calentó todavía más ella y empecé a menéame el pene sin atreverme a tocar a mamá, pero me estaba haciendo una paja como nunca mirando la tetas de mamá al ritmo de su paja. Yo me muevo mucho y jadeo, por lo que mamá se percata de lo que yo hacía… Seba qué estás haciendo… lo mismo que tu mamá ¿ por qué no me ayudas ? Mamá se sorprende pero Sebastián yo soy tu madre, me dice subiendo el tono de voz, yo me doy vuelta y me quede callado pensado la metida de pata que me mandé.

Nos quedamos en silencio unos minutos y mamá me sorprende de nuevo, se acerca y pega su cuerpo desnudo al mío, yo siento sus enormes tetas en mi espalda, los vellos en mis nalgas, toma mi tronco que todavía estaba duro, menea de arriba a bajo muy suavemente y suspira su excitación en mi oído con lo que tengo el mejor orgasmo de mi vida y nos dormimos en esa misma posición toda la noche.

A la mañana, cuando desperté mamá ya se había vestido y me conversaba como si nada hubiese pasado.

Un comentario

¿Qué te ha parecido el relato?